Tuvo que ponerse una chaqueta

El Museo de Orsay prohíbe la entrada a una mujer por llevar demasiado escote

El reglamento para visitantes del emblemático museo parisino establece que los usuarios deben llevar "un atuendo decente" que no perturbe el orden público

Foto: Un grupo de visitantes en el Museo de Orsay. (Reuters)
Un grupo de visitantes en el Museo de Orsay. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura3 min

Una visitante del Museo de Orsay, una de las pinacotecas más importantes de París, ha denunciado que los responsables de seguridad del edificio le prohibieron el acceso por llevar un vestido con demasiado escote, a su parecer. A través de un escueto comunicado, la propia institución ha reconocido que se produjo un "incidente" en la entrada del edificio: "Hemos tenido constancia de un incidente que ocurrió cuando una visitante entró al Museo de Orsay. Lo lamentamos profundamente y pedimos disculpas a la persona afectada, con la que nos hemos puesto en contacto".

En una carta abierta compartida a través de Twitter, Jeanne, joven estudiante de Literatura, asegura que ni siquiera pudo sacar la entrada del bolso antes de que un guarda se le acercara y le impidiera el paso: "Ah, no. No va a ser posible, no es posible, esto no va a pasar". Por aquel entonces no entendía qué estaba sucediendo: "Pregunto qué pasa, no me responden, me miran fijamente los pechos, me siento muy incómoda". En ese momento aparecieron dos empleados más y uno de ellos le pidió que se pusiera una chaqueta: "Si quiere, dentro se la quita. Son las normas", le espetó.

El artículo 7 del reglamento para visitantes del museo establece que los usuarios deben llevar "un atuendo decente" y mantener un comportamiento conforme al "orden público". En la misma línea se pronuncian el artículo 14, que prohíbe la entrada a quienes porten una vestimenta "susceptible de causar problemas a la tranquilidad pública"; y el artículo 35, que exige "una perfecta corrección" a toda persona presente en el edificio, incluyendo de nuevo la obligación de vestir sin perturbar al resto de visitantes.

La discusión por la interpretación de la normativa entre los encargados de seguridad agravó la incertidumbre de la mujer. "Todo este sinsentido provoca que incluso uno de ellos se aguante la risa. No quiero ponerme la chaqueta porque me siento vencida, obligada, me da vergüenza, me da la impresión de que todo el mundo me mira los pechos. En ese momento no soy más que mis pechos, me siento una mujer sexualizada", relata Jeanne, que finalmente se enfundó la chaqueta y accedió al museo.

Las musas sí pueden enseñar

Dentro le esperaban obras como 'El origen del mundo', representación de una vagina elaborada por el pintor realista Gustave Courbet. "Cuadros de mujeres desnudas, esculturas de mujeres desnudas, visitantes con la espalda al aire, con el ombligo al aire, pero todas delgadas y sin pecho. Me pregunto si me habrían dejado entrar sin problema con algunos de los atuendos que llevan las mujeres que había en el interior", ironiza Jeanne.

"Sólo quiero resaltar el hecho de que las mujeres siguen sufriendo día a día discriminación de género"

El portal de verificación francés 'CheckNews' ha contactado con las partes afectadas para confirmar este suceso. "Se ha hecho un recordatorio de las reglas al proveedor de servicios encargado de gestionar los accesos al edificio", justifica el museo. Por su parte, la joven ha querido cerrar la polémica con un llamamiento: "No estoy pidiendo un boicot al Museo de Orsay. Yo misma volveré. Sólo quiero resaltar el hecho de que las mujeres siguen sufriendo día a día discriminación de género".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído