TEATRO REAL

Víctor Ullate: "La compañía me ha costado dinero, soy avalista y tengo deudas"

El Víctor Ullate Ballet culmina las celebraciones de su 30 aniversario con una gala en el Teatro Real el próximo 4 de mayo

Foto: Víctor Ullate presenta la gala '30 años de danza'. (Efe)
Víctor Ullate presenta la gala '30 años de danza'. (Efe)

"Mi vida es la danza. No he vivido de la danza sino para ella y por ella he sacrificado mi vida personal”. Hablar de danza, inevitablemente es hablar de Víctor Ullate (1947), de su trabajo, de su entrega y de su empeño por dejar un legado. El bailarín anunció su retirada hace más de un año. Tras una trayectoria de 40 años en la que empezó como bailarín, continuó como coreógrafo y remató como maestro de estrellas. El zaragozano estaba convencido de que le había llegado la hora, su compañía de ballet estaba a punto de cumplir 30 años y él ya tenía un recambio natural en la figura de Lucía Lacarra. Así que comenzó a preparar su retiro en Villanueva de la Vera (Cáceres). !Allí hay muy buena energía. Vendré cada 10 días a Madrid porque seguiré al frente de la Fundación para la Danza, una casa de acogida para niños que no tienen recursos, donde seguiré dando clases".

Víctor Ullate decidió despedirse de las tablas con un espectáculo al que bautizó ‘30 años de Danza’, un espectáculo con el que se propuso en rendir homenaje a las tres décadas de sentimiento, talento e historia de su compañía. El próximo 4 de mayo el Teatro Real acoge entre sus tablas el espectáculo con el que Víctor Ullate Ballet cierra un año de celebraciones en torno a su historia.

Otro momento del espectáculo. (Efe)
Otro momento del espectáculo. (Efe)

‘30 años de Danza’ recoge la esencia de la compañía y realiza un recorrido por su historia con la presencia de alumnos formados entre sus paredes y reconocidos bailarines como Filipa de Castro, Itziar Mendizábal, Katherine Currier, Keiko Oishi, Laura Rosillo, Lucía Lacarra, Marlen Fuerte, Martina Guiffrida, Polina Semionova, Carlos Pinillos, Cristian Oliveri, Dorian Acosta, Fernando Carratalá, Iván Zaytsev, Joaquín de Luz, Josué Ullat y Nehemiah Kish.

Durante dos horas el público rememorará extractos de las coreografías más emblemáticas del Víctor Ullate Ballet

Coincidiendo con el Día Mundial de la Danza, Ullate ha presentado la gala este lunes en el coliseo madrileño arropado por Eduardo Lao, bailarín y coreógrafo de la compañía, que ha descrito la gala como “una combinación de estilo clásico, neoclásico y contemporáneo, una gala emotiva puesto que todo el mundo que va a bailar ha tenido, de algún modo, una vinculación con Víctor Ullate”. Durante dos horas el público rememorará extractos de las coreografías más emblemáticas del Víctor Ullate Ballet como ‘Burka’, ‘Carmen’, ‘Arrayán’ o ‘Wonderland’, de la que los bailarines Keiko Oishi y Dorian Acosta han ofrecido un adelanto antes de comenzar la presentación.

Tras sobrevivir a dos infartos, sostiene Ullate que su única enfermedad es la pasión por la danza. “Triunfé en el extranjero y decidí quedarme en mi país para hacer escuela, para crear cantera y aquí me tenéis todavía. No me dejan jubilarme. El señor Cimarro me llamó y me dijo que antes de retirarme tenia que hacer ‘Antígona’ en el Festival de Mérida. Así que en el Teatro Real veremos como avance el paso a dos de ‘Antígona’, un estreno mundial”, desvela Ullate.

Otro momento del ballet. Foto: Javier del Real
Otro momento del ballet. Foto: Javier del Real

Premio Nacional de Danza en España en 1989, Medalla de Oro al Mérito en Bellas Artes en 1996, Premio Max de las Artes Escénicas en 2007, Medalla de Oro al Mérito del Trabajo en 2016, la carrera de Víctor Ullate está trufada de premios, unos galardones que son el resultado del tesón, el esfuerzo y el sacrificio de toda una vida.

Martha Graham decía que los grandes bailarines no son grandes por su técnica, son grandes por su pasión. Si Víctor Ullate ha llegado al olimpo de la danza es gracias a esa pasión. Cada acto vital, cada palabra pronunciada, cada sueño rezuma amor por el trabajo bien hecho. Como si fuera un dios, él va formando a los bailarines a su imagen y semejanza. Les impregna con su temperamento y les contagia su amor por el baile. Ullate es el maestro por excelencia. “Debo pasar por en medio de las futuras estrellas del ballet. Algún día me firmaréis un autógrafo”, acostumbra a decir a sus alumnos.

Ullate es Premio Nacional de Danza 1989, Medalla de Oro en Bellas Artes en 1996, Premio Max 2007...

La vida no se lo puso fácil. En 1964 abandonó España para formar parte del Ballet del Siglo XX de Maurice Béjart, su gran maestro, y para el que llegó a ser primer bailarín.

Tenía 21 años cuando, una mañana, practicando unos saltos se rompió la rótula. “Caí mal, con la rodilla, me la partí en dos. Estuve 25 minutos sin poder moverme en el suelo”. Entonces los médicos le desahuciaron para el baile, pero él se empeñó y se propuso continuar, no había nacido quien pudiera acabar con sus sueños. Por cabezonería, el joven Víctor Ullate le gano la partida al destino.

Víctor Ullate presenta la Gala '30 años de Danza'. (Efe)
Víctor Ullate presenta la Gala '30 años de Danza'. (Efe)

Regresó a España en 1979 para crear una Compañía de Ballet dentro del Nacional, fundó su propia escuela y, en 1988, el Ballet de Víctor Ullate, la primera compañía privada española a nivel internacional, cantera de bailarines estrella y emblema de la danza en España. “Tengo una infinidad de alumnos repartidos por el mundo, y es una satisfacción haber hecho realidad sus sueños. Cuando empecé como maestro no quería guardarme nada para mí, les quería dar todo. Es un placer haber creado escuela, que reconozcan a mis alumnos y que les pregunten ¿tú vienes de Ullate no?”.

Aunque es consciente de lo que ha conseguido para la danza sabe que todavía queda mucho camino por recorrer. “Tenemos el derecho y la obligación de seguir exponiendo que no es suficiente la ayuda pública ni privada en nuestro país para sostener el mundo profesional de nuestro arte. Espero que la ley de Mecenazgo esté pronto en vigor para menguar la enfermedad de este frágil sector cultural”. En su faceta como gestor, no todo ha sido de color de rosa. “Llevo desde la crisis con unos problemas económicos tremendos, muchas veces es la escuela la que soporta los gastos de la compañía. La compañía me ha costado dinero, soy avalista y tengo deudas. He pasado momentos muy malos. La danza en España necesita más ayuda, la Compañía Nacional de Danza necesita un teatro, deberíamos tener dos temporadas en los Teatros del Canal para formar parte de la cultura de la ciudad”, concluye.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios