realización personal

Tú también podrías ser como Adolf: la vida de Hitler, contada por un 'coach'

Bienvenidos a la sección 'coach' de psicología positiva de El Confidencial. Hoy: cómo un muchacho frágil y marginado logró conquistar Europa

Foto: Hitler junto a la niña judía, Rosa Nienau, durante la celebración del cumpleaños de ambos en Berghof, el 20 de abril de 1933. (EFE)
Hitler junto a la niña judía, Rosa Nienau, durante la celebración del cumpleaños de ambos en Berghof, el 20 de abril de 1933. (EFE)

Hoy os traemos una historia de superación inspiradora. Nos ayudará a maximizar esa potencialidad que llevamos dentro y que a veces nos cuesta tanto encontrar. Nos recordará que no existe barrera suficientemente alta si tenemos claros nuestros objetivos y ponemos todos los medios para optimizarlos. Su protagonista, Adolf Hitler, se enfrentó a problemas difíciles, pero no dejó que nadie dominara su voluntad. Bienvenidos a la sección coach de psicología positiva de El Confidencial. Hoy: cómo un muchacho frágil y marginado logró conquistar Europa.

La historia comienza en un pueblo de Austria, Braunau am Inn, donde nació nuestro protagonista. Su padre era un funcionario de aduanas que azotaba al pequeño en cuanto este se desviaba del camino establecido. El padre quería que su hijo fuera funcionario de aduanas como él, pero Adolf no podía serlo por la sencilla razón de que no creía en las fronteras establecidas. En realidad, Adolf había nacido para redibujarlas. Y logró hacerlo.

Ninguno de sus profesores hubiera apostado por ello. ¿Sabías que el hombre que logró hacerse con el poder absoluto en Alemania ni siquiera sacaba buenas notas en el colegio? Las calificaciones del pequeño Adolf eran un desastre, tenía problemas de aprendizaje y repitió curso. Pero Adolf creía en sí mismo y no iba a permitir que las malas calificaciones de sus profesores lo descalificasen a él como persona. Para superar el bache, tenía que conocerse a sí mismo.

Adolf hizo la prueba de acceso en la Academia de Arte de Viena y suspendió. Debemos pasar por el fracaso en el camino hacia el éxito

Debemos tener la convicción de que hay valor en nuestros sueños. Sin embargo, nuestros sueños no siempre están claros para nosotros. Encontrar nuestro objetivo es el primer reto. El joven Adolf, por ejemplo, estaba obsesionado en esa época con ser artista. Era una meta equivocada, y aun así consiguió salir de su zona de confort y fue a la academia de arte de Viena, donde le esperaba su segundo fracaso. Hizo la prueba de acceso y suspendió. Debemos pasar por el fracaso en el camino hacia el éxito.

Tomó la decisión de quedarse en la ciudad y tuvo que trabajar muy duro. Acarreaba maletas por unas propinas, despejaba nieve de las calles y fue obrero de construcción. Mientras tanto se preguntaba cuál era la causa de sus problemas. ¿Por qué no valoraban su talento? ¿Por qué nadie creía en él? Vivir pendientes de la aprobación externa nos impide desarrollar todo nuestro potencial. La dependencia de los demás es un candado en nuestras posibilidades de autorrealización y crecimiento personal.

En los malos momentos, hemos de analizar a los demás y detectar a las personas tóxicas para nuestro desarrollo. Durante su estancia en Viena, Adolf identificó a las suyas, y desde ese momento se mantuvo alejado de ellas. No era fácil: la gente más tóxica para Adolf estaba en todas partes en aquella época. Además, muchas de esas personas tóxicas tenían dinero y poder. Si finalmente logró todos sus objetivos, fue porque tuvo claro que había que apartar a la gente tóxica de su camino. Adolf se marcó unos objetivos y los ordenó mentalmente.

A la izquierda, Alfred Rosenberg junto a Adolf Hitler y Friedrich Weber, durante el Putsch de Múnich, en noviembre de 1923
A la izquierda, Alfred Rosenberg junto a Adolf Hitler y Friedrich Weber, durante el Putsch de Múnich, en noviembre de 1923

Cuando llegó la Primera Guerra Mundial, él se presentó voluntario. Descubrió que la vida militar y el patriotismo le apasionaban más que la pintura y el dibujo. Sin embargo, tampoco allí le aceptaban. Los altos mandos militares lo declararon "histérico", "psicótico" e "inútil para el mando". Pero como dice Robert Kiyosaki, debemos comenzar en pequeño y soñar en grande: "recuerda que tú eres la única persona que determina los pensamientos que quieres creer sobre ti mismo".

Tras la guerra, Adolf sufrió una profunda depresión producida por la derrota de su país. Fue entonces cuando descubrió que su auténtica vocación no era el arte, ni la carrera militar, sino la política. Pese a que no se le daba bien estar con los demás, se aplicó para penetrar en los círculos políticos de Alemania. Superó sus complejos y gracias a ello fue cobrando más y más protagonismo. Había renovado su mirada interior y se proyectó hacia lo que quería ser. Se había convertido por fin en el protagonista de su propia vida y no permitió que nadie le apartase de su potencialidad.

Los triunfadores no son necesariamente los que poseen más información o más conocimientos, sino los que utilizan toda su información y conocimientos con inteligencia para conducirlos a un fin. En la cárcel, Adolf escribió su propio libro de superación personal, 'Mi lucha', que se convirtió en un 'best-seller'. La escritura fue una forma de conocerse a sí mismo: a veces el papel y el lápiz pueden ser nuestro mejor doctor.

¿Cómo es que un pintor frustrado, lleno de complejos, logró tanto éxito tras una historia de fracasos personales?

Desde ese momento supo rodearse de buenos profesionales (entre ellos el primer coach de masas) que le ayudaron a canalizar su potencialidad. Aprendió a mostrar su mejor cara ante los demás. Pronunció discursos motivacionales capaces de conmover al gran público que le ayudaron a que los demás compartieran sus objetivos. ¿Cómo lo hizo? ¿Cómo es que un pintor frustrado, lleno de complejos, logró tanto éxito tras una historia de fracasos personales? ¿Cómo pudo derribar todas las fronteras gracias a su Proyecto de Realización Personal? Estos son los cuatro pasos de psicología positiva que han aparecido en la historia de Adolf:

  1. Tu voluntad es fundamental para tu desarrollo: tienes que visualizar tu propia voluntad.

  2. No dejes que ninguna persona tóxica ejerza influencia sobre ti. Apártalos de tu camino.

  3. Cree en tus posibilidades. Sueña a lo grande. Los límites no existen para ti.

  4. Cultiva relaciones positivas. Que la gente que te rodea crea en ti tanto o más que tú mismo.

Ahora que has escuchado esta historia de superación, compara tu vida con la de nuestro protagonista y hazte unas sencillas preguntas. El objetivo de Adolf era dominar Europa, ¿cuál es tu objetivo? La gente tóxica de Adolf eran judíos, comunistas, gitanos, homosexuales, ¿cuál es tu gente tóxica? Las dificultades que encontraba Adolf para realizarse eran sus complejos y la situación política, ¿cuáles son las tuyas? La zona de confort de Adolf era la sociedad burguesa y decadente, ¿cuál es la tuya?

Si escuchas tu voz interior, anulas a tu gente tóxica, encuentras tu propio camino y luchas por él con todos tus medios, sin importarte lo que piensen los demás ni ceder a la dependencia emocional, tú también podrás ser como Adolf.

(Artículo confeccionado con frases literales extraídas de varios libros y artículos de motivación personal).

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios