La crisis del coronavirus en la cultura

El gremio del teatro y música se enfada con Cultura y pide medidas concretas

Hasta 39 asociaciones de artistas más los sindicatos piden al Ministerio de Cultura 52 medidas concretas porque si no el Covid-19 expulsará del sistema a miles de trabajadores

Foto: El ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes. (EFE)
El ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes. (EFE)

No sentó nada bien al gremio la comparecencia de este martes del ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes. No gustó que el máximo responsable de cómo canalizar las consecuencias de la crisis del Covid-19 para el sector afirmara que no es tiempo de ayudas específicas, que esto poco tiene que ver con la Cultura (si no nada) y que no es tiempo del cine sino de la vida. Porque para muchos trabajadores del gremio lo que está ocurriendo sí supone la vida. Principalmente para sectores concretos como el de las artes escénicas y la música que, si echan la persiana durante semanas, significa el fin de la partida. Para seguir con Samuel Beckett, lo de las medidas concretas con este ministerio suena casi como Esperando a Godot.


Por este motivo, el gremio ya se está movilizando en redes con vídeos y manifiestos para pedir estas medidas específicas. De momento, hasta 39 asociaciones -entre las que se encuentra la Unión de Actores, la Asociación de Promotores Musicales y la Academia de Artes Escénicas, además de los sindicatos UGT y CCOO- han plasmado en un documento 52 medidas extraordinarias para afrontar las consecuencias de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19 en el sector de las artes escénicas y la música. Entre todas las asociaciones de artistas, como indican en el documento, “llevamos a cabo más de 155.000 actuaciones que disfrutan casi 45 millones de espectadores. Su realización supone la movilización de prácticamente 1.000 millones de euros. En definitiva, representamos a más de 300.000 profesionales de la creación, de la producción, de la distribución, de la interpretación, de la programación y asistencia técnica de las Artes Escénicas y la Música en España”.

Por qué son necesarias las medidas concretas

Para empezar en el documento explican por qué la Cultura sí necesita medidas específicas. “La producción en las Artes Escénicas y la Música está muy intervenida por los recursos públicos puestos en juego porque sería imposible contar con un sector robusto si esto no fuera así dado que la oferta y la demanda no se ajustan automáticamente”. Esto ocurre también en otros países europeos como Francia -con una cultura mucho más subvencionada que la española- Alemania e incluso Reino Unido. “Buena parte de la producción se sitúa en manos de pequeñas empresas, colectivos, o autónomos para los que el margen de beneficio es un desiderátum inalcanzable. Por añadidura los recursos financieros del conjunto del sector son muy pequeños”, sostienen.

Se debe hacer frente a la suspensión en el periodo marzo-mayo 2020 de unas 30.000 funciones y a unas pérdidas superiores a los 130 M


Como manifiestan desde el sector, si no se acometen estas medidas, “se debe hacer frente a la suspensión en el periodo marzo-mayo 2020 de unas 30.000 funciones y a unas pérdidas superiores a los 130 millones de euros”, lo que significa que “una simple reducción de un 10% de la contratación pública [por ejemplo, las obras contratadas por los ayuntamientos] expulsará del sistema a miles de trabajadores de la cultura y provocará muy probablemente la extinción de cientos de proyectos creativos”.

¿Cuáles son las medidas?

Entre las medidas que han planteado a Rodríguez Uribes se encuentran las siguientes. Los pilares son: salvar todas las actuaciones contratadas o fijadas entre las partes y pendientes de formalización; proporcionar liquidez inmediata a las empresas y profesionales de las Artes Escénicas y la Música; y que no se pierdan las consignaciones presupuestarias para programación en Artes Escénicas que las Administraciones públicas tienen previsto para este ejercicio.

De forma mucho más específica se incide en que habría que aplazar los pagos de las cuotas relativas a la Seguridad Social desde el mes de abril hasta seis meses después de que se levante el estado de alarma, y tener acceso a líneas de crédito oficial con condiciones ventajosas.

Se pide salvar las actuaciones contratadas o fijadas entre las partes y proporcionar liquidez inmediata a las empresas y profesionales


Con respecto a las subvenciones que ya estaban previstas sostiene que no hay que exigir los intereses de demora contemplados en el artículo 90 del Reglamento de la Ley General de Subvenciones porque esto podría suponer la necesidad de aprobar una modificación legal. También creen que hay que otorgar ayudas directas excepcionales previstas en el artículo 22. 2 de la Ley General de Subvenciones a las compañías que deben renunciar a estas ayudas a giras, por gastos o daños estructurales que puedan sufrir y hasta el límite de las concesiones dadas previamente en la convocatoria de concurrencia.

Reducción de impuestos

Uno de los capítulos está dedicado a los impuestos. Los artistas señalan que habría que reducir el IVA e IGIC, tanto para el precio de las entradas como para las contrataciones artísticas. También un bonificación fiscal, que podría extenderse a varios ejercicios fiscales, para las empresas, profesionales y organizaciones que se dedican a las Artes Escénicas y la Música. Y entre otras medidas, la reducción del impuesto de sociedades.

Las obras del Teatro Real, canceladas. (EFE)
Las obras del Teatro Real, canceladas. (EFE)


Por último, además de estas medidas concretas, en el gremio se teme que una vez que todo pase el sector esté como después de la crisis económica de 2008, es decir, “con estructuras empresariales muy debilitadas y bajada considerable de público”, por lo que creen que habría que poner en marcha “un plan (o planes) de reactivación dirigido a captar y fidelizar al público y que se añadan estructuras de exhibición estables en danza y circo”.

15 millones de euros de la SGAE para autores

Por otro lado, la SGAE anunció ayer una serie de medidas sociales y económicas para sus socios. Para empezar va a inyectar 15 millones de euros para los autores y editores que lo necesiten. Según el comunicado enviado ayer, “se crea un programa de ayudas a autores de hasta 3.000 euros para la compensación de pérdidas y se abre una línea de anticipos inmediatos del 30% respecto de las liquidaciones del último semestre de 2019”. Y además, han puesto en marcha un servicio de comida a domicilio para mayores con pocos recursos y un programa de solidaridad afectiva entre autores.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios