La crisis del coronavirus en la cultura

Los 'titiriteros', contra un ministro de Cultura… socialista

Por primera vez, la cultura no se revuelve contra un político del PP sino del PSOE. Y este es, posiblemente, el 'plot twist' más increíble de toda la historia de nuestra democracia

Foto: Foto de familia de la Gala de los Goya 2020. (EFE)
Foto de familia de la Gala de los Goya 2020. (EFE)

José Manuel Rodríguez Uribes citó el pasado martes a Orson Welles y pareciera que hubiera convocado a Belcebú. “Primero la vida y después el cine”, dijo, y siguió después, “pero el cine sin la vida no tiene sentido”. Daba igual porque lo que caló, lo que se metió en el corazón, estos días bastante encogido, del gremio cultural fue que se fueran olvidando de una red para salvarles en la caída que —en ingresos y en todo: se habla de pérdidas de casi 3.000 millones de euros— está provocando el cierre de negocios relacionados con la cultura.

Rodríguez Uribes es ese ministro que, si bien nadie conocía en la cultura cuando fue nombrado el pasado 13 de enero, ahora va a quedar como uno de los personajes de la pandemia. Porque lo que provocó fue un armagedón que no estaba previsto ni en los mayores sueños húmedos de las posturas políticas conservadoras. Por primera vez, la cultura no se revolvía contra un político del PP sino del PSOE. Y este es, posiblemente, el 'plot twist' más increíble de toda la historia de nuestra democracia.


Tras la rueda de prensa, el ministro quizá no sintió sobre su cogote la que se le venía encima. Había estado en Moncloa —y ya es raro ver allí la comparecencia de un ministro de Cultura: en la pasada legislatura, su antecesor, José Guirao, solo apareció una vez, y fue para hablar de la Ley del Deporte—, había dado la cara y ya se podía ir a casa tranquilo. Pero en vez de en aquella frase de Orson Welles, podría haber pensado en otra del director: “Rosebud”, esa palabra mágica que alude a la infancia.

Porque si algo recordamos de la niñez o juventud los que hoy tenemos más de 40 años es esa simbiosis entre el Gobierno socialista de Felipe González y la cultura hegemónica de los ochenta. Años en los que había un ministro como Jorge Semprún, escritor, antiguo militante comunista, miembro de la Resistencia contra los nazis y preso en un campo de concentración. O Jordi Solé Tura, otro comunista que se pasó al PSC y consiguió la colección Thyssen además de inaugurar el Museo Reina Sofía como ministro de Cultura. O qué decir, ya en los primeros noventa, de Carmen Alborch, la valenciana que embriagó con su carisma a los del cine con su famosa ley del ídem.

En aquella época, la cultura no tenía muchas quejas. Y el Partido Socialista podía saber que era un gremio que estaba de su parte. Las quejas empezaron a llegar con el Partido Popular, con Esperanza Aguirre como ministra de Educación y Cultura —el PP no tiene Ministerio de Cultura, eso es cosa de PSOE—, de quien siempre quedará el famoso chascarrillo de ‘Sara Mago’ (los chascarrillos son una buena herramienta para la ridiculización).

En esa década nacieron esas acepciones despectivas de “titiriteros”, “subvencionados” —el PP nunca quitó subvenciones al cine, por cierto—


Uno de los momentos culmen de esta historia llegó con la guerra de Irak y aquella famosa gala de los Goya de 2004 en la que el Gobierno de José María Aznar fue duramente criticado. Posiblemente, de aquellos polvos surgieran muchos de los lodos que existen hoy. Un cenagal que se embruteció todavía más cuando una serie de artistas apoyaron a José Luis Rodríguez Zapatero en la candidatura de 2008. En esa década nacieron esas acepciones despectivas de "los titiriteros", “los subvencionados” —el PP nunca quitó subvenciones al cine, por cierto—, al igual que expresiones que relacionaban la derecha con la falta de 'cultura'. La polarización es un cuento bastante viejo.

José Luis Rodríguez Zapatero, en el homenaje a Carmen Alborch.
José Luis Rodríguez Zapatero, en el homenaje a Carmen Alborch.

Pero hete ahí que Uribes salió como si el pasado y los aliados pudieran mantenerse para siempre, cuando sabemos lo frágiles que son los amigos de la infancia y cómo desaparecen. Como si pudieran estar pese al desprecio y el maltrato. No acompaña desde hace un tiempo el gremio a Pedro Sánchez. Hace unos meses, cuando intentó convocar una reunión con gentes de la cultura para presentar su Agenda 2030 relacionada con esta materia, no hubo aquella fuerza de convocatoria que tenía Zapatero. No, ni hay ceja ni hay nada.

La cuestión es si a Uribes o a Sánchez todo esto les da igual y esperarán a que la tormenta amaine


Tampoco había sentado nada bien a la cultura la sustitución de José Guirao por Uribes. A Guirao, un hombre que venía del sector, se le respetaba (aunque apenas le hubiera dado tiempo a hacer nada). Uribes había encendido las alarmas sobre el desprecio del Gobierno hacia la cultura. Luces que ahora se han intensificado con voces críticas que llegan desde esquinas confinadas imprevistas como el actor Juan Echanove.

La cuestión es si a Uribes o a su jefe, Pedro Sánchez, todo esto les da igual y esperarán, en pos de la vida y la salud —¿cómo se puede contrarrestar este argumento?— a que la tormenta amaine. Y aquí no habrá pasado nada, porque, ¿qué son ese puñado de votos de la cultura?

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
77 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios