campaña contra el cambio climático

Un Velázquez inundado: el Museo del Prado se suma a la cumbre del clima con WWF

La cumbre del clima se celebra en Madrid hasta el 13 de diciembre. Muchas instituciones se han sumado a la lucha contra el cambio climático, entre ellas el Museo del Prado

Foto: El 'Felipe IV a caballo' de Velázquez, modificado para la campaña por el clima del Museo del Prado y WWF
El 'Felipe IV a caballo' de Velázquez, modificado para la campaña por el clima del Museo del Prado y WWF

Después de que las recientes protestas en Chile obligaran a trasladar la Conferencia sobre Cambio Climático de Naciones Unidas (COP25) hasta Madrid, la capital ha tenido un mes para organizar un acto multitudinario en el que se reúnen delegaciones de 196 países para abordar la situación del globo: lo que por norma general necesita casi un año de organización, Madrid lo ha conseguido en solo un mes, y no solo en lo que a las conferencias se refiere: Ifema ha abierto las puertas este lunes, 2 de diciembre, para los encuentros que durarán unos diez días, pero muchas instituciones se han vestido para la ocasión. El Museo del Prado, entre muchos otros museos, han preparado su propia 'cumbre climática artística' de la mano de WWF, para mostrar "cómo sería un planeta si la temperatura aumentara 1,5 grados, el punto de inflexión que establecen los científicos para evitar los peores daños y las consecuencias impredecibles".

[¿De qué va esto de la cumbre del clima?]

El histórico museo, que este año celebra su 200.º aniversario, ha lanzado una campaña junto al Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en la que han seleccionado cuatro obras maestras colgadas en las paredes del Prado para alertar sobre muchos de los peligros del cambio climático: el aumento del nivel del mar a causa de la subida de la temperatura —según un estudio, habrá ciudades anegadas bajo el agua en 80 años—, la extinción de especies o la desaparición de ríos y cultivos por sequía extrema. La campaña lleva el nombre de '+1,5ºC Lo Cambia Todo' y usa el arte como lenguaje universal para explicar "de manera impactante y novedosa los daños en la Tierra del aumento de Temperatura". Lo han hecho con cuatro obras de arte, y apelando a cuatro de los grandes dramas derivados del cambio climático:

'Felipe IV a caballo', de Velázquez

El primero de los cuadros usados en la campaña es uno de Velázquez en el que aparece Felipe IV a caballo y con el que tratan de explicar lo que le ocurriría en caso de que aumentara un grado y medio la temperatura global. "El nivel del mar podría aumentar hasta un metro de altura, obligando a millones de personas a desplazarse porque desaparecerían sus pueblos y ciudades". Y así, inundado, aparece el 'rey Planeta', ante los daños que podría hacer el aumento de temperatura.

'Los niños en la playa', de Sorolla

Lo que Joaquín Sorolla plasmó en una de sus obras, con tres jóvenes disfrutando, desnudos, de un día de playa sobre la arena, se convierte en todo un drama por otra de las consecuencias del aumento de la temperatura: con ella aumentaría la acidez del mar, "afectando a grandes poblaciones de peces". "Hasta el 90% de los arrecifes de coral podrían desaparecer". La reducción de la alcalinidad de los océanos es una de las consecuencias del cambio climático que se lleva denunciando desde hace años; tanto es así que el calentamiento global ya ha provocado que se reduzca en un 90% la aparición de nuevos corales, los 'bebés corales', en el Gran Arrecife de Australia.

'El quitasol', de Goya

'El quitasol' de Francisco de Goya muestra a una joven protegida del sol bajo la sombrilla que sujeta otro joven; la nueva versión del Prado y WWF transforma el escenario idílico en el que ocurre, rodeado de verde, en una realidad aún poco visible que podría empeorar en los próximos años: de subir la temperatura un grado y medio "habría fenómenos climáticos extremos y más de mil millones de personas se convertirían en refugiados climáticos", dice WWF. No obstante, ya son muchas las personas que han tenido que abandonar sus hogares por diferentes consecuencias derivadas del calentamiento global: deforestación, aumento drástico de las temperaturas, desertización o catástrofes naturales: se calcula que unos 64 millones de personas ya son refugiadas climáticas. Aunque parece ficción, ni en la literatura lo es: el periodista David-Wallace Wells, en su libro 'Planeta inhóspito', alerta de las miles de muertes en España a causa del cambio climático... en solo tres décadas.

'El paso de la laguna Estigia', de Patinir

La obra más conocida de Joachim Patinir, de mediados del siglo XVI, enmarcaba un viaje entre el Cielo y el infierno, divididos por una azul laguna. Ahora bien, del cielo al infierno en la nueva obra no hay agua: "aumentarían las sequías amenazando los ríos y los cultivos en el mundo". España sufrió hace dos años lo que se denominó la peor sequía en las últimas dos décadas, aunque podría ser la peor de la historia. De hecho, en Galicia, una comunidad autónoma en la que las lluvias han sido siempre el 'pan nuestro de cada día', cada vez llueve (mucho) menos. En España, un 20% del territorio ya se ha desertificado, según datos publicados por el CSIC en 2016. Y así, desierta, quedaría la laguna más famosa de Patinir.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios