Acusaciones de acoso sexual

¿Va a acabar el 'Me Too' con Plácido Domingo? Pronóstico reservado

En EEUU la reacción a las acusaciones de acoso contra Plácido Domingo ha sido fulminante, pero el cantante no es Harvey Weinstein

Foto: El tenor Plácido Domingo, en una imagen de archivo. (Reuters)
El tenor Plácido Domingo, en una imagen de archivo. (Reuters)

Tras el escándalo y los detalles escabrosos llega la pregunta. ¿Qué va a pasar ahora con Plácido Domingo? ¿Existe la posibilidad remota de que su carrera no sucumba a las acusaciones de acoso sexual que el lunes caían como una bomba en la forma de un artículo de Associated Press? Sería la primera vez, desde que surgió el movimiento que se engloba bajo la frase 'Me too' y que comenzó con las acusaciones contra el productor de cine Harvey Weinstein en 2017, que el acusado no resulte castigado con la marginación profesional y la condena pública casi unánime.

En EEUU, el caso de Domingo sigue de momento un curso similar al de otros anteriores. Las compañías que tenían la actuación de Domingo apalabrada para los próximos meses han cancelado inmediatamente. Cortar lazos es siempre el primer paso. Limitar daños, separarse de la persona afectada. Philadelphia y San Francisco. En cambio, la Opera, el "hogar" de Domingo, su director, no le ha despedido fulminantemente. Ha comprado tiempo encargando una investigación externa. Y el Met de Nueva York esperará el resultado de la investigación, al igual que hizo con su anterior director de orquesta, James Levine, finalmente despedido cuando aquella investigación confirmó las acusaciones que se realizaron contra él el año pasado.

Sería la primera vez, desde que surgió el 'Me too' que el acusado no resulte castigado con la marginación profesional y la condena pública

En su comunicado, además de afirmar tomarse "estas acusaciones de acoso sexual y abuso de poder muy en serio", el equipo del Met añade: "Debemos tener en cuenta de todas maneras que, durante su carrera como artista invitado en el Met, el señor Domingo nunca ha tenido un cargo desde el que pudiera ejercer influencia en las decisiones de casting de ningún otro artista". Una precisión relevante, ya que la acusación de abuso de poder es la que mayor dimensión tiene de las que le hacen. No es lo mismo ser un pesado y un sobón que arruinar la carrera de quien te rechaza.

En Europa la respuesta ha sido bastante diferente. El Teatro Real de Madrid anunció el viernes que mantenía la cita del barítono para La Traviata en mayo y julio de 2020, y reiteraba “su admiración y reconocimiento grandes por todo lo que representa su extraordinaria carrera para la lírica española e internacional, y por su ejemplar trayectoria en esta institución”. Se une a la dirección del Festival de Salzburgo que ya el mismo martes anunciaba que mantenía la actuación de Domingo, planeada para finales de este mes. Son muchas las voces del mundo de la ópera ya han mostrado en público su apoyo a Domingo e incluso su incredulidad respecto de las acusaciones. Entre los nombres más conocidos están Teresa Berganza, Ahinoa Arteta, Davinia Rodriguez, Pilar Jurado, Sonya Yoncheva, Olga Peretyatko, Javier Camarena, y Arturo Chacón Cruz.

Las demás compañías de ópera en las que tenía previsto actuar en los próximos meses (los calendarios de estrellas de la talla de Domingo están cerrados con más de un año de antelación) o bien mantienen las citas, como Covent Garden, la Sacala y Zúrich (“No vemos de momento razones para tomar otro tipo de medidas de acuerdo con lo que se sabe de momento”), o bien esperarán a saber si hay más datos o novedades en el caso, como Viena, o bien guardan de momento, silencio, como es el caso de Múnich y Berlín.

Resulta difícil prever el futuro del cantante ni siquiera a la luz de ejemplos anteriores del 'Me too'. Domingo es una figura sin precedentes en el ámbito del movimiento, probablemente la de mayor altura hasta la fecha. En primer lugar, se puede argüir que su fama es más global, no solo en el aspecto geográfico. Su nombre es conocido en más lugares y en más ambientes que el de otros denunciados.

Además, en las postrimerías de una carrera longeva y plagada de éxitos, es una figura querida y respetada, que despierta en sus colegas más cariño que celos, aunque algunos expertos puedan considerar en privado que quizá debería haberse retirado hace unos años. En resumen, es un "dios" (como lo describe una de sus acusadoras, la cantante retirada Patricia Wulf) lejos de la imagen de déspota egocéntrico.

El tenor tiene más popularidad y apoyos más leales que otras figuras caídas del 'Me too'

Tampoco es un productor de cine despótico y odiado en Hollywood. No es un rapero abusador. Y no es un violador en serie como Bill Cosby. Tiene más popularidad y apoyos más leales que otras figuras caídas del 'Me too'. "Ningún otro cantante ha hecho más para ayudar las carreras de los talentos emergentes, tanto en la Ópera como en otros sitios, gracias a su concurso anual Operalia. Es mucho más habitual ver a Domingo no persiguiendo mujeres, sino perseguido por ellas"; escribía el miércoles el crítico de música del 'LA Times', Mark Swed. Domingo se mueve con facilidad en teatros y en estadios, entre orquestas y entre músicos pop o folk, y su fama trasciende el ámbito reducido y tradicionalmente elitista de la ópera.

El año pasado el movimiento 'Me too' removió también el mundo de la música clásica, con tres despidos fulminantes de tres directores de orquesta. El del Met de Nueva York, James Levine, después de una investigación interna en la que quedó probado que su conducta había sido "sexualmente acosadora y abusiva". Otros dos "caían" en Europa: el de la Filarmónica de Londres, Charles Dutoit, tras ser denunciado por varias mujeres por agresión sexual, y Daniele Gatti, de la Orquesta del Concertgebouw en La Haya, tras un artículo en el 'Washington Post' en el que dos cantantes le acusaban de agredirlas sexualmente. En los tres casos, las acusaciones incluían agresión o abuso además de acoso, cosa que de momento parece no estar presente en el caso de Domingo.

Más denuncias

Cabe esperar que más mujeres se sumen a las acusaciones publicadas en 'Associated Press', como ha sucedido en otros casos, alentadas por el ejemplo de las que ahora le denuncian. Aunque no le acusa de acoso, una mezzo soprano estadounidense, Cynthia Weinman, ya ha declarado al 'Washington Post' que Domingo dejaba mucho que desear cuando lo conoció, durante su paso por el programa para jóvenes talentos de la Ópera de Washington.

"Él era el ejemplo a seguir para todos los demás. Todos sabíamos, incluida su mujer, que mantenía una relación con una mujer mucho más joven, del equipo; y nadie decía nada. Simplemente creaba un ambiente en el que ese tipo de cosas eran aceptables". Weinman fue becada entre los años 2008 y 2010 y propone que el nombre del Domingo desaparezca de la beca (el Domingo-Cafritz Young Artist Program). Los responsables actuales se han apresurado a destacar que el barítono rompió lazos profesionales con el programa y la compañía en 2011.

¿Existe la posibilidad de que la carrera de Plácido Domingo no sucumba a las acusaciones de acoso sexual? La respuesta sigue abierta.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
55 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios