EN LONDRES

Azulejos, joyas medievales y un tenedor: los tesoros hallados en una letrina del siglo XV

El sótano de la Galería Courtauld alberga un 'pozo negro' de época medieval, en cuyo interior se han encontrado varias joyas y antiguos utensilios

Foto: Labores arqueológicas en el sótano. (MOLA)
Labores arqueológicas en el sótano. (MOLA)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Los 'pozos negros' eran las letrinas de la edad media. Cavidades excavadas en la tierra que servían para depositar allí desechos humanos y excrementos. Uno de ellos, de principios del siglo XV, fue encontrado el año pasado en Londres, durante unas labores de reconstrucción del sótano de la Galería Courtauld, un museo de arte radicado en el centro de la capital.

Desde entonces, los investigadores del Museo de Arqueología (MOLA) de la ciudad han examinado su estructura. Mide 4,5 metros por 1m y tiene más de 13 pies (400 centímetros) de profundidad. Aunque, años después de su construcción, fue reconvertido en una bodega, por lo que podría haber sido aún más hondo.

Pero lo relevante de este 'WC medieval' no es solo su cambio de imagen a lo largo de los siglos sino los 'tesoros' que han sido encontrados en su interior. Un anillo chapado en oro, una espuela para montar a caballo e incluso un tenedor. Además, la pasada semana, los arqueólogos descubrieron un raro azulejo con el dibujo de una extraña criatura, "con cabeza humana en un extremo y una cola en forma de hoja en el otro", según declaró Antonietta Lerz a LiveScience.

El tenedor post-medieval encontrado en el pozo. (MOLA)
El tenedor post-medieval encontrado en el pozo. (MOLA)

La baldosa de cerámica se una a la larga lista de antiguos objetos encontrados en el fondo de la letrina, entre ellos: un tenedor para dulces con mango de hueso, un tintero, un anillo chapado en oro —no se sabe cómo acabó ahí—, un recipiente esmaltado, un colgante y una hebilla de cinturón.

El azulejo recién encontrado. (MOLA)
El azulejo recién encontrado. (MOLA)

En época medieval, en el lugar del descubrimiento se ubicaba la Chester Inn, una residencia que perteneció al obispado de Coventry. Según los estudios realizados, el pozo funcionó como letrina durante unos cien años, aunque en el siglo XVIII volvió a utilizarse como aseo y llegó a contar con una cañería de drenaje.

En un texto publicado por los miembros del MOLA que trabajan en las labores arqueológicas se añade otro dato curioso sobre esta historia: en el mismo lugar en el que se encontró el pozo estaba previsto que se ubicasen los nuevos baños de la Galería Courtauld. "¡Esto significa que durante varios siglos siempre ha habido un tipo de inodoro en el mismo lugar!", expresan.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído