SEGÚN EL GRUPO, NO LES INFORMARON DEBIDAMENTE

SFDK amenaza con acciones legales al BioRitme por intentar "manchar su imagen"

En un comunicado, alegan que el BioRitme les comunicó la "formación de género" apenas diez o veinte minutos antes de salir al escenario

Foto: Acción Sánchez y Zatu Rey, miembros de SFDK (EFE)
Acción Sánchez y Zatu Rey, miembros de SFDK (EFE)

El grupo de rap SFDK se ha pronunciado sobre la polémica surgida a raíz de su actuación el pasado 23 de agosto en el Festival de música BioRitme, que se celebra en Vilanova de Sau, Barcelona. Después de que la organización del festival publicase un nuevo comunicado en el que lamenta "el sensacionalismo" con el que, a su juicio, se ha tratado la supuesta negación de SFDK a realizar la "formación de género" que les pedían desde BioRitme, la banda ha querido dar su versión del asunto a través de su perfil oficial de Twitter.

En el comunicado, dada la "injusta situación" en la que consideran que se han visto envueltos, Zatu Rey y Acción Sánchez aclaran que el contrato que mantenían con BioRitme no incluía clásula alguna de formación al respecto del protocolo contra las agresiones machistas del festival, una medida que, según el primer comunicado de BioRitme, se había pactado con los artistas. "El contrato firmado desde hace meses es el que nosotros le facilitamos al festival con nuestras cláusulas, que usamos para todo tipo de contrataciones", explican SFDK en su publicación en redes, argumetando que no estaban obligados por contrato a ningún curso o formación antes de subirse al escenario.

"Ni se mencionó ni se incorporó por parte del festival ninguna cláusula y/o anexo que hiciera alusión al protocolo de la comisión de género", añade el escrito, en contraposición con la versión de la historia que había ofrecido la organización. Además del comunicado, Rey también se ha expresado personalmente por medio de su perfil en la misma red social, destacando desde el principio "la vergüenza" que le daba este asunto. Ha señalado la incomodidad que le produjo cómo se intentó tratar, por parte de la organización, la denuncia de una asistente en el punto lila, que "expresó su malestar, solicitó encontrarse con los miembros del grupo para comunicarles los hechos y trasladarles la necesidad de la formación previa", tal y como ha hecho público por parte del festival. Por lo que Zatu Rey opina que, con el comunicado, el BioRitme "ha intentado manchar la imagen" de SFDK.

El grupo alega que en las semanas previas a su 'show', BioRitme les envío un enlace informativo de su protocolo de actuación contra posibles manifestaciones de violencia machista que puedan darse durante la celebración del evento musical. El mismo documento también figuraba, de forma impresa, en los camerinos del recinto, para que el equipo técnico pudiese estar al tanto de estas medidas a su llegada al festival. Sin embargo, según la versión de SFDK, se les informó de la charla de prevención de actuaciones machistas tan sólo minutos antes de su salida al escenario, por lo que habrían informado a la comisión de género que no les parecía "apropiado" atender dicha formación justo antes de actuar.

"Yo escucho a la gente, pero que diez o veinte minutos antes, como me informaron el mismo día, pues no es bienvenida", explica Zatu en la primera parte de su vídeo en referencia a la charla. "Cualquier profesional que se precie, de cualquier gremio, diez minutos antes de ir a realizar un trabajo y más cuando hay miles de personas mirando, está ajustando las herramientas y asegurándose de que todo salga bien. No se tiene la cabeza en otra cosa".

[El punto lila y el veto de SFDK]

"La comisión de género se negó en todo momento a aclararnos cuál fue el comentario o la letra que hirió la sensibilidad de esta persona y también se negó a establecer un diálogo con nuestro 'Tour Manager, que es el representante de la banda en estos casos", reza el escrito de SDFK al respecto de la asistente que acudió al punto lila del BioRitme. Según SDFK, la comisión del festival que trabaja por la perspectiva de género y la erradicación de la violencia machista en el evento sólo les permitía que se hablase del asunto con los artistas.

En el segundo manifiesto de la organización, hacen hincapié en que el objetivo de BioRitme no es ningún caso "iniciar una confrontación con el grupo ni con personas cercanas". Asimismo, argumentan que el compromiso del festival con este tipo de actuaciones parte de la asunción de que "todo aquel que se sube encima de un escenario tiene un privilegio y una responsabilidad, y por lo tanto tiene que ser consecuente con ésta". En su publicación de Facebook resaltan además que trabajan por "generar un espacio de seguridad para todas aquellas personas" que acuden al festival y dan por cerrado el asunto, esperando que esta situación "desagradable" ayude a visibilizar las cuestiones de género y el feminismo en el debate público.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios