con Javier Ibáñez y Manu Soto

El flamenco de Guerrero y la pintura del 'Andy Warhol español' se fusionan en el Real

'Desplante', el espectáculo del bailaor Eduardo Guerrero, no busca regocijarse en emociones comunes, va más allá. Busca la deshumanización del arte para rechazar la banalidad

Foto: 'Desplante'. (Juanlu Varela)
'Desplante'. (Juanlu Varela)

Quiero dormir un rato,
un rato, un minuto, un siglo;
pero que todos sepan que no he muerto;
que haya un establo de oro en mis labios;
que soy un pequeño amigo del viento Oeste;
que soy la sombra inmensa de mis lágrimas.

Federico García Lorca 'Diván del Tamarit'.

El flamenco vanguardista de Eduardo Guerrero bebe de sus raíces, comienza con una minera. Con honestidad el bailaor representa el sentimiento trágico que habita en la eternidad de este cante. Entero de negro, en el centro del Salón de Baile de Isabel II del Teatro Real, retuerce sus brazos, dibujando figuras imposibles.

Tras él, Domingo Zapata comienza a dar ágiles brochazos al mural que posteriormente donará a la colección del teatro madrileño. Les acompañan Javier Ibáñez a la guitarra y Manu Soto al cante.

Durante las mineras, cantaor y bailaor juegan con los silencios, como en un discurso. Tienen algo que decir.

'Desplante'. (Juanlu Varela)
'Desplante'. (Juanlu Varela)

Desde el centro, el bailaor a paso lento, pero a zapateado raudo, se va aproximando al escenario. Al subir, se funde el flamenco y la pintura.

La sombra que dibuja la figura de Guerrero sobre el tapiz de Zapata es una metáfora perfecta sobre la dicotomía de la eternidad en el hombre y en el arte. Las sombras del bailaor esbozan trazos efímeros, que tan pronto aparecen como desaparecen, pero que corresponden a la eternidad del ser humano. Tras él, un lienzo a cuatro colores en el que están grabados los versos, del 'Diván del Tamarit', de un Federico García Lorca que todavía vive en la eternidad de esa pintura.

Esta representación se entiende desde un prisma orteguiano porque Guerrero no busca complacerse en la mera conmoción emotiva del hombre

Es raro fusionar pintura y flamenco, pero es cierto que esto dota a la obra de un gran cariz vanguardista. 'Desplante', el espectáculo de Guerrero, no busca regocijarse en emociones comunes, va más allá. Transmite la deshumanización del arte.

Esta representación se entiende desde un prisma orteguiano porque el bailaor no busca complacerse en la mera conmoción emotiva del hombre, sino que explora un lenguaje propio, con el que rechaza la banalidad y expresa su voluntad.

'Desplante'. (Juanlu Varela)
'Desplante'. (Juanlu Varela)

Guerrero se retira y vuelve ataviado en un traje rojo. Zapata con presteza comienza a pintar sobre el propio Guerrero, mientras que este desarrolla una lenta y pausada coreografía. El cuadro cobra vida.

El muralista le dibuja un corazón en la espalda, será por el peso con el que cargamos. Guerrero vuelve a subir al escenario. Con un remate contundente da paso al éxtasis. Se desplaza de un lado a otro del escenario. El canto de Soto es más colorido, pero el rostro de Guerrero a pesar de esbozar una sonrisa, transmite una tensión muy sufrida.

Coge el pincel de Zapata y se lo clava en el pecho, como si quisiera dejar salir su energía. Termina en ovación del público.

El flamenco de Guerrero y la pintura del 'Andy Warhol español' se fusionan en el Real

Vuelve a subir al escenario, viste una chaqueta con flecos y un pantalón estilo torero, en terciopelo brocado. No lleva ropa cómoda para bailar. En el baile emana mucha energía de su cuerpo, taconea con coraje, golpea sus pies y sus piernas con sus manos para terminar sacudiendo sus palmas contra el tablao. Se hace el silencio, despega el aplauso. Entre el público Guerrero despierta simpatía. El bailaor sabe cómo establecer un vinculo con su público.

'Desplante'. (Juanlu Varela)
'Desplante'. (Juanlu Varela)

La compañía SO-LA-NA es la responsable de meter tanto duende en el Teatro Real. Hace tiempo que llevan trasladando talento flamenco de un lado para otro. Los espectáculos, además de desarrollarse en un espacio exclusivo, muestran unos artistas muy auténticos, con gran recorrido en el mundo del flamenco., como es el caso de Guerrero. Empezó a bailar cuando tan solo tenía seis años, justo porque debajo de la casa de su abuela había una academia de baile.

El "Andy Warhol español"

Estudió Danza Española en el Conservatorio de Danza de Cádiz y posteriormente amplió sus conocimientos de danza contemporánea con David Greenall y de clásica con Montserrat Marín. A partir del año 2002 ha trabajado con grandes artistas del panorama nacional.

'Desplante'. (Juanlu Varela)
'Desplante'. (Juanlu Varela)

Su compañero Zapata tampoco se queda atrás, el mallorquín, que actualmente reside en Nueva York, es pintor y muralista perteneciente al movimiento Neoexpresionista. Se le conoce como el "Andy Warhol español". Es creador del mural más grande que jamás se ha visto en NY con el título de ‘Life is a dream’ cubre los 3.000 m2 del edificio One Time Square. Pues eso, otro crack.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios