ORIGEN DE LAS PIEDRAS

Uno de los grandes secretos de Stonehenge, desvelado

Según un estudio científico, las piedras provienen de una zona a 25 kilómetros de la construcción

Foto: El monumento de Stonehenge. Foto: REUTERS Toby Melville
El monumento de Stonehenge. Foto: REUTERS Toby Melville

El monumento megalítico de Stonehenge (Reino Unido) siempre ha estado envuelto en el misterio, sobre todo el origen de sus piedras. Ahora, un nuevo estudio señala que la mayoría de las de mayor tamaño provienen de un lugar situado a 25 kilómetros.

Hasta ahora, todo lo que los arqueólogos sabían con razonable certeza era que las piedras (un tipo de roca conocida como "sarsen") habían sido traídas alrededor del año 2.500 a.C. por constructores neolíticos dentro de un área de 25-40 kilómetros al norte de Stonehenge.

Los científicos de la Universidad de Brighton (Reino Unido) han rastreado las piedras hasta una pequeña y muy específica parte de tres kilómetros cuadrados de esa cadena de colinas. Este enclave, conocido actualmente como West Woods, parece haber estado sembrada de rocas particularmente grandes, geoquímicamente idénticas a las utilizadas para construir Stonehenge.

Análisis químico de las piedras

En su estudio, publicado en la revista científica 'Science Advances', los investigadores han analizado la composición química de esos grandes bloques de arenisca, que conforman el monumento, erigido entre finales del Neolítico y principios de la Edad del Bronce.

"Ha sido realmente emocionante responder a una pregunta que los arqueólogos han estado debatiendo durante siglos"

Según la investigación, y usando análisis químico de la composición de la piedra, 50 de los 52 sarsens del monumento, que pueden llegar a pesar 25 toneladas, comparten una química consistente, de lo que se puede inferir que tienen un origen común e identificaron el bosque de West Woods, como "la zona más probable".

Los hallazgos apoyan la teoría de que las piedras fueron trasladadas a Stonehenge en torno a la misma época, algo que rebate una hipótesis anterior que apuntaba que una de ellas, la Piedra del Talón, fue erigida antes que las demás.

"Ha sido realmente emocionante utilizar la ciencia del siglo XXI para entender el pasado neolítico y responder a una pregunta que los arqueólogos han estado debatiendo durante siglos", señala David Nash, autor principal del estudio, en declaraciones a Independent.

No obstante, siguen habiendo dos grandes misterios aún por resolver en Stonehenge. El primero se refiere a la misión que tenía el templo, mientras que el segundo se pregunta cómo fueron transportadas estas piedras de gran tamaño que, como decimos, pueden alcanzar las 25 toneladas de peso.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído