el 23 y 24 de marzo

El teléfono en el Teatro Real, la ópera que convirtió a Menotti en un visionario

El Real Junior estrena en el coliseo madrileño una divertida obra que critica, de manera inteligente y divertida, el uso desmesurado del teléfono en las relaciones personales

Foto: 'El teléfono', en el Teatro Real. (Javier del Real)
'El teléfono', en el Teatro Real. (Javier del Real)

¿Quien le iba a decir a Gian Carlo Menotti en 1947 que 'El teléfono', la ópera que acababa de estrenar en el Hecksche Theatre de Nueva York, nacía como un presagio, como una premonición, una obra a la que el óxido del tiempo le iba a otorgar una pátina de modernidad inimaginable. El Real Junior estrena en el coliseo madrileño una divertida obra que critica, de manera inteligente y divertida, el uso desmesurado del teléfono en las relaciones personales. El teléfono se representará en cuatro funciones los días 23 y 24 de marzo.

Indudablemente con su libreto Menotti fue un visionario. No en vano siempre fue un autor que le dio gran importancia a los textos de sus óperas y 'El teléfono' no iba a ser menos. Para Menotti primero iban las palabras, las frases y el texto, ellos le llevaba a la música. Mientras escribía las historias, en su cabeza ya sonaban los acordes que le acompañarían en la composición. Ideada por el director de escena Tomás Muñoz, responsable también de la escenografía y la iluminación, 'El teléfono' cuenta, en clave de parodia, la historia de Lucy y Ben, una pareja de enamorados cuya relación se complica, cada minuto, por la adicción que ella tiene al teléfono.

Nuestro amor por el teléfono puede ser tan grande o más que el que le profesamos a nuestra pareja.

['La Calisto': la lujuria se apodera del Teatro Real]

La versión que se ofrecerá en el Teatro Real, en castellano y en inglés, estará protagonizada por la soprano Sonia de Munck y el barítono Gerardo Bullón acompañados por solistas de la Orquesta Titular del Teatro Real, todos ellos dirigidos por la batuta del maestro Jordi Navarro.

“Menotti fue capaz de ver lo perturbador que puede ser el teléfono en las relaciones. En esta obra vemos a la protagonista ignorando por completo a su novio, mientras el pobre está empeñado en decirle algo, pero ella no puede atenderle porque siempre está hablando por teléfono. Esto, que hoy nos parece muy habitual, en aquella época no lo era. Menotti fue capaz de ver la predominancia que iba a tener el teléfono en nuestra vida, tanto como para olvidarnos de las personas queridas porque estamos ocupados hablando por teléfono”, explica Tomás Muñoz.

Heredero de Puccini

La música de Menotti, un autor que bebió de la fuentes de Puccini, pulula por la sala del coliseo madrileño de manera alegre, libre y desenfadada paralela al planteamiento argumental de la obra, que traslada al espectador a los musicales de Broadway y a los espectáculos de la televisión americana de la década de los años 40. El Real le encargó a Muñoz una versión infantil de 'El teléfono' pero única y exclusivamente de esta ópera corta que tan solo dura media hora y se suele representar en función doble.

'El teléfono' en el Teatro Real. (Javier del Real)
'El teléfono' en el Teatro Real. (Javier del Real)

El móvil protagoniza la historia que Tomás Muñoz ha trasladado al siglo XXI, pero no se olvida de que el teléfono es un invento del XX que nació con cable y sin capacidad de ser transportado, algo que a los más pequeños les suena más a ciencia ficción que a pasado. “Por eso, el teléfono con cable permanece presente en el escenario y se convierte en un referente que permite ciertas coreografías como si Lucy, Ben y el teléfono mantuvieran un amor a tres, que es el subtítulo de la ópera de Menotti”, matiza Muñoz.

El director de escena se ha inspirado en programas como First Dates para situar a los dos personajes en un espacio de citas a ciegas por el que pululan otros personajes y permite la presencia en el escenario de la orquesta y de un presentador. “Metido en la piel de Sobera, Pepe Viyuela será la persona que dirija todo el espectáculo, es el encargado de la introducción y del epílogo final, porque como todas las historias infantiles El teléfono también tiene moraleja”, explica Muñoz.

'El teléfono' en el Teatro Real. (Javier del Real)
'El teléfono' en el Teatro Real. (Javier del Real)

Viyuela sostiene que su personaje “es un espectador más que reflexiona lo que está pasando con este órgano que controla y condiciona el nuestro comportamiento, cómo condiciona el amor el uso indiscriminado del teléfono". El actor, que se considera un payaso, defiende su presencia como narrador en esta divertida, sarcástica e irónica historia y confiesa que ha abordado el personaje desde ese rincón. La figura del payaso "siempre ha sido necesaria puesto que ayuda a tomarse la vida menos en serio para poder vivir mejor”. Para él, esta figura permite viajar a la irracionalidad hermosa que tienen los niños, uno de los públicos más difícil de ganar. "Los que nos consideramos payasos queremos volver constantemente a la infancia, pero siempre de manera respetuosa. El payaso intenta parecerse a los niños en el sentido de la irreverencia inocente pero profunda", añade.

La figura del payaso permite viajar a la irracionalidad hermosa de los niños, uno de los públicos más difícil de ganar

Ben y Lucy encarnan las ventajas y los inconvenientes del teléfono. Ella es una adicta y él se presenta como una persona que odia el teléfono. La obra removerá conciencias y puede que hasta a más de uno o de una le haga reflexionar sobre sus acciones y la importancia de la verdadera comunicación. “Al final, el espectador llegará a la conclusión ni la adicción ni el odio son las mejores soluciones”. Como siempre en el termino medio está la virtud por que… ¿a quién no le seduce despertar con un mensaje cariñoso a través de whatsapp?

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios