SERIE DOCUMENTAL

Hitler no llegó al poder en un día: los años escalofriantes del ascenso nazi en Alemania

Una serie producida por la BBC y emitida por Movistar+ demuestra que la democracia puede destruirse en poco tiempo si tal es la voluntad de la mayoría

Foto: Un fotograma de 'El ascenso de los nazis'. (Movistar )
Un fotograma de 'El ascenso de los nazis'. (Movistar )

Es inevitable sentir un escalofrío al ver 'El ascenso de los nazis', la nueva serie documental de la BBC que en España emite Movistar+. Como aquella mañana en la costa de Banda Aceh, cuando los bañistas paladeaban su leche de coco antes de que una ola se lo tragase todo, las imágenes de alegres familias alemanas camino de un picnic, bandera nazi en ristre, son la esencia del sentido trágico de la vida. La cándida ignorancia de las miserias futuras. Y la maldición de Casandra de quienes, como el abogado Hans Litten, predijeron el desastre y a los que nadie escuchó. O quiso escuchar. Y la búsqueda inevitable de patrones, de concomitancias que nos aseguren que a nosotros, que siempre fuimos más listos que los demás, jamás podría ocurrirnos algo similar.

La gran debilidad de la democracia es, al mismo tiempo, aquello que la hace grande y que la hace ser: la tolerancia hacia comportamientos antidemocráticos que quieren acabar con ella. La democracia no se levanta un día y decide autoinmolarse, sino que necesita de cómplices. De una mayoría de cómplices, porque hasta en eso mantiene su esencia. Porque antes de la invasión de Polonia, de la creación de la Gestapo, de la noche de los cuchillos largos, de la noche de los cuchillos rotos y de la Solución Final hubo "una democracia liberal, con elecciones, parlamento y un Estado de derecho", recuerda en el primero de sus tres capítulos, titulado 'La política'. Alemania, año 1930. La República de Weimar. "Sólo cuatro años después ya no había libertad de expresión, la mayor parte de la oposición política se encuentra encarcelada y el Gobierno está en manos de asesinos. Ésta es la historia de cómo murió la democracia".

Ruslanas Golubovas en el papel de Himmler. (Movistar  )
Ruslanas Golubovas en el papel de Himmler. (Movistar )

El director Julian Jones, nominado al Emmy y al Bafta, rescata imágenes de archivo impactantes, como las de Adolf Hitler entrando en un colegio electoral en X de 1930, y las entremezcla con iluminadoras entrevistas a historiadores expertos y recreaciones dramáticas muy expresivas y de una factura artística muy por encima de los docudramas tradicionales.

'El ascenso de los nazis' arranca con las elecciones federales del 14 de septiembre de 1930. Con un Reichstag dividido entre 14 opciones de voto. Entre los más votados, el Partido Socialdemócrata, el Partido Comunista, el Partido de Centro, el Partido Nacional del Pueblo Alemán y en Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán. Las camisas pardas y las corbatas negras no es que salpicasen ya el hemiciclo: los nazis se habían convertido en el segundo partido más votado.

Actores en el papel de Josef Hartinger y Moritz Flamm en Dachau. (Movistar )
Actores en el papel de Josef Hartinger y Moritz Flamm en Dachau. (Movistar )

Los nazis pasaron de ser "revolucionarios violentos" —las S.A. actuaban como matones, hostigando a comunistas y socialdemócratas y regando las calles de violencia— a protagonizar titulares como 'Valientes palabras de Hitler'. El cabo de provincias austríaco —como lo tildó el presidente Hindenburg—, que había pasado por la cárcel después del Putsch de Múnich en 1923, estaba considerado como un provocador, el líder de un grupo de lunáticos que jamás tocaría poder. Pero en una Alemania en recesión con una inflación desatada y el honor tocado por el Tratado de Versailles, un populista alborotador encontró abono para su huerto.

El general Kurt von Schleicher, un aristócrata de derechas, fue una de las figuras clave que aupó a Hitler al poder

Pero más allá del apoyo que empezó a ganar en la calle, hubo varios peones fundamentales —y que la historia tratará como se merecen— en los juegos de estrategia política que llevaron a Hitler a la Cancillería y que luego lo convirtieron en Führer. Primero, el general Kurt von Schleicher, un conspirador nato perteneciente a la derecha aristocrática que consideraba que la decadencia del Imperio alemán era culpa de los comunistas y marxistas que habían acabado con los valores tradicionales, el orden y la disciplina. La aristocracia conservadora vió a Hitler como la herramienta necesaria para acabar, por el medio que fuera, con los comunistas. Lo que no predujeron fue que si era incontrolable para el Gobierno también sería incontrolable para ellos.

La familia que se nazifica unida se mantiene unida. (Movistar )
La familia que se nazifica unida se mantiene unida. (Movistar )

Schleicher conjuró manipulando a un Von Hindenburg que, anciano y deteriorado —incluso se propone que no estuviese en plenas facultades cuando designó sucesor a Hitler, a quien confundió con el Káiser el día antes de morir—, se prestó a los juegos de Schleicher, convocando unas elecciones tras otras y designando y destituyendo cancilleres a voluntad del general.

Figuras como Franz Von Papen, ávidas de poder, propiciaron que los nazis tomaran el control del Reichstag pensando que podían controlarlos

También figuras como Franz Von Papen, ávidas de poder, propiciaron que los nazis tomaran el control del Reichstag pensando que podían controlarlos. Pero, como dice el refrán, quien con niños se acuesta, meado se levanta, y más de una de estas figuras acabó compartiendo la suerte que correrían los compatriotas menos afortunados durante el Tercer Reich. Perro mordedor no distingue dueño. Ni aliado. Por eso resulta tan clarificador el tercer capítulo de 'El ascenso de los nazis', dedicado a las luchas internas entre Göring, Himmler y Röhm, que acabaron con la purga —asesinato— de los principales líderes de las Tropas de Asalto y de Röhm, lo más parecido que tuvo Hitler a un amigo íntimo.

Hitler entrando en el colegio electoral en 1932. (Movistar )
Hitler entrando en el colegio electoral en 1932. (Movistar )

Sorprende también cómo la violencia y la ilegalidad se aceptaron como normales en los primeros compases de la Alemania Nazi. En las calles eran habituales los tiroteos y se permitió que las fuerzas paramilitares de las S.A. pasasen de unos cientos a alrededor de cuatro millones de paseudo soldados. La muerte de opositores a balazos dejó de ser noticia cuando se convirtió en costumbre. Y cuando, quiso avisar del poco afecto de Hitler por la democracia y llevarlo a juicio por su evidente —pero todavía no probada— relación con las Tropas de Asalto, el abogado judío Hans Litten se dio cuenta de que la judicatura —y las administraciones, en general— habían sufrido un proceso rápido y discreto de nazificación. Litten, intelectual y moral, arriesgó su integridad y su nombre por una causa que consideraba justa. Su osadía le valió el descrédito en los medios, el acoso de sus vecinos y, por último, el traslado a un campo de concentración.

La muerte de opositores a balazos dejó de ser noticia cuando se convirtió en costumbre

El segundo capítulo, dedicado a 'Los primeros seis meses de Hitler en el poder', es una muestra de la rapidez con la que puede degradarse y desaparecer la democracia: "en los primeros seis meses en el poder, Hitler había destruído la oposición política, abierto el campo de Dachau, trastocado el sistema legal, creado la Gestapo y eliminado la libertad de prensa, además de contaminar las mentes de los alemanes con la doctrina recista nazi del antisemitismo".

Organigrama del Gobierno de Aldolf Hitler. (Movistar )
Organigrama del Gobierno de Aldolf Hitler. (Movistar )

Los tres capítulos de la BBC dejan con ganas de más. Y dejan también con ganas de menos. De menos eslóganes simples y vacíos de contenido, como "Hagamos que Alemania vuelva a ser grande" o "Alemania, ¡despierta!". Con ganas de menos políticos estrategas que piensen que pueden no mancharse al ir de la mano de agrupaciones antidemocráticas, aunque se utilicen como simple apoyo para llegar al poder. Con menos ganas de una ciudadanía que mire a otro lado y que esté dispuesta a repetir la historia.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído