EL GRAN PELIGRO SON LOS TIBURONES DE LA ZONA

Hallan un barco hundido hace dos siglos con un botín de 15 millones de euros

Un barco que se dirigía a Carolina del Sur recibió el impacto de otra nave y acabó en el fondo del mar: ahora, una expedición tratará de recuperar el tesoro hundido

Foto: Uno de los expertos de Blue Water Ventures, recogiendo algunas monedas encontradas.
Uno de los expertos de Blue Water Ventures, recogiendo algunas monedas encontradas.

Dos siglos después, un impresionante tesoro escondido en el fondo del mar puede, por fin, ver la luz. Todo ocurrió en 1840, cuando el North Carolina recibió un impacto de otro barco en mitad de la noche, provocando que en poco menos de 10 minutos terminara hundido. Parecía un simple barco de pasajeros, pero en realidad también era un correo del Gobierno norteamericano con una importante carga económica a bordo. Ahora, tratan de descubrir sus secretos.

Sucedió el 24 de julio de 1840. Este barco se dirigía hacia Carolina del Sur en mitad de la noche, pero lo que ni por asomo podían imaginar sus tripulantes era que en su misma trayectoria se cruzaría con el Gobernador Dudley. Ambos barcos viajaban a una velocidad de 10 nudos y, cuando se encontraron, ninguna de las maniobras que llevaron a cabo sendas naves evitó el desastre: el impacto del segundo barco provocó que el North Carolina casi se partiera al instante.

El capitán pronto fue consciente de los graves daños sufridos, por lo que decidió evacuar a toda velocidad a su pasaje en dirección al Gobernador Dudley. Tan rápida fue la decisión que poco o nada pudieron hacer para salvar el cargamento, que fue a parar al fondo del mar. Desde entonces, un tesoro valorado en unos 15 millones de euros reposa a poco menos de 30 kilómetros de la costa de Carolina del Sur (EEUU). Y ahora, una empresa busca rescatarlo.

No fue hasta finales de la década de los noventa cuando la compañía Marex trató de recuperar el tesoro. Tras varios días de duro trabajo, 'solo' consiguieron hacerse con una pequeña parte del tesoro, valorada aproximadamente en unos 650.000 euros. La mayor parte se trataba de monedas de oro, muy poco comunes pero en gran estado de conservación, que pudieron extraerse de las capas más superficiales. Pero el resto no se pudo conseguir extraer.

Y es que la expedición se encontró con varios problemas: el primero, que los restos del barco se encontraban a más de 20 metros de profundidad y en una zona con muy pobres condiciones de visibilidad. Pero no era el principal escollo, pues el gran peligro radica en que se trata de una zona anegada de tiburones, por lo que los trabajos de recuperación se antojaban complicados, más teniendo en cuenta la necesidad de perforar el fondo para conseguir recuperar las partes enterradas.

Ahora, más de 20 años después, la compañía Blue Waters Ventures ha decidido recoger el guante y retomar la búsqueda del tesoro perdido. El valor económico de las piezas podría alcanzar, al cambio actual, unos 15 millones de euros, aunque al tratarse de piezas únicas que estaban perdidas pero que se encuentran en perfecto estado de conservación podrían valer más, dado el alto grado de interés de los coleccionistas por hacerse con ellas.

"No puedo creer todo lo que estamos encontrando. Las monedas parecen casi como si estuvieran recién acuñadas y nos están volviendo locos. Estaban ocultas en cobre y la corriente no las movía de la arena", asegura Keith Webb, presidente de Blue Water Ventures, a la agencia de noticias McClatchy. Un tesoro que puede volver a ver la luz en los próximos días después de casi dos siglos bajo el mar... siempre que los tiburones lo permitan.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios