FUNDAMENTAL LUCHAR CON LOS 'OJOS DEL CORAZÓN'

Las 'Doce reglas de la espada', los recién descubiertos mandamientos del samurái

Eric Sahan, el experto responsable de la traducción de un texto del siglo XVII que acaba de ser traducido, cuenta cómo el mítico Ito Ittosai consiguió convertirse en toda una leyenda

Foto: Las 'Doce reglas de la espada', los recién descubiertos mandamientos del samurái. (EFE)
Las 'Doce reglas de la espada', los recién descubiertos mandamientos del samurái. (EFE)

"Para ser un buen samurái, no debes de mirar a tu oponente con los ojos, sino que debes hacerlo con tu espíritu. Si miras con tus ojos, puedes distraerte. Sin embargo, al mirar con tu mente siempre permaneces concentrado": esta es una de las 'Doce reglas de la espada', un escrito del siglo XVII que acaba de ser traducido y en el que se explican las reglas que los grandes luchadores japoneses tenían que conocer para dominar el arte de la guerra.

Según han podido descifrar los expertos que se han encargado de llevar a cabo la traducción del texto, se trata de un escrito en el que aparecen los 12 preceptos del gran samurái, contados por uno de los grandes luchadores de todos los tiempos: Ito Ittosai. Este gran guerrero no perdió nunca una pelea, ganando 33 duelos directos contra rivales gracias a su experiencia con la espada. Incluso los registros hablan de que falleció a los 90 años mientras seguía transmitiendo sus enseñanzas.

De hecho, el documento es una transcripción de sus enseñanzas. Según confirma Eric Sahan, el experto responsable de la traducción, Ito Ittosai nunca plasmó sus doce reglas por escrito, sino que se las comunicaba a sus discípulos de manera oral para que estos aprendieran los preceptos que todo buen guerrero debía de conocer para dominar el arte de la espada. Por ello, todo apunta a que fue uno de sus alumnos el que se encargó de dejarlos por escrito.

El texto cuenta las doce normas que todo samurái debe de seguir para luchar, además de dos oraciones mágicas que debía de recitar a diario para conseguir reforzar su espíritu y su mente. Y, entre ellas, la que más destaca tiene que ver con la manera de afrontar una pelea contra un rival: la mirada es el menos importante de los sentidos, pues el enemigo no tiene que ser observado con el sentido de la vista, sino con los 'Ojos del corazón', que es como se llama la regla.

Otra de las reglas habla de seguir el 'Corazón del zorro', la intuición que debe de tener un luchador. Esta norma afirma que hay que ser sospechoso y cauteloso por naturaleza, pero no en exceso, pues puede acabar con una distracción fatal. El 'Pino al viento', otra de las normas, afirma que en una pelea no hay que tener ritmo, para evitar ser previsible. 'Reducir', otro de los preceptos, avisa de la necesidad de reaccionar en menos de una fracción de segundo.

El hecho de que los samuráis llegaran a controlar estas doce reglas los convertía prácticamente en guerreros invencibles. Cualquier persona que viviera en Japón en el siglo XVII y observará las oraciones de uno de estos luchadores míticos y cómo eran capaces de interpretar los combates podrían pensar que tenían poderes sobrenaturales y que era imposible acabar con ellos, pero nada más lejos de la realidad: eso sí, gozaban de una fuerza mental innata.

Y es que según se desprende de las 'Doce reglas de la espada', la mayor capacidad de la que disfrutaban estos temibles guerreros no eran sus brillantes habilidades con las armas, sino con el poder que otorgaban a su cuerpo para que esté consiguiera moverse mucho antes de que su mente se lo 'ordenara', en una intuitiva acción mecánica completamente arraigada en su ser. Y, para ello, era fundamental poder adivinar lo que ocurría con los 'Ojos del corazón'.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios