A 180 KILÓMETROS DE LAS ISLAS MALVINAS

Hallan un siglo después los restos del buque estrella alemán de la I Guerra Mundial

El buque de exploración Seabed Constructor lo ha encontrado después de cuatro años de expedición y de 4.500 kilómetros cuadrados recorridos con vehículos autónomos submarinos

Foto: El SMS Scharnhorst, busque insignia de Alemania en el I Guerra Mundial. (US Office of Naval Intelligence)
El SMS Scharnhorst, busque insignia de Alemania en el I Guerra Mundial. (US Office of Naval Intelligence)

Increíble hallazgo con más de un siglo de antigüedad el que se ha llevado a cabo en el Atlántico Sur. Un grupo de expertos ha sido capaz de encontrar el SMS Scharnhorst, el todopoderoso crucero acorazado alemán que llegó a ser la gran joya de la marina alemana durante la I Guerra Mundial, que fue hundido el 8 de diciembre de 1914 en la Batalla de las Islas Malvinas. En perfecto estado de conservación, este increíble navío ha sido hallado tras cinco años de búsqueda.

El descubrimiento ha sido llevado a cabo por el buque de exploración Seabed Constructor, dentro de un proyecto lanzado hace cinco años. Y es que en 2014, con motivo del centenario de una de las batallas navales más importantes de la I Guerra Mundial, la organización encargada del Patrimonio Histórico de las Islas Malvinas decidió llevar a cabo la búsqueda de los cuatro buques de guerra alemanes hundidos en aquel conflicto. El SMS Scharnhorst es el primero en encontrarse.

Pero no es un hallazgo baladí, sino que trata de una de las grandes embarcaciones de la historia de Alemania. Construido en 1907, la marina imperial alemana bautizó esta embarcación en honor al general Gerhard von Scharnhorst, uno de los principales líderes germanos durante las guerras napoleónicas, convirtiéndose en el gran crucero acorazado del país, aunando el blindaje tradicional de este tipo de navíos con un inmenso poder de fuego, al estar dotado de ocho cañones de 210 mm.

Convertido en la gran joya de la marina alemana, en sus primeros años de vida estuvo destinado en Micronesia, como principal navío de la Escuadra de Asia Oriental, con el objetivo de proteger las colonias germanas de aquella zona. Pero el inicio del conflicto bélico provocó que las autoridades alemanas decidieran movilizarlo en dirección a Europa, al considerar que las fuerzas marinas de Reino Unido, Japón, Australia y Nueva Zelanda eran mayores que las suyas. Pero nunca llegaría.

Ante la imposibilidad de tener tan lejos su gran joya de los mares, Alemania movilizó el SMS Scharnhorst, comandado por el almirante Maximilian von Spee. Tras alcanzar la costa de Chile, el navío alemán se tuvo que enfrentar a una flota británica que le seguía de cerca. El poder de fuego del barco germano fue tan impresionante que terminó por hundir cuatro naves británicas en la conocida como Batalla de Coronel. Más de 1.600 británicos murieron ese día, con escasas bajas alemanas.

Pero un mes después iba a llegar el fin del SMS Scharnhorst. Acababa de cruzar el Cabo de Hornos y se dirigía, junto a otros tres barcos, a las Malvinas con el objetivo de atacar a las tropas británicas allí presentes... pero fueron interceptados por una gran fuerza naval ante la que nada pudieron hacer. Los cuatro navíos germanos, entre ellos su barco estrella, fueron hundidos en la Batalla de las Islas Malvinas, causando más de 1.800 bajas entre las tropas alemanas.

Un siglo después, comenzó la búsqueda de los cuatro barcos, hasta que la búsqueda ha tenido éxito con el SMS Scharnhorst. Para hallarlo, han tenido que cubrir más de 4.500 kilómetros cuadrados con cuatro vehículos autónomos submarinos, hasta hallarlo a 1.610 metros de profundidad a unos 180 kilómetros de Puerto Argentino, la capital de las Malvinas. Ahora, el siguiente paso es buscar el SMS Gneisenau, el SMS Nürenberg y el SMS Leipzig, los tres barcos que le acompañan el día de su fin.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios