"El sonido de la muerte misma": los misteriosos silbatos aztecas llegan a España
  1. Cultura
se podrán ver y escuchar en málaga

"El sonido de la muerte misma": los misteriosos silbatos aztecas llegan a España

A la hora de atacar a un grupo enemigo o de defenderse, hacerlos sonar daba al adversario la sensación de el número de combatientes aztecas era mucho mayor

Foto:

Con forma de calavera humana, rostro de lagarto o de mono, los antiguos aztecas utilizaban unos silbatos "de la muerte" durante las batallas. ¿Su objetivo? Gracias a una particular estructura interior, estos aparatos —existen de diversos tamaños— 'multiplican' el número de soldados, ya que el sonido que producen se asemeja al de los gritos de los combatientes.

Por ello, a la hora de atacar a un grupo enemigo o de defenderse, hacerlos sonar daba al adversario la sensación de el número de combatientes aztecas era mucho mayor e incluso aturdiendo a los enemigos.

A pesar de su antigüedad —al menos, 500 años—, el interés por su estudio comenzó a finales del siglo XX, tras varios descubrimientos de tumbas en el que el cadáver reposaba junto a varios de estos artilugios. De hecho, fue el ingeniero Roberto Velázquez Cabrera quien, tras una exhaustiva investigación sobre estos instrumentos, acuñó el término "silbatos de la muerte".

Uno de los arqueólogos que descubrió el enterramiento —y por tanto, una de las primeras personas en oír el sonido de estos silbatos tras varios siglos— describió este ruido como "el chillido de la muerte misma".

Foto: El Bosque de Dean. (Afshin Taylor/Flickr)

Sin embargo, otras teorías apuntan a un uso ceremonial de estas piezas, para ser utilizadas en sacrificios humanos con los que se rogaban buenas cosechas al dios del viento, Ehécatl, para que provocase la lluvia. Otros expertos se decantan por atribuirles propiedades curativas, empleados para conseguir un estado de 'relajación' al combinarlos con algún tipo de droga alucinógena.

Y ahora, estos 'silbatos aztecas de la muerte' llegan a España gracias a una exposición en el ExpoLab del Museo Interactivo de la Música de Málaga (MIMMA), que estará disponible hasta el 12 de abril de 2020.

Sonido Lluvia
El redactor recomienda