buscan a sus familiares

Una vida en dos maletas: aparece el equipaje escondido de un bailarín de los años 60

Durante la reforma de un piso en el centro de Madrid, una pareja encontró un hueco en el techo. Allí se escondía el equipaje de Hurtado de Córdoba, un bailarín de talla internacional

Foto: Un cartel y una de las maletas encontradas del bailarín. (Ana Ramírez)
Un cartel y una de las maletas encontradas del bailarín. (Ana Ramírez)

"Es como si alguien hubiera metido toda su vida en dos maletas y las hubiera dejado aquí". Durante la reforma de un piso en el centro de Madrid, Alba y Brian encontraron un falso techo, un hueco tras la pared. Allí esperaban dos maletas de piel de los años 60, que "pesan un quintal". En su interior, fotografías, carteles, anotaciones, partituras, castañuelas, documentación, nóminas… Y un nombre que se repite en todos los papeles: Narciso Hurtado de Córdoba.

"Dan ganas de conocer quién era, hemos estado investigando un poco sobre él", cuenta Alba mientras enseña un acta notarial de hace 60 años. Hurtado de Córdoba fue uno de los bailarines de danza española y flamenco más exitosos de su tiempo. Pero no queda rastro de él. Una búsqueda rápida en las hemerotecas arroja pocos resultados: algunas crónicas que se refieren al "magnífico ballet de Hurtado de Córdoba" o "al soberbio bailarín". Su compañía de ballet llegó a actuar en Nueva York, París y Buenos Aires. Bailó en una de las películas de 'La pantera rosa', en España conocida como 'El nuevo caso del inspector Clouseau' (1964), dirigida por Blake Edwards.

Las dos maletas encontradas de Hurtado de Córdoba. (Ana Ramírez)
Las dos maletas encontradas de Hurtado de Córdoba. (Ana Ramírez)

Los objetos de su vida, castañuelas, cinta o costurero, fueron encontrados por casualidad. De no ser por esta pareja madrileña, el legado de Hurtado de Córdoba podría haber acabado en la basura. "Nadie se interesó por el material. No sé qué hubiera pasado si nosotros no las hubiéramos recogido… Pensamos: 'Pero ¿cómo vamos a tirar esto?'. Encontramos fotografías suyas en Ebay que se vendían por 17 dólares. Esto es un tesoro. No queremos lucrarnos, pero sí dejarlas en buenas manos: historiadores, familiares… Alguien que quiera todo esto. Da mucha pena", comenta Alba.

Un cuaderno manuscrito del bailarín. (Ana Ramírez)
Un cuaderno manuscrito del bailarín. (Ana Ramírez)

Nadie ha escrito una historia de la danza en España. Los investigadores de este ámbito trabajan a ciegas. Las maletas de Hurtado de Córdoba están repletas de documentación, dedicatorias de otros artistas, carteles de funciones e incluso un manuscrito de lo que parece un ensayo sobre el ballet. Gracias a un reportaje en Telemadrid, la historiadora e investigadora Ana Isabel Elvira Esteban se puso en contacto con la pareja: "Vi la noticia por casualidad. Mi marido me preguntó si conocía a Hurtado de Córdoba. El nombre me sonaba, lo había escuchado antes, pero no sabía mucho sobre él", cuenta a El Confidencial. "Hay muchísimo por hacer, y estoy segura de que el legado de otros grandes bailarines de la época acabó en la basura. Me puse en contacto con ellos en cuanto pude. Quiero evitar que las maletas se tiren. Si nadie las quiere, que al menos acaben en buenas manos. Me daría mucha pena que se perdiera este tesoro".

Ana Isabel Elvira, socia fundadora de la Asociación Española Danza más Investigación, explica que, con la promulgación de la LOGSE, la investigación en Danza dio sus primeros pasos. "Con las primeras promociones del grado superior de Danza, aparecieron estudiantes españoles interesados por la investigación o el itinerario académico. Fuimos pocos al principio, ahora se ha desarrollado más, pero la labor que queda es inmensa. Como la danza no pertenece al ámbito universitario, ha quedado un poco abandonada. Antes decías que eras bailarín y te miraban como si fueras poco menos que un titiritero… Por eso hay figuras españolas que fueron muy conocidas y que terminaron por desaparecer, como Hurtado de Córdoba. Estas maletas son muy importantes, nos pueden dar muchos datos desconocidos hasta ahora".

Una partitura de la compañía de ballet de Hurtado de Córdoba. (Ana Ramírez)
Una partitura de la compañía de ballet de Hurtado de Córdoba. (Ana Ramírez)

La investigadora Luisa Algar Pérez-Castilla comparte esta opinión, y la resume en una metáfora: "Lo que conocemos de la danza que se desarrolló en España es como una gran urbanización: hay unas pocas casas, pero quedan miles de parcelas por construir". Algar no conocía el descubrimiento de estas maletas hasta la llamada de este periódico: "¡No me digas! Esto es un gran tesoro, lo importante es que queden en buenas manos porque es nuestra historia, da igual cuáles sean". Dedicó su tesis doctoral a la Danza Española escénica entre las décadas de 1940 y 1960, donde menciona tangencialmente a Hurtado de Córdoba: "Aquella fue una época de eclosión y florecimiento. Todavía está por descubrir. Los ballets modernos de Londres venían a actuar a las salas de fiestas españolas. Era un intercambio increíble". Algunas compañías españolas, como demuestran las maletas de Hurtado de Córdoba, recorrieron los escenarios más importantes del ámbito internacional.

Fotograma de 'El nuevo caso del inspector Clouseau', en el que Hurtado de Córdoba aparece de espaldas
Fotograma de 'El nuevo caso del inspector Clouseau', en el que Hurtado de Córdoba aparece de espaldas

Gracias a la investigadora, este periódico ha podido contactar con el que probablemente sea uno de los últimos testimonios vivos de Hurtado de Córdoba. Pacita Tomás, bailarina y pedagoga de 91 años, trabajó con el dueño de las maletas en el París de los 50: "Formamos pareja en 1948. Fuimos a París, a un local que se llamaba 'La puerta del Sol'. Después estuvimos en Bruselas y volvimos a Francia. Allí, Carmen Amaya debutó en el Teatro de los Campos Elíseos y nos contrató a Hurtado y a mí para acompañarla".

Tomás y Hurtado nunca trabajaron juntos en España. Tras el debut de Carmen Amaya en los Campos Elíseos, el bailarín volvió a Madrid ("me parece que contratado por Manolo Caracol y Lola Flores") y Pacita continuó una gira por los países escandinavos. En 1951, formó su propio grupo de danza y no volvió a ver a Hurtado hasta muchos años después, en Mallorca: "Se retiró y montó una peluquería, si no recuerdo mal. Nos encontramos en El Corte Inglés, de casualidad".

Retrato de Amalia de Isaura en 1909
Retrato de Amalia de Isaura en 1909

"Cuando trabajé con él en París, su pareja era Amalia de Isaura, una actriz estupenda. No sé si se casaron, había mucha diferencia de edad. Hurtado tendría un año más que yo...". Si el bailarín tenía la edad de Pacita Tomás, unos 22 años, De Isaura tenía 62. Cuando falleció, en el año 71, Hurtado de Córdoba fue uno de los firmantes de su esquela de 'ABC'. Pacita Tomás cree que no tuvo hijos, "al menos no con De Isaura".

"Hurtado de Córdoba tenía la ambición de ser alguien grande, grande. Nunca tuvimos ningún problema. Él tenía un espectáculo en Madrid, me vino a buscar y arreglé mi contrato con 'La puerta del Sol' para poder bailar juntos. Después se fue a España y se acabó. Pero siempre quería estar por encima. Si yo ganaba cinco, él quería ganar seis. Tener más, ser más... Nunca peleamos, pero Hurtado era así".

Las maletas que Alba y Brian encontraron guardan programas, recortes de periódico, fotografías dedicadas, frascos y abanicos. También nóminas: "Hay una de 700 dólares a la semana, supongo que para la época no estaba nada mal", opina Alba. La pareja busca a familiares, instituciones o investigadores interesados en recuperar la vida del bailarín. Por suerte, Hurtado de Córdoba dejó hecho el equipaje.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios