Durante la II Guerra Mundial

Cuando Londres planeó atacar Canarias como 'castigo' por ayudar a los nazis en 1941

Todo estaba cuidadosamente planeado: los explosivos, el entrenamiento intensivo de los comandos polacos que iban a ejecutar el sabotaje y los puntos de acceso al puerto de La Luz

Foto: Imagen tomada por el empresario austro-alemán Oskar Walter Jablonisky de un buque de la Armada alemana atracado en el puerto de La Luz en 1935. (EFE)
Imagen tomada por el empresario austro-alemán Oskar Walter Jablonisky de un buque de la Armada alemana atracado en el puerto de La Luz en 1935. (EFE)

Hartos de que los nazis abastecieran sus submarinos en Gran Canaria durante la II Guerra Mundial con la complicidad del régimen de Franco, los servicios secretos británicos estuvieron a punto de desatar en 1941 sobre el puerto de La Luz una operación de sabotaje de proporciones sin precedentes hasta esa fecha, cuyos detalles salen ahora a la luz.

En julio de 1941, siete marineros del Este esperan en Escocia para enrolarse en el mercante Empire Simba con rumbo a Freetown, la capital de Sierra Leona, por entonces colonia británica. En realidad, se trata de agentes polacos del SOE (el Mando británico de Operaciones Especiales) instruidos en el manejo de los explosivos más avanzados de la época y su misión es hundir el misterioso Culebra y, a ser posible, media docena de buques más.

Deben simular que se ven obligados a hacer escala en Las Palmas de Gran Canaria para reparar una avería en las máquinas, aprovechar su estancia para colocar disimuladamente las recién inventadas bombas lapa en el casco de siete cargueros (tres alemanes, tres italianos y uno danés) y secuestrar otro buque para salir de allí huyendo hacia Inglaterra tan rápido como sea posible.

Entre los siete buques que deben hundir en los muelles ha de estar el Culebra, el nombre en código que recibe el barco que lleva meses abasteciendo de combustible, víveres y posiblemente torpedos a las máquinas de guerra más temidas por las armadas aliadas que libran en ese momento la Batalla del Atlántico: los U-Boote.

Debían simular que tenían que hacer escala en Las Palmas para reparar una avería y así colocar bombas lapa en el casco de siete cargueros

Los espías de Londres llevan tiempo tras su pista, pero es ahora cuando han interceptado unos mensajes cifrados que corroboran que el barco que abastece a los submarinos en el puerto de La Luz con la complicidad de los gerifaltes del régimen del general Franco es el Corrientes, un vapor convertido en secreto en una gasolinera flotante para la flota de U-Boote. Gracias a una importante familia de comerciantes británicos asentada en Las Palmas, los Miller, tienen ya todos los detalles clave de sus movimientos.

Se trata de una operación real, un golpe de mano concebido por los servicios secretos del Reino Unido bajo el nombre en clave de Warden cuyos detalles revela ahora al completo en la revista 'Intelligence and National Security' la investigadora de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) Marta García-Cabrera, a través de expedientes conservados en los archivos nacionales del Reino Unido. Warden, subraya esta investigadora, no es una operación más.

Imagen tomada por los Servicios Secretos del Reino Unido de un crucero español en La Luz. (EFE)
Imagen tomada por los Servicios Secretos del Reino Unido de un crucero español en La Luz. (EFE)

Tiene muchos detalles que lo convierten en un plan especialmente relevante, en un momento en que Londres teme que la España franquista entre en la guerra como aliada de las potencias del Eje (que en aquel momento han ocupado casi toda Europa), le arrebate Gibraltar (con lo que ello implicaría para su superioridad naval) y decante los acontecimientos a favor —aún más— de Berlín.

Warden es el primer sabotaje que el SOE planea contra objetivos en España (aunque antes se ejecutará otro golpe en el puerto de Santa Isabel, en Fernando Poo, Guinea Ecuatorial). Todo estaba cuidadosamente planeado: los explosivos (cargas de profundidad Mark VII de 135 kilos, con detonadores retardados de hasta 36 horas), el entrenamiento intensivo de los comandos polacos que iban a ejecutar el sabotaje, el oficial al mando del grupo (el teniente Jan Buckowski), los puntos de la costa de Las Palmas desde los que se podía llegar fácilmente a nado hasta el Corrientes, e incluso el barco danés a secuestrar, el Slesvig.

Warden es el primer sabotaje que el SOE planea contra objetivos en España, aunque antes se ejecutó otro en Fernando Poo, Guinea Ecuatorial

Era "una de mayores y más espectaculares operaciones de sabotaje jamás perpetradas", como la definen sus propios responsables en el expediente que se conserva en los archivos nacionales de Londres. Pero nunca se llevó a cabo y García-Cabrera apunta dos explicaciones: la primera consiste en que el curso de los acontecimientos superó a Warden y, ante el temor a perder Gibraltar, los británicos planearon la invasión completa de Gran Canaria para utilizar el puerto de La Luz como su base en el Atlántico.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios