78ª edición

Sara Morante planta cara a la censura con el cartel de la Feria del libro de Madrid 2019

La ilustradora del cartel de la feria del Libro de Madrid ha querido reflejar en su obra el orgullo que le hizo sentir la reacción de los lectores ante el secuestro de Fariña

Foto: Cartel de Sara Morante para la feria del libro de 2019. (Sara Morante)
Cartel de Sara Morante para la feria del libro de 2019. (Sara Morante)

Los lectores son lo más importante en la feria del libro de Madrid. Sara Morante (Torrelavega, 1976) lo tiene claro y por eso ha apostado por que este este año los protagonistas del cartel de este evento literario, uno de los más importantes en la ciudad, sean ellos. Morante es la cuarta mujer en ilustrar el cartel de esta feria después de que en 77 años solo lo hubieran hecho Ana Juan, Ena Cardenal y Paula Bonet, las dos últimas, en las ediciones de 2017 y 2018; y lo ha hecho plasmando a una lectora anónima que sostiene un libro en llamas mientras porta una camiseta en la que está estampada la gran ola de Kanawaga de Hokutasi.

"La primera vez que fui a la feria del libro de Madrid me quedé impresionada con los lectores. Con la cantidad de gente que había y con lo familiarizada que estaba con los libros", explica la ilustradora cántabra, que ha aprovechado esta oportunidad para ponerles a ellos en el centro. "La propuesta me llegó muy cerca de la feria del libro del año pasado y todo lo que había sucedido me había inquietado bastante", indica Morante en referencia al secuestro judicial que sufrió la novela de Nacho Carretero, 'Fariña' el pasado 2018, y que fue uno de los detonantes para que la artista se decidiese por elaborar un cartel en el que apareciese un libro en llamas.

"La reacción de los lectores y las librerías me llenó de orgullo lector. ¡Recuerdo a muchísimos amigos a mi alrededor buscando algún ejemplar en las librerías y eso me llenó de tranquilidad y esperanza!", cuenta la autora del cartel, que asegura que la situación que vivió Nacho Carretero y su libro le recordó a la distopía Fahrenheit 451 de Ray Bradbury, en la que la prohibición de los libros obliga a la sociedad a memorizarlos si quiere conservarlos. "Es la gente la que mantiene la libertad de los libros, la que los mantiene vivos", sostiene Morante. Para ella el rol activo de los lectores es básico para la supervivencia de la literatura: "por eso quería dedicárselo al lector", recalca.

Para Sara Morante el rol de los lectores es básico para la supervivencia de la literatura, por eso les convierte en protagonistas del carte de la FLM2109


Morante asegura que el encargo le supuso un 'shock'. "Fue una alegría inmensa, aunque también sentí mucha responsabilidad porque aunque yo llevo diez años trabajando en el sector literario y estoy muy familiarizada con él, el encargo era un cartel, y es algo que no he hecho muchas veces", explica la cántabra justo antes de hacer hincapié en que se lo ha pasado muy bien trabajando en él además de haber aprendido muchísimo a nivel profesional.

Sin embargo, dada la magnitud y visibilidad del proyecto, ilustrar el cartel de la feria del libro puede llegar a imponer. Morante, después de lo sucedido en 2017, cuando Ena Cardenal obtuvo muchas críticas por su cartel pese a que después ha obtenido importantes premios, ha tenido muy presente en todo momento el alcance que tiene este trabajo. "Lo que hice fue mentalizarme de que tenía que olvidarme de lo mediático que es", explica. "Lo mejor que se puede hacer en estos casos es esforzarse y entregar un trabajo del que se esté totalmente satisfecho. Esta es la única forma para trabajar", apuntilla la autora, que asegura que tanto a nivel conceptual como estético, ella está muy satisfecha con el trabajo realizado.

Un momento dulce para la ilustración

Sara Morante. (Foto: Kala Malangala)
Sara Morante. (Foto: Kala Malangala)

La cántabra ha manifestado en varias ocasiones que España cuenta ahora con una generación muy potente de ilustradores, algo que "teorizando mucho", achaca a que hace unos diez años hubo un 'boom' en la literatura ilustrada para adultos. "Esto ya está más asentado, ya hay varias editoriales que tienen colecciones de libros para adultos ilustrados y esto hace que por un lado quienes nos dedicamos a esto trabajemos más y el nivel de exigencia y autoexigencia sea mayor", explica Morante.

Además, ella pone también el acento en el reconocimiento de los ilustradores como autores de los libros. "Ya no solamente se trata del tratamiento legal, sino que nuestro nombre aparece en las portadas y se nos menciona en la prensa. Se habla de nuestro trabajo además de reconocerse por parte de los editores, que piden que los ilustradores tengan voz propia y estilo personal, algo que desemboca en una cantera de voces muy diversas e interesantes", explica la artista.

Ella, como ya hizo Paula Bonet en la pasada edición, ha plasmado a una mujer en el cartel. "Hasta hace poco no me llegaban las obras de las mujeres, y de pronto veo que se está activando muchísimo el mercado. Vas a librerías y te recomiendan a escritoras", asegura. Para ella, su canon de lectura no se entiende sin mujeres, sin embargo es consciente de que los hombres siguen copando gran parte del panorama literario. "Teniendo en cuenta el contexto histórico me parece increíble lo que han conseguido las mujeres escritoras. Tienen un tesón y una valentía impresionante", recalca.

De 'Los Zapatos Rojos', ¿al cómic?

Entre sus trabajos más especiales Sara Morante recuerda con mucho cariño 'Los Zapatos Rojos' (Editorial Impedimenta, 2011), su primera obra como ilustradora. Pero sin duda, 'La vida de las paredes', su primera obra como ilustradora y escritora, (Lumen 2015) es la joya de su corona. "Escribir una novela por primera vez y jugar a dos manos con el texto y la ilustración es un juego que crea un adicción terrible", admite Morantes, que desvela que en su libro ilustrado se divirtió mucho escondiendo, a primera vista, datos al lector, plasmando algunos detalles en el texto y otros en las ilustraciones tal y como le iba apeteciendo para dar forma a su obra.

Al futuro Sara le pide seguir escribiendo y sobre todo experimentar. "Me gustaría probar con el cómic o con otros formatos de libro ilustrado", confiesa, además de añadir que tiene ganas de seguir aprendiendo: "Tengo ganas de darle una vuelta a algunas cosas y eso me da ganas de seguir".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios