"SU ÚLTIMO TESTAMENTO"

Música en el infierno: los judíos que fueron capaces de crear arte en los campos nazis

Un compositor italiano lleva años recopilando obras compuestas en Auschwitz y otros campos de exterminio y las representará en 2020

Foto: El trabajo os hará libres: así se recibía a quienes llegaban a Auschwitz (EFE EPA/Lukasz Gagulski)
El trabajo os hará libres: así se recibía a quienes llegaban a Auschwitz (EFE EPA/Lukasz Gagulski)

‘El trabajo os hará libres’. Eso se puede leer a la entrada de Auschwitz, el campo de concentración más conocido del infierno nazi. Sin embargo, nada hizo libres a los más de seis millones de judíos que murieron durante el Holocausto. Nada, excepto un pequeño refugio que encontraron algunos de los seres humanos que pasaron por allí: la música.

Ahora, casi 75 años después de la liberación de aquellos terribles lugares de exterminio, un compositor y pianista italiano, Francesco Lotoro, ha sacado a la luz parte de esa música. Se ha pasado los últimos 30 años recopilando información, buscando restos de composiciones e, incluso, completando él mismo las que habían quedado a medias.

El resultado, como él mismo explica a la CBS, es un milagro: “El milagro es que esta música nos llega. La música es un fenómeno que gana. Ese es el secreto de los campos de concentración. Nadie puede quitártelo. Nadie puede encarcelarlo“. Y no son composiciones menores: “En algunos casos, estamos frente a obras maestras que podrían haber cambiado el camino del lenguaje musical en Europa si se hubieran escrito en un mundo libre”.

El último testamento

Hasta la fecha, Francesco Lotoro ha sido capaz de recopilar, organizar y grabar 400 obras compuestas en los campos de concentración. Algunos autores tienen nombre, como Aleksander Kulisiewicz o Jozef Kropinski, mientras otros quedan en el anonimato como una pieza de una mujer judía de Auschwitz u otra que escribió un músico judío en Theriesendtadt.

Lo que sucedió en los campos es más que un fenómeno artístico. Tenemos que pensar en esta música como un último testamento

Lotoro, con la ayuda inestimable de su esposa, es el gran artífice de haber encontrado estos restos, casi siempre gastando su propio dinero ante la falta de ayudas. Para él, “lo que sucedió en los campos es más que un fenómeno artístico. Tenemos que pensar en esta música como un último testamento. Tenemos que interpretar esta música como Beethoven, Mahler, Schumann. Estos músicos, para mí, solo querían un deseo: que esta música se pueda interpretar”.

Por eso, prepara un concierto para la primavera de 2020 donde se podrán escuchar algunas de estas composiciones, en algunos casos escritas incluso para grandes orquestas. Su siguiente objetivo es crear un gran museo en su ciudad natal de Barletta, en el sur de Italia, que incluirá una biblioteca, un teatro y un museo con más de 10.000 artículos recogidos por Lotoro. Un regalo para que la próxima generación no olvide lo que sucedió un siglo atrás en la historia.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios