ESTRENO EL 15 DE NOVIEMBRE

Rodrigo Sorogoyen: "El espectador de hoy lleva fatal la exigencia"

Este viernes 15 se estrena 'Madre', el largometraje nacido a raíz del cortometraje homónimo nominado al Oscar, dirigido por Rodrigo Sorogoyen y protagonizado por Marta Nieto

Foto: Rodrigo Sorogoyen durante el rodaje de 'Madre'. (Wanda)
Rodrigo Sorogoyen durante el rodaje de 'Madre'. (Wanda)

Este viernes, cuando se estrene 'Madre', habrá pasado exactamente un año desde que Rodrigo Sorogoyen acabó el rodaje. Habría que remontarse casi dos años para llegar al momento en el que el director madrileño rodó el primer plano del otro 'Madre', el cortometraje sobre el que se basa su última película y que logro la nominación en la última edición de los Oscar. Pero todavía hay que viajar mucho más atrás, hasta 2012, para encontrar la génesis de una idea que ha crecido en paralelo a la carrera del cineasta, arrancando y frenando, atravesando y vadeando 'Stockholm' (2013), 'Que Dios nos perdone' (2016), 'El reino' (2018) y otros tantos proyectos que han ido haciendo crecer la filmografía del tándem Sorogoyen-Isabel Peña.

"Fue por 2012, antes de rodar 'Stockholm'. Una amiga nos contó la anécdota a modo de chascarrillo a Javi Pereira y a mí. Su hijo, asustado, la había llamado porque se había perdido en la playa. Lo que pasa que en esa playa había mucha gente y al minuto aparece el padre. Pero ese minuto, imagínate. ‘El corazón se me dio la vuelta’, nos contaba ella. Decidí escribir la escena tal cual y la alargué quince minutos. La puse un poco más fantasmagórica y le jodí la vida al chaval y a la madre. Y siempre me obsesionó como primera escena de una peli", explica el director. "Si el corto no hubiese tenido tal éxito o, mejor dicho, si nos hubiera salido mal, probablemente no habríamos hecho la película. Si yo no me hubiera entendido con Marta [Nieto], no se habría hecho. Si ‘Que Dios nos perdone’ y ‘El reino’ no hubieran funcionado no habría podido hacer una peli más pequeña e intimista, de personajes".

Sorogoyen llega agotado, después de una jornada de rodaje de la serie 'Antidisturbios' para Movistar+. "Estoy reventado tanto psicológica como físicamente. Y me quedan dos meses". Los últimos años han sido un no parar de rodaje, promoción y temporada de premios, rodaje, promoción y temporada de premios. Porque 'Madre', antes de llegar a las salas, ha pasado por el Festival de Venecia —donde Marta Nieto, su protagonista, ganó el premio a la mejor actriz de la sección Horizontes— y el Festival de Sevilla, cuyo palmarés se conocerá este sábado 16 de noviembre.

Aquella premisa de 2012 fue creciendo. De un corto rodado en plano secuencia sobre una madre (Nieto) que recibe la llamada de teléfono de su hijo de seis años perdido en una playa de Francia, Sorogoyen, Peña y Nieto han dado forma a un largo que recupera a la protagonista diez años después, cuando asentada en la misma playa en la que desapareció su hijo, lastrada por la culpa y por la pérdida, Elena —así se llama el personaje protagonista— se encuentra con Jean (Jules Pourier), un chaval que por edad y por aspecto podría ser su pequeño. "En mi cabeza todo era mucho más oscuro y tonteaba mucho más con la locura. Todo era mucho más turbio y rocambolesco. Pero luego entró Isabel [Peña] en el proyecto y la cosa fue por otro lado", explica. "Nunca me planteé seguir con el tono de ‘thriller’. Es más, convencí a Isabel para que se sumara al proyecto prometiéndole que no era un ‘thriller’. A ver, yo haría un ‘thriller’, pero no sobre niños desaparecidos, que me parecen un coñazo padre".

Marta Nieto y Rodrigo Sorogoyen en un momento del rodaje de 'Madre'. (Wanda)
Marta Nieto y Rodrigo Sorogoyen en un momento del rodaje de 'Madre'. (Wanda)

Para el largometraje, el director ha optado por un drama envolvente y psicológico, donde acompaña a Elena en este encuentro que la despierta del letargo en el que lleva sumida desde la desaparición del niño. Ella y Jean se embarcan en una relación ambigua, que levanta las sospechas de sus respectivas familias. ¿Por qué una mujer de treinta y nueve años quiere pasar tiempo con un chaval de dieciséis? ¿Por qué a un chico de instituto le interesa una mujer como Elena?

Nieto lo explica. "Mi trabajo ha sido sobre todo llenar esos diez años que no están en la peli. En esos años que pasan entre lo que cuenta el corto y lo que cuenta la peli me he imaginado muchas cosas: drogas, intento de suicidio, las pastillas. A ver, le llaman ‘la loca de la playa’. Me la he imaginado metiéndose en todas las casas. Como persigue a Jean, seguro que ha perseguido a muchos otros antes. Probablemente sea el tropecientosmil. Y no habría película si Jean no fuese a verla al bar. Ella es sana. Es un encuentro entre dos personas que se hacen bien. Si se hace raro desde el punto de vista del espectador de hoy habla más del espectador que de la película".

Sorogoyen: "Lo que queríamos contar en ‘Madre’ es cómo se supera una pérdida y cómo se expía una culpa"

"Lo que queríamos contar en ‘Madre’ es cómo se supera una pérdida y cómo se expía una culpa. Nos parecía muy bonito que esa historia de amor donde ella vive, ella ama y es feliz le ayuda como vehículo para expiar la culpa. Nos interesaba hacer una película bonita y luminosa", prosigue Sorogoyen. "Lo que prima es la historia, pero sí que cuando empezamos a ir hacia allí, Isabel y yo nos miramos y dijimos: ‘Esto va a incomodar’. Lo que queremos es preguntarnos por qué la relación entre ellos está mal. Y hay una intención de intentar contar que estas dos personas juntas se hacen bien. Yo entiendo perfectamente al personaje de Joseba [el marido de Elena, interpretado por Álex Brendemühl] y entiendo perfectamente a los padres, que desconfían de la relación entre Elena y Jean. Pero si lo cuentas desde el punto de vista desde el que lo cuenta ‘Madre’, el espectador empatiza".

Porque 'Madre' se mueve en el terreno ambiguo y pedregoso de sentimientos difícilmente clasificables y fácilmente malinterpretables. "Creo que como cineastas hay que tener esa obligación de poner sobre la mesa los tabús de la sociedad y preguntarse el porqué de esos tabús", continúa. "Si hubiese sido un hombre mayor con una chica joven, la gente lo tiene bastante más aceptado. Aunque también si hubiese sido una chica de dieciséis con un chaval de treinta y nueve también hubiera habido palos, sobre todo a mí".

Nieto y Jules Porier en 'Madre'. (Wanda)
Nieto y Jules Porier en 'Madre'. (Wanda)

Marta Nieto supo desde el momento en el que leyó la primera versión del guión que el de Elena iba a ser un papel de los que cambian las carreras. "Empecé a estudiar francés [el idioma en el que está rodada la mayor parte del film] mucho antes de tener financiación, cuando me dio el guión. Porque sabía que la película la tenía que hacer, aunque no fuese ahora, aunque fuese dentro de años", admite. "Lo leí entusiasmada, pero contenida. Me parecía difícil el experimento de llevarlo por un lugar que no es el convencional. Aunque la primera versión no tiene mucho que ver con lo que ha quedado",

Para la actriz ha sido un viaje difícil y muy entregado. Sólo hay que ver lo frágil y delgada que aparece en pantalla, lo dolorosos que son sus movimientos. "Entender el universo de la desaparición es súper oscuro. Entender qué significa que alguien desaparezca pero que no haya muerto... es un limbo. Y se te ocurren miles de ideas macabras y quieres matar la puta esperanza de que esté vivo. La esperanza se convierte en una tortura", sigue. "Leí mucho respecto al tema y luego visitamos asociaciones de familiares de desaparecidos. Te cuentan su historia y la de los demás, porque hay gente que no sale de casa, que no ha vuelto a rehacer su vida. También hay mucha relación con los tarotistas, con cualquier cosa para paliar la incertidumbre. De entre todas las experiencias que nos contaron había mucha anestesia con el alcohol, con la droga…".

Nieto: "Entender el universo de la desaparición es súper oscuro"

Sorogoyen sabe que su película rompe con muchas de las convenciones y de los esquemas a los que está acostumbrado el espectador. "A mí me pone saber que hemos hecho una peli que no sabemos adónde va, que es especial, que es exigente, que no da lo que promete, sino algo más o mejor. Eso me gusta como espectador. Esas son las películas que yo creo que merecen la pena", defiende. "Pero creo que el espectador de hoy la exigencia la lleva fatal. Esta película no está hecha para el público medio sino para gente a la que le gustan el cine y los retos. No somos espectadores adultos. La sociedad no es adulta. al contrario; cada vez es más infantil".

El viaje de 'Madre' ha sido largo y duro. Tras el estreno, Sorogoyen seguirá con el rodaje de los seis capítulos de 'Antidisturbios'. "Estoy muy contento, porque me gusta la historia y estoy trabajando con la gente que quiero", asegura el director. "Lo acepto como un reto más. La historia me pone. Me gusta rodar. Me gusta contar historias e intento contar buenas historias. Yo siempre pienso como el espectador que soy. En cualquier peli de las que hemos hecho, sin ser rarezas, porque son pelis comerciales, en todas hemos intentado romper un barrera y ofrecer algo nuevo, porque si no me aburriría muchísimo".

Alex Brendemühl y Nieto en otro momento de 'Madre'. (Wanda)
Alex Brendemühl y Nieto en otro momento de 'Madre'. (Wanda)

Por su parte, Nieto se aventura hacia otros roles más allá de la interpretación."Yo no me sentía realizada como actriz. A mí me dio el guión y no podía dejarlo escapar, porque era un personaje para desahogarme. No hay personajes así. Soy consciente de que ha sido un acto de confianza y de AMOR en mayúsculas, porque él ha visto algo en mí que los demás no habían visto y nadie más se había arriesgado a darme esta oportunidad", agradece. "También había una parte muy pequeña que me decía: ‘Marta, como la cagues, la cagas para siempre’. Pero me sentía muy preparada y con muchas ganas de enfrentarme a algo así. De hecho no pienso moverme de aquí, no pienso dar un paso atrás. Yo ya quiero personajes así. Hasta el punto de que estoy escribiendo mi peli".

"La Academia de cine ofrece unas residencias", explica. "Se presentaron mil proyectos y cogieron quince. Tengo nueve meses para desarrollarla y estoy documentándome ahora y muy feliz. Es como un hijo. Me flipa. No sé si la voy a dirigir o no, porque yo quiero lo mejor para la peli. Me he pasado treinta y siete años esperando a que me diesen la oportunidad de hacer algo valioso, pero también hay algo que tiene que ver con la responsabilidad de saber bien lo que quiero hacer. Me siento capaz, me siento poderosa, y si vienen proyectos de gente que confíe en mí genial, pero no me voy a quedar esperando. Mi creatividad es mucho más grande. Ahora mismo considero que no hay un techo".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios