ENTREVISTA

Roi: "Ahora que baja el boom de OT, si pasa un día sin que te pidan fotos, te rayas"

Roi Méndez, de OT 2017, publica su primer disco, 'Mi lógico desorden'; hablamos con él de la experiencia en la Academia, de la fama, de Amaia o de su actuación como telonero de Queen

Foto: Roi Méndez, de OT 2017, publica su primer disco, 'Mi lógico desorden'.
Roi Méndez, de OT 2017, publica su primer disco, 'Mi lógico desorden'.

Desde que saliera de la Academia de una ya mítica edición de OT en 2017, Roi Méndez (Santiago de Compostela, 1993) ha estado casi más ocupado que dentro. Primer sencillo en mano y tras una fructífera gira con sus ya excompañeros del programa, Roi sacó un pie del mundo de la música, aunque siempre mantuvo el otro dentro. El que fuera uno de los concursantes más queridos de OT obtuvo el beneplácito de Los Javis, que le concedieron un pequeño papel en la celebrada serie 'Paquita Salas', en Netflix. A día de hoy, el gallego continúa delante de la cámara en el programa de LOS40 'yu No te pierdas nada', presentado por Dani Mateo. En paralelo, su carrera musical ha seguido en ebullición: el pasado mes de junio actuó en el Palau Sant Jordi para calentar al público antes de la llegada de los titánicos Queen -una hazaña que debería poner en el curriculum, cuenta-.

Ahora, Roi publica su primer disco con Universal, 'Mi lógico desorden'. Será el que le permita iniciarse, por primera vez, en una gira en solitario, ya sin la compañía de los exconsursantes. Y aunque asegura querer separarse de la marca OT para iniciar su carrera, la sombra del 'talent show' es alargada.

[Miriam Rodríguez, la tapada de 'OT': "Hay mucha presión y es difícil que te entiendan"]

PREGUNTA: Acabas publicar tu primer disco pero hace poco lo pasaste un poco mal porque no encontrabas tu dirección, ¿qué te pasó?

RESPUESTA: A la hora de enfocar un proyecto, generalmente, hay un estilo concreto y todo va vestido de forma parecida. A mí me gustan muchos estilos de música y no sabía lo que quería. Hacer hasta que vi que eso era bueno. Qué suerte tengo de que me gusten varias cosas, pensé, ¿por qué no las junto? Y lo hice. Me arriesgué un poquito. Creo que a veces hace falta. Es un álbum de pop con conceptos distintos.

P: Cuéntame un poco sobre el proceso de composición. Has podido colaborar con otros artistas…

R: Salí de la Academia y me creé un pequeño grupito de amigos que se dedican a la música también y empezamos a componer juntos. Empecé a conocer a otros artistas como Andrés Suárez. Ellos me enseñaron algo que no había hecho nunca, a abrirme y a mostrarme como era. Antes yo solo había compuesto tonterías. Fueron mis maestros. Es un proyecto hecho entre amigos y creo que ha quedado algo cuanto menos curioso.

P: ¿Hay mucha presión, una vez sales de la Academia, por publicar ya el disco y tener enseguida claro lo que quieres?

R: Claro, yo me quedé tranquilo al saber que no había fecha. Tenía total libertad para hacer lo que quisiese y cuando estuviese. No me metieron prisa. Eso creo que al final es un plus porque te ayuda a encontrarte. Si llego a hacer el disco nada más salir de OT, no creo ni que hubiese hecho yo las canciones ni que hubiese estado metido en la producción. Este año me ha servido para pensar lo que quería hacer y que me diese un poco igual ese agobio. Me quedé con lo que dijo Pablo López en OT, que la frase de “aprovechar el tirón” se fuese por ahí. Tampoco es que haya hecho eso porque el ‘boom’ de OT aún no se ha ido del todo, pero sí que he ido con calma hasta estar seguro de que me gustase cada mínimo detalle.

P: Todos los de la primera edición habéis sacado ya trabajos y por lo que se ve en firmas de discos o en redes, funciona mucho con los fans, ¿entrar en OT garantiza el éxito?

R: No, yo creo que OT te da la exposición y la oportunidad, te posiciona. Y luego lo puedes aprovechar y usarlo a tu favor para hacer lo que quieres. Te ayuda a partir de una base de gente que te conoce y te aprecia.

P: Has comentado muchas veces que tus compañeros no son competencia porque hacéis estilos diferentes… ¿Y los de la nueva edición?

R: Si hablamos de que somos un producto OT, obviamente sí. Lo que estamos intentando hacer cada uno es desligarnos un poco de la marca. Obviamente sin olvidarnos nunca de que fue la gente nos dio todo, pero desligarnos un poco de la marca OT para empezar nuestra carrera. Llega un punto en el que, por ejemplo, Cepeda ya no es OT. Creo que es importante sacar tu proyecto adelante para no competir en toda esa jauría de gente.

Estamos intentando desligarnos un poco de la marca OT para empezar nuestra carrera

P: ¿Con cuál de los trabajos de tus compañeros te quedas?

R: Me encantó el directo de Alfred, me pareció brillante. Parece que lleva cuarenta años en la música y tiene 22. mM vi muy identificado con él porque yo quiero hacer algo así. El disco de Cepeda me parece muy honesto. Creo que todos los discos de mis compañeros tienen algunas canciones que me gustan mucho, cada uno en su estilo. Depende de para qué.

P: Y Amaia se está haciendo de rogar un poco.

R: Bueno, es lo que te decía antes. Lo que he hecho un poco yo, ella lo ha hecho con calma, no tiene prisa. Amaia no es pretenciosa, no va a la fama, le da igual. Ella quiere hacer sus cosas y creo que cuanto menos gente la conozca, más le gusta. Es la sensación que me da. Le gusta mucho el círculo más underground, por eso espera.

P: No hace mucho hablamos con tu compañera Miriam y nos dijo que en la Academia notaba mucha presión y que sentía que no la entendían, ¿tú te llegaste a sentir así?

R: Yo al revés (risas). Lo mejor que hice en mi vida fue en OT. Yo estaba comodísimo, para mí fue idílico, de verdad. ¿Qué presión? Al revés. Veía que premiaban el trabajo, si trabajas te premian. Si estás todo el día ensayando la gente ve que te estás esforzando. Pero con Miriam entiendo que cada persona es un mundo.

Amaia no es pretenciosa, le da igual la fama. Quiere hacer sus cosas y creo que cuanto menos gente la conozca, más le gusta

P: Te iba a preguntar si llega algún momento en el que echas de menos el anonimato pero supongo que no.

R: No, al revés. Y el que te diga que quiere el anonimato… Bueno, depende de a qué nivel. Al nuestro, como el 'boom' de OT es algo que va bajando, cualquiera que pasa un día sin que le pidan fotos se raya. Es imposible que le pase y diga “qué a gusto estoy”. Siendo honesto. No creo que le pase a nadie. Tiene que rondar por tu cabeza que pasa algo. No echo de menos el anonimato, estoy genial así.

P: ¿Te paran mucho, entonces?

R: Depende del día. Si hay un instituto, sí. Me encanta porque mucha gente me saluda de muy buen rollo, no es acosador, es al revés. Como si me conociera de toda la vida. “Voy a comprar el pan”. “Vale”. Es increíble, es como si toda la ciudad fuera mi pueblo. Vivo en un continuo pueblo. Voy a Barcelona y estoy en mi pueblo… Es muy agradable.

P: Bueno y gracias a eso también has sido telonero de Queen en Barcelona.

R: Fue una proposición que le hicieron a Miriam y ella nos quiso llevar a mí y a Cepeda. Fuimos los tres que habíamos sacado single primero y estábamos haciendo muchas cosas juntos. Se propuso, encajó y bueno, es impactante ser telonero de Queen. Luego la realidad fue distinta porque sí, telonero de Queen, pero no estuvimos en el camerino con ellos ni nada (risas). Ni los olí. Tocamos como dos horas antes y los vimos después. Pero fue un honor, eso lo tengo que poner en el curriculum.

P: Esto fue hace año, antes de todo el 'boom' de la película.

R: Sí, sí, cuando no era 'mainstream' (risas).

P: Volviendo a tu disco. He leído que casi te quedas sin él por culpa de una cerveza…

R: Me encanta que trascendiera tanto esto (risas). Lo que pasó fue que estábamos acabando todo casi y estábamos echando la tarde en casa, produciendo y probando cosas. Nos tomamos una cerveza y uno de los productores la tiró al teclado. Todos se empezaron a asustar y yo me reí, no sé por qué. Verlos tan agobiados me hizo reír. “Es vuestro problema, solucionadlo”. Le pusieron arroz y al final se arregló.

P: Ha trascendido más de lo que fue.

R: Yo también es que le di un bombo en el programa…

P: Ahora el disco está a salvo y vas a empezar la gira, la primera en solitario.

R: Sí, va a ser la primera vez que la gente vea mi proyecto y lo que quiero hacer. En el concierto de OT, obviamente, no podía hablar demasiado porque éramos 16. No te puedes pasar ni hacer el show de la pera madura (risas). Pero ahora puedo hacer lo que quiera. Quiero llevar a todas las ciudades a alguien.

P: ¿Volverías a participar en un 'talent show'?

R: Es que no pensé que OT me iba a gustar tanto, así que tampoco puedo decir que no a nada. OT me encantó, ahora mismo solo volvería a OT.

P: Tienes un pequeño papel en ‘Paquita Salas’ y colaboras en ‘yu No te pierdas nada’. ¿Puede llegar un momento en el que tu futuro esté fuera de la música?

R: Sí, eso también me gusta. Aunque ahora que estoy con el disco quiero centrarme en esto. Al final si vas sembrando siempre digo que eres como un pediatra, porque haces un poco de todo pero cuando te duele el pulmón vas al pulmonólogo (risas). Lo ideal es especializarte en una cosa. A mí me gusta el humor pero he descubierto que lo puedo llevar al directo. No voy a hacer un monólogo pero sí que se puede mezclar y todo suma. Al final te queda un empaque bonito.

En Eurovisión, si la actuación es la misma, me da igual que quede el sexto que el quince. De hecho es más famoso el último.

P: Este año volvemos a llevar a Eurovisión una apuesta de OT, Miki, ¿Cómo crees que vamos a quedar esta vez?

R: Yo siempre digo que a mí la posición de Eurovisión me da igual. Respeto mucho el programa, te están viendo millones de personas y es una exposición brutal, pero yo no soy fanático del festival. Sé que es un honor representar a tu país pero me da igual la posición. Cuanto mejor le vaya, mejor, pero para mí, si la actuación es la misma, me da igual que quede el sexto que el quince. Cambia si ganas. De hecho es más famoso el último.

P: ¿Qué pasó con Amaia y Alfred el año pasado?

R: Creo que la gente tampoco lo entendió. Vieron solo a dos personas cantándose y les dio un poco igual. La canción era preciosa pero si llegan a saber lo que pasó y su historia, habría tenido más sentido. Yo lloré. Y yo no lloro nunca.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios