CONSIDERADA COMO LA NAVE INSUMERGIBLE

Encuentran el desaparecido USS Nevada, el barco estrella de EEUU en la II GM

Pearl Harbor, desembarco de Normandía, Okinawa, Iwo Jima, bombas nucleares... Un acorazado que sobrevivió a todo, salvo a los deseos de hundirlo por parte americana

Foto: El USS Nevada, en una de sus últimas imágenes antes de ser hundido. (CC/Wikimedia Commons)
El USS Nevada, en una de sus últimas imágenes antes de ser hundido. (CC/Wikimedia Commons)

Uno de los barcos más míticos de la Marina norteamericana, el USS Nevada, acaba de ser descubierto por un equipo de investigadores a más de un centenar de kilómetros de Pearl Harbor. Se trata de una de las joyas de los EEUU, pues es uno de los acorazados más importantes de la historia bélica: no solo fue de los pocos barcos que sobrevivió al ataque de Japón en la base hawaiana, sino que también participó en Normandía y en Okinawa. Ahora, ha sido descubierto el lugar donde permanece hundido.

Fue tal su leyenda, que todo el mundo comenzó a conocer al USS Nevada como el barco imposible de hundir. Todo comenzó el 7 de diciembre de 1941, cuando Japón atacó de manera inesperada la base de Pearl Harbor. Muchos acorazados y aeronaves cayeron ese día, pero el USS Nevada no solo sobrevivió a las bombas, sino que fue el principal encargado de repeler los ataques nipones. Sufrió algunos daños en el ataque, pero fueron leves: una simple reparación le puso en marcha en cuestión de semanas.

Tal poder tenía este acorazado que fue uno de los barcos principales durante el desembarco de Normandía, estrenando sus armas en posiciones alemanas durante el Día D. Pero no solo eso, sino que además también formó parte de las expediciones para invadir Okinawa e Iwo Jima, por lo que se puede comprender la importancia capital que llegó a tener está increíble máquina de guerra norteamericana, al participar en algunas de las misiones más decisivas de la Segunda Guerra Mundial. Pero, a su término, EEUU dejó de considerarlo útil.

Se había convertido por méritos propios en el barco más duro de todo el conflicto bélico, pero al término del mismo había perdido su razón de ser, pues ya no era necesario ni para defender ni para atacar. Sin embargo, de manera inesperada, se vio envuelto en un nuevo conflicto: la Guerra Fría. El país norteamericano comenzó a hacer pruebas nucleares y de nuevo el USS Nevada se vio en el centro de la polémica: decidieron que se convirtiera en uno de los objetivos de las bombas para comprobar cómo actuarían en este tipo de naves.

Así, en 1948, decidieron arrastrarlo al atolón de las Bikini Y, como no podía ser otra manera, sobrevivió al impacto de una bomba nuclear de, ni más ni menos, 23 kilotones, así como a una segunda detonación bajo el agua. Fue unos días después, el 31 de julio de 1948, cuando la Marina Estados Unidos decidió hundir deliberadamente el barco en el marco de un ejercicio naval: un único torpedo lanzado por un avión estadounidense -además de disparos de bala lanzados desde cruceros-, terminaría mandándolo al fondo del mar y acabando con la vida útil de esta mítica embarcación.

Pero, ¿por qué ha sido descubierto ahora? Pues, aunque parezca mentira, el coronavirus ha sido el responsable: una expedición comandada por Search y por Ocean Infinity comenzó a pensar en qué tipo de embarcaciones podrían suponer un ejemplo para los norteamericanos para sobreponerse a un momento tan complicado como el que vivimos actualmente y pronto un nombre surgió: el USS Nevada. Así es como decidieron comenzar a buscarle en la zona en la que fue hundido.

Una de las pruebas nucleares a las que fue sometido el USS Nevada en el atolón de las Bikini. (EFE)
Una de las pruebas nucleares a las que fue sometido el USS Nevada en el atolón de las Bikini. (EFE)

Después de varias semanas de trabajos, los restos del USS Nevada fueron encontrados a casi 4,5 kilómetros de profundidad en el fondo del Océano Pacífico, a unas 65 millas náuticas al suroeste de Pearl Harbor. El estudio inicial sugiere que el acorazado cayó boca abajo en la llanura fangosa y, a partir de ahí empezó a arrastrarse hasta quedar encallado. Eso sí, la búsqueda ha confirmado que le falta la proa y la popa... y un misterio hasta ahora no resuelto.

Históricamente, siempre se dijo que fue un misil lanzado desde un avión el que consiguió hundir el barco, pero los investigadores han hallado evidencias de que un segundo proyectil también impactó contra el casco del USS Nevada. Ahora, los investigadores se plantean una duda: ¿por qué un barco que sobrevivió a tantas batallas fundamentales en la historia de EEUU no fue considerado como una joya a proteger? El fondo del mar es el que se ha encargado de guardar sus restos, al menos, hasta ahora.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído