ENTRE LAS MÁS ANTIGUAS JAMÁS ENCONTRADAS

Una estudiante encuentra, por casualidad, una espada de hace más de 5.000 años

Estaba agrupada con armas de la Edad Media, pero la intuición y el conocimiento permitieron a la estudiante descubrir que era una espada mucho más antigua

Foto: Vittoria Dall'Armellina junto al padre Serafino Jamourlian y la espada. Foto: Ca'Foscari Universidad de Venecia
Vittoria Dall'Armellina junto al padre Serafino Jamourlian y la espada. Foto: Ca'Foscari Universidad de Venecia

Una joven estudiante italiana de arqueología ha descubierto, de manera fortuita, una espada de 5.000 años de antigüedad, que estaba erróneamente colocada junto a armas medievales, en un monasterio de Venecia (Italia)

Vittoria Dall'Armellina era estudiante de doctorado en la Universidad Ca' Foscari en 2017 cuando visitó, por placer, el monasterio de San Lázaro degli Armeni en Venecia. Allí, su instinto y sus conocimientos, le hicieron identificar una espada que tenía más relación con unas encontradas en Turquía, que datan de hace 5.000 años, que con las armas de la Edad Media con las que estaba agrupada.

Espada de 5.000 años de antigüedad. Foto Ca'Foscari Universidad de Venecia.
Espada de 5.000 años de antigüedad. Foto Ca'Foscari Universidad de Venecia.

"Lo noté inmediatamente", recuerda a CNN. La espada fue etiquetada como un arma medieval, pero Dall'Armellina tenía la corazonada de que el objeto era muchísimo más antiguo. Resultó que tenía razón. Dos años de investigación han confirmado que la espada está entre las más antiguas jamás encontradas, que datan de hace 5.000 años. Los análisis de composición química realizados en colaboración con la Universidad de Padua revelaron que la espada está hecha de bronce arsénico, una aleación de cobre y arsénico, una composición típica de entre 3.000 y 4.000 años antes de Cristo, antes de que el uso de bronce se afianzara.

De Turquía a un pequeño monasterio

La composición química de la espada y su forma coinciden con las de otras armas encontradas en el Palacio Real de Arslantepe, un sitio arqueológico en Anatolia Oriental, y la espada encontrada en el Museo Tokat, ambos en Turquía. La forma fue, de hecho, un signo revelador para Dall'Armellina, quien centró sus estudios en el análisis de objetos funerarios recuperados en las llamadas "tumbas reales" en las regiones del Cáucaso, Anatolia y Egeo durante la Edad del Bronce.

Una vez averiguado el origen de la espada, Dall'Armellina se interesó por saber cómo había llegado hasta un pequeño monasterio veneciano. Para ello, contó con la ayuda del padre Serafino Jamourlian, quien, tras investigar en los archivos del museo, contribuyó a revelar parte de esta larga historia. Al parecer, la espada era parte de un cargamento de artefactos arqueológicos enviados por Yervant Khorasandjian, un ingeniero civil, comerciante y coleccionista del Imperio Otomano, al padre Ghevont Alishan, un arqueólogo erudito. La espada habría sido "un regalo de agradecimiento" de Khorasandjian a Alishan por haberle ayudado en su formación.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído