SALIÓ A LA LUZ DURANTE EL PASADO VERANO

En peligro el misterioso Stonenhenge español escondido bajo el agua

Se trata de un conjunto megalítico situado en Guadalperal, uno de los más antiguos nunca antes descubiertos, sobre el que los expertos valoran ahora qué hacer con él

Foto: El conjunto megalítico de Guadalperal: entre el agua y la tierra. (EFE)
El conjunto megalítico de Guadalperal: entre el agua y la tierra. (EFE)

Una joven pareja decidió acudir al embalse de Valdecañas (Cáceres) para darse un baño. Era la primera vez que acudían este verano y cuál fue su sorpresa al encontrarse con algo diferente con respecto a 2018: en una zona alejada, parecía que asomaban unas piedras por encima del agua. Solo unas semanas más tarde, salía a la luz un conjunto pétreo completo que no muchos conocían: se trataba, ni más ni menos, que del conjunto megalítico de Guadalperal, el Stonhenge español.

La falta de lluvias durante la estación estival provocó que bajara el nivel del agua del embalse, dando lugar a que por primera vez desde hace cientos de años emerja una construcción que tiene entre 5.000 y 7.000 años de antigüedad. De hecho, se considera que este conjunto fue levantado mucho antes que el famoso Stonhenge, una de las grandes maravillas del mundo, pero se encuentra en una encrucijada: ¿hay que protegerlo o contar con recursos hídricos?

Sin duda, poder contar con reservas de agua se antoja como un objetivo fundamental para mantener el bienestar de la región, pero haber 'encontrado' una parte de nuestra historia sumergida bajo el agua ha dado lugar a que los expertos valoren la opción de protegerlo para salvaguardar un patrimonio que es parte de nuestra cultura. Por ello, se ha constituido una comisión de expertos para decidir qué es lo que se debe de hacer en este caso.

Una de las opciones que se barajan es la intermedia entre ambos casos: para que el embalse siga cumpliendo su misión y con el objetivo de preservar el Stonhenge español, algunos expertos creen que la mejor opción es sacar del agua las piedras y volver a colocarlas en un lugar seco y accesible para el público. Así, se evita que queden sepultadas de nuevo por el agua y, además, puede convertirse en motor turístico de la zona. Sin embargo, se perdería el contexto histórico de la zona.

Ahí es donde surge el problema de qué hacer con esta estructura, algo que valorarán una serie de expertos y que será decidido por la Confederación Hidrográfica del Tajo y por el Ministerio de Cultura. "Estamos hablando de uno de los primeros ejemplares de este tipo de arquitectura, uno de los más antiguos del mundo. Es la primera vez que el conjunto ha quedado totalmente al descubierto y en suelo accesible", afirma Ángel Castaño, presidente de la Asociación Cultural 'Raíces de Peraleda'.

Este conjunto megalítico fue descubierto por el arqueólogo alemán Hugo Obermaier, quien lo excavó entre el año 1925 y 1927. Por aquel entonces, consiguió levantar el túmulo de arena que lo sepultaba, dejando todo el conjunto megalítico al aire libre. En dicho trabajo, el experto germano también pudo descubrir una serie de sepulturas en torno al monumento, lo que podría indicar su lugar ceremonial y sagrado, siguiendo el mismo estilo de Stonhenge.

La primera decisión que se ha llevado al respecto ha sido proteger el sitio con sacos de arena, para dotar de la estabilidad necesaria a este conjunto de piedras. Los expertos avisan que el gran problema al que se enfrenta esta estructura megalítica es emerger de manera habitual, pues complicaría su conservación. Ahora, queda por ver qué decisiones toman las autoridades y cómo consiguen dar el peso que merece a uno de los monumentos más antiguos del mundo.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios