DOCUMENTAL EN FILMIN

"Ella creía que era la encarnación femenina de Jesucristo". Así era la secta de 'The Family'

Anne Hamilton-Byrne robó y crió hasta 28 niños en su rancho australiano, donde los preparaba para ser los últimos supervivientes del apocalipsis

Foto: Un fotograma de 'The Family', el documental de Rosie Jones sobre la secta de Anne HAmilton-Byrne. (Filmin)
Un fotograma de 'The Family', el documental de Rosie Jones sobre la secta de Anne HAmilton-Byrne. (Filmin)

La primera pregunta —y la más generalizada— suele ser la de "¿qué tiene esta persona para conseguir seducir y manejar a su antojo a quienes la rodean?". Porque a primera vista, ni Anne Hamilton-Byrne ni Osho ni Charles Manson ni Fred Phelps reflejan una personalidad dominante o extraordinaria más allá de cierta excentricidad. ¿Cómo convencer a un grupo de fieles que uno, un vecino cualquiera, ha recibido el mandato divino? ¿Cómo congregó Charles Manson, un delincuente con ínfulas de estrella del rock, a su familia? ¿Y cómo lo hizo Anne Hamilton-Byrne con la propia? El documental 'The Family', de la directora Rosie Jones y disponible en Filmin, se adentra en la historia de 'La Familia' de Hamilton-Byrne, uno de los casos más polémicos que recuerda Australia, en el que hubo implicados menores de edad, teorías alienígenas y apocalípticas y muchas muchas drogas.

"Ella creía que era la reencarnación femenina de Jesucristo", explica en 'The Family' uno de sus antiguos fieles. A través de material de archivo perteneciente a la Policía de Melbourne —declaraciones grabadas, vídeos caseros, apariciones televisivas—, Jones reconstruye el caso de la secta de Hamilton-Byrne, que operó desde una casa de campo en las proximidades de Melbourne desde la década de los 60 hasta principios de los 90. A diferencia de la Familia de Manson, compuesta por jóvenes hippies desheredados, la de Hamilton-Byrne se compuso de lo más granado de la alta sociedad y de la burguesía del sur de Australia, lo que sirvió para tejer una red de influencias que llegó hasta "las más altas instancias".

Anne Hamilton-Byrne en una foto de archivo. (Filmin)
Anne Hamilton-Byrne en una foto de archivo. (Filmin)

Hamilton-Byrne tenía una misión en la Tierra: seleccionar a los mejores especímenes para que, en el momento en el que tuviese lugar un cataclismo global ineludible —terremoto, inundación, lo que fuere— que provocase la muerte de la mayor parte de los seres humanos, los extraterrestres los salvasen y los devolviesen a la Tierra una vez escampado el temporal, para reconstruir la Humanidad. Eran los años 60 y las drogas se tomaban algo menos que como caramelos y la irrupción del yoga y la moda de las medicinas tradicionales atrajeron a muchos curiosos que buscaban su lugar en el mundo.

De base, la teoría de Hamilton-Byrne era suficientemente inocua y divertida como para preocupar en exceso a las autoridades australianas, que echaron la vista a un lado y dejaron hacer. Pero detrás de las fiestas y las teorías cósmicas risibles, 'La Familia' ocultó una trama de corrupción de menores mucho menos chistosa. La mujer y su marido, Bill, se dedicaron durante años a secuestrar niños recién nacidos de madres solteras o en peligro de exclusión —muchos de ellos con enfermedades mentales y problemas físicos— y educarlos como si fueran hermanos, por un lado, y los elegidos para salvar a la Humanidad por otro. Por eso les tiñó el pelo, les vistió igual a todos y les hizo creer que estaban emparentados. Por eso les entrenó día a día como en un campo militar para prepararlos contra el advenimiento extraterrestre. Y por eso les drogó con LSD para mantenerlos bajo su control. Pero Hamilton-Byrne y su marido no sólo criaron a menores sustraidos, sino que otros miembros de la secta les entregaron a sua propios hijos.

Llegó a haber hasta 28 menores a cargo de Anne Hamilton-Byrne. (Filmin)
Llegó a haber hasta 28 menores a cargo de Anne Hamilton-Byrne. (Filmin)

En 'The Family' hablan algunos de esos 28 niños que pasaron por la casa de Hamilton-Byrne y su marido. La mayoría parecen realmente trastocados por la experiencia y algunos se quiebran al relatar los abusos que sufrían sin que las autoridades reparasen en ellos: privación de sueño y de comida, golpes con cinturones y con palos de púas y amenazas de muerte. Incluso una de las niñas sufrió enanismo a causa del miedo y de un entorno sin empatía ni calor emocional. El documental de Jones comienza la narración en la mañana de agosto de 1987 en la que la policía rescató a los niños de la casa y desmanteló la secta, pero reflexiona sobre algo más atemporal, que es la fascinación que despiertan a su alrededor ciertas personas sobre personalidades que buscan encontrar una familia y un sentimiento de pertenencia a algún lugar o grupo.

Pero el documental también reflexiona sobre las dinámicas de poder-abuso que existieron entre los adultos que se unieron voluntariamente a la secta pero que acabaron viendo cómo se les privaba de cualquier tipo de libre albedrío. Hamilton-Byrne decidía quién se casaba y quién se divorciaba con quién, quién tenía hijos, quién ingresaba en un manicomio y quién entraba en el grupo dominante de su secta. Sorprende el dominio de la imagen de la mujer, que incluso cuando ya se ha desvelado el entramado y las autoridades la buscan, se muestra seductora y atemperada, sin perder la sonrisa ni el tono amable.

Otra imagen de Anne Hamilton-Byrne. (Filmin)
Otra imagen de Anne Hamilton-Byrne. (Filmin)

Este documental entronca con 'Wild Wild Country', la serie de Netflix sobre el gurú Osho, pero también con 'Leaving Neverland' y el custionamiento de las actitudes de la sociedad frente a personalidades poderosas o carismáticas que pueden abusar de sus víctimas e infringir las leyes porque, en cierta manera, la propia sociedad se lo permite gracias a la cultura de la apariencia de éxito y poder. Porque nuestra autocomplacencia nos lleva a pensar que nosotros núnca caeríamos en las redes de una secta, que no es si no guiarse por una fe ciega, reafirmar un sentimiento de pertenencia y dejarse de cuestionar hasta los aspectos más controvertibles de la existencia.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios