ENTREVISTA A TOMASITO

Tomasito: "Si El Cigala va al FIB, ¿por qué no el Niño de Elche a un festival flamenco?"

Es un habitual de los conciertos de Joe Crepúsculo y en este momento se encuentra en el mejor momento de sus cuarenta años de carrera

Foto: Tomasito en el Mercado de la cebada de Madrid. (Naemi Ueta)
Tomasito en el Mercado de la cebada de Madrid. (Naemi Ueta)

"Inténtalo y apaga este motor en movimiento". Joe Crepúsculo cerraba su concierto con 'Mi fábrica de baile' y el escenario del Tomavistas se convirtió en una fiesta de brazos y piernas descoyuntados al ritmo de las bases del músico barcelonés. Y en una esquina, donde antes había taconeado sobre su tabla de madera, Tomasito bailaba en éxtasis y gayumbos, jaleado por un público arrebatado. Descalzo, decidió seguir su taconeo con las botas en la mano y de rodillas. Apoteosis y delirio colectivo entre el público frente a un espectáculo tan heterodoxo como engranado, porque, ¿qué hace un cantante de flamenco palmeando el electropop de Crepúsculo mientras un coctelero reparte gimlets entre los que tocan, los que cantan y los que bailan? "Aquello era una freiduría: había de todo. Había sardinas, cazón en adobo, puntillitas, las huevas —que también me las como—, almejas, grandes mejillones… En el público había niños y abuelos y gente de 20 y de 50. Mola, ¿sabes? Es muy importante que tu música sea para todos. Hay gente de todas las edades que entienden lo que yo hago".

Portada de 'Azalvajao'
Portada de 'Azalvajao'

Poco más de una semana después, en su casa de Moratalaz, ya vestido, Tomasito repasa en su salón las portadas de sus discos. En uno de los últimos, 'Azalvajao' (2013), aparece como un felino en posición de ataque, vestido con un mono de licra de leopardo sobre un fondo rojo. "Verás que soy un friki y tengo mucho sentido del humor". El frontal de otro de sus álbumes lo mancha la firma de Roberto Carlos —"el futbolista", no el cantante, puntualiza—, y cuando parece que va a lanzarse a contar la historia del autógrafo se lo piensa mejor, resopla, y cambia de tema. Puro nervio bullente, enjuto y compacto, su guitarra es una prótesis implantada y en varios momentos durante la charla, como un arrebato, arranca y rasguea las cuerdas: "Ya está aquí, ya llegó, es Trina piña colada, que de Cádiz la traigo yo".

Desde que se mudó a Madrid con 13 años, "al tablao Los Canasteros, en la calle Barbieri, que lo llevaba Manolo Caracol", Tomasito, Tomás Moreno Romero, ha llevado el flamenco por todo el mundo, ha editado seis álbumes de estudio, recopilatorios, colaboraciones con Kiko Veneno, Muchachito y Canijo y Ratón de Los Delinqüentes, ha llamado caradura a uno de los Gallagher —no tiene claro a cuál—, y ha acompañado sobre el escenario a iconos tan distintos como Lola Flores y Chick Corea. "Yo no soy músico, no sé escribir música; soy autodidacta. Lo hago todo de cabeza, sobre todo cuando voy con músicos de jazz, como con Chano Domínguez, Chick Corea, Carles Benavent o Jorge Pardo".

Tomasito. (Naemi Ueta)
Tomasito. (Naemi Ueta)

De familia humilde pero de raíces flamencas, Tomasito ha ido construyendo su carrera a base tanto de talento nato y de improvisación, una rareza en una industria cada vez más profesionalizada y premeditada. Bolo a bolo, sin mucho ruido, lleva cuarenta de sus cincuenta años bailando y cantando como medio de vida, pero es ahora cuando ha conseguido trascender los círculos de flamencólogos. "A mí un pelotazo con 18 ó 19 años como que no, ¿sabes? No sé si te vuelves tontito o no te vuelves tontito. Ir poco a poco. A mí nunca me ha faltado. Siempre he tenido mi nevera. Pero claro, tengo tres niños. Y cada vez me va mejor. Es una carrera hacia delante".

A mí un pelotazo con 18 ó 19 años como que no, ¿sabes? No sé si te vuelves tontito o no te vuelves tontito

Eso sí, flamenco en la sangre: "Yo vengo del barrio Santiago de Jerez de la Frontera, que es un barrio flamenco, y de ahí son cantaores muy antiguos, de la época antes de Camarón". Y repasa: "Terremoto, Diego Rico, José Mercé, Manolito Chico, Diego Carrasco... Mi familia es familia de Terremoto, de Diego Rico… pero en mi casa, de mis hermanos, el único que me dedico a la música soy yo. Mi madre también baila, pero mi padre es carnicero".

'Tomasito' en el Sonorama de 2018. (Efe)
'Tomasito' en el Sonorama de 2018. (Efe)

Admite que dejó el colegio a los 11 años —"me salí del cole porque no me aguantaba la profe, todo el día dando el compás", cuenta— y que se metió en un grupo llamado España es Jerez. "Lo llevaba Manuel Morao, guitarrista de una saga muy buena de Jerez. Su nieto, Diego del Morao, es uno de los mejores guitarristas, dicho por Paco de Lucía". Y, con 14 años, llegó 'la Faraona'. "Cuando Lola Flores iba a Jerez a actuar, mi madre se colaba por detrás en el escenario y se metía entre bastidores. A Lola Flores le gustaba mucho juntarse con las gitanas de Jerez, tener una vida normal. Y como mi madre tenía confianza con ella me sacó al tablao", recuerda. "Luego me llevó con ella por ahí y aprendí mucho. Me llamaba por teléfono y me decía. vamos a Telecinco a las Mamachicho, vamos a Antena 3, vamos a La Primera… Me enseñaba a Rosario cuando estábamos en un hiato de la grabación en plató y me hablaba de ella y se salía la boca de dulzura. Pero también tenía temperamento y saber estar en el escenario: todo el mundo tenía que estar perfecto, limpio de arriba abajo y con alegría".

"En mi música hay flamenco, hay rock, hay reagge, hay punk, hay rap"

Dice que la fusión le viene de dentro, desde pequeño, cuando mezclaba el flamenco que mamaba en su barrio con el break dance que veía en las plazas o las discotecas del centro. "Cantaba los anuncios de la tele. Cantaba ‘Míster Proper, pura fuerza con frescura de limón’ por bulerías". "Yo Escucho mucho rock, mucho flamenco", sigue. "Escucho de todo porque en mis discos hay de todo. Hay flamenco, hay rock, hay reagge, hay punk, hay rap. Si hago todo ese tipo de música tengo que escuchar todo tipo de música. Pero también tengo alegrías y tengo fandangos. Por eso a mí la gente que escribe de flamenco me respeta mucho y me quiere mucho, la verdad. He tenido suerte".

Tomasito en el Mercado de la Cebada. (Naemi Ueta)
Tomasito en el Mercado de la Cebada. (Naemi Ueta)

Su primer disco lo grabó en 1993. Lo llamó 'Torrotrón'. "Fue por mediación de Lola Flores", explica. "Yo tenía unos rock ‘n’ roll pero por bulerías y me puso en contacto con no sé qué fulano y grabé mi primera maqueta y saqué el disco, hecho en Barcelona. Fue difícil, porque había muy pocos medios. Teníamos unas ganas de grabar que te cagas, pero había poco presupuesto". A partir de ahí entró en el radar de Sony y llegaron otros discos, cambios de sello, recopilatorios y colaboraciones. Hasta que acabó en El Volcán Música, su casa matriz, y también la de Joe Crepúsculo.

Su primer disco lo grabó en 1993. Lo llamó 'Torrotrón'. "Fue por mediación de Lola Flores", explica

"Con Joe Crepúsculo nos juntó Javier Liñán [director del sello El Vocán Música]. Un día nos presentaron tomando unas cañas y me pareció un tío de puta madre". Decidieron colaboral y Tomasito se encargó de meterle palmas y taconeos a siete u ocho temas del barcelonés. "Los grabamos en su casa, con un micrófono, en una tarde. Ahí surgió la fusión. Y luego lo hicimos en directo, donde yo me llevo mi tabla. Y es que, la verdad, nos compenetramos muy bien, él yo y Aaron [Rux]. Joel es el jefe, pero yo taconeo cuando quiero, siempre cuidando su música. La improvisación es el 70 u 80% del espectáculo de Joel, igual que lo que yo hago en toda mi vida".

Tomasito en el Flamenco on Fire de 2014. (Efe)
Tomasito en el Flamenco on Fire de 2014. (Efe)

Nunca ha planeado su carrera. Ni conoce ni reconoce a las grandes estrellas, más allá de Camarón y los grandes del flamenco. "Yo es que no sé quién es la gente. Yo he podido hacer un evento con Gilberto Gil y yo no sabía quién era Gilberto Gil. A mí lo que me pasa es que hago cosas pero no sé ni con quién voy. Como cuando hice la versión de AC/DC, una versión por tango de ‘Back In Black’, que me compré el disco en Nueva york y dije: ‘La verdad es que me suena esto, yo lo he escuchado en algún garito’. A mí las cosas me pasan inocentemente, pero acierto".

Me dice el manager de Chick Corea que si es el de Oasis. Y yo qué sé quién es éste

Tampoco sabía quiénes eran Oasis cuando uno de los hermanos intentó aprovecharse de su generosidad. Tomasito cuenta la anécdota con muchos aspavientos y onomatopeyas. Mueve los brazos e imposta las voces. "Yo no lo conocía de nada. Estábamos en Barcelona, con Chick Corea, y en la recepción del hotel entra un tipo como despistado, ¿sabes?", recrea. "Yo no tenía papel de fumar y quería fumarme un porro y tal. Y le dije que si tenía papel, que se lo cambiaba por un porro. Se va y me trae un papel gordo y me dice el manager de Chick Corea que si es el de Oasis. Y yo qué sé quién es éste. Y al cabo de un rato vuelve y me dice que si le doy otro. Y le dije que tenía mucha cara [se da unas palmadas en la cara]. También le dije que tenía pinta de los Beatlecitos. Él venía con otro, que era su hermano, que eso lo supe luego. Y estuvieron pegándose empujones ahí".

Tomasito en las fiestas de San Isidro de 2016. (Efe)
Tomasito en las fiestas de San Isidro de 2016. (Efe)

En los próximos meses, Tomasito actuará en el Palencia Sonora, en Rute, en Pamplona y en el Chiringuito Fest. Festivales en los que comparte cartel con el moderneo de Triángulo de Amor Bizarro y Ladilla Rusa y el cante gitano de Alba Molina. Y Tomasito se muestra a favor del desetiquetado. "En Benicassim te meten a el Cigala. ¿Por qué no te van a meter al Niño de Elche o a los Planetas en un festival flamenco? El público indie no dice nada en contra de que vaya El Cigala o Estrella Morente".

Por eso tampoco entiende las críticas a Rosalía. "La he escuchado, aunque no el disco entero, porque un disco entero no me escucho ni a mí", se ríe. "Ahora el flamenco entra más gracias a la fusión. Me parece que está muy bien que Rosalía lleve a escenarios grandes ese tipo de música. Al flamenco nos viene muy bien, sobre todo cuando lo suyo lo vende como flamenco. De todo lo que hace ella, ya sea trap o rap, lo más difícil es el flamenco". También espera que esta recién descubierta popularidad del flamenco sirva para que las administraciones inviertan más en su protección y fomentación. "El flamenco es el plato de música más fuerte que tiene España", defiende. "Aunque hoy en día está mejor cuidado, habría que cuidarlo un poco más, con más subvenciones, sobre todos para los que están empezando. Hacer escuelas en los barrios más flamencos, en vez de que la gente esté para arriba y para abajo en la calle".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios