Alerta en la noche de Ibiza: sanciones, cierres y el incierto futuro de un modelo

Amnesia y Privilege, sancionadas por el ayuntamiento

Foto: Paris Hilton pincha en la discoteca Amnesia de Ibiza. (EFE)
Paris Hilton pincha en la discoteca Amnesia de Ibiza. (EFE)

Alerta en Ibiza: dos de sus discotecas emblemáticas ha sido sancionadas por las autoridades municipales de Sant Antoni. Hablamos de Amnesia y Privilege, clásicas “de toda la vida” en la noche de la isla (a Amnesia, por ejemplo, le puso nombre Antonio Escohotado en sus años de relajación balear). ¿Motivo de los expedientes? Reformas arquitectónicas no autorizadas, relacionadas con el aumento de superficie y aforos, según informa el Diario de Ibiza. Las discotecas no podrán abrir al público hasta que no subsanen las irregularidades detectadas en la inspección municipal, que se llevó a cabo el 22 de septiembre. Hasta el pasado jueves no había trascendido la noticia.

De momento, no hay peligro: estamos fuera de temporada y tienen varios meses para cumplimentar lo exigido. El ayuntamiento sabe que estos clubes son una mina y no parece casualidad que los expedientes llegasen al finalizar la temporada. El problema es que no parece una anécdota, sino una tendencia.

Campaña de largo alcance

Las sanciones forman parte de “una campaña de inspecciones en los establecimientos de mayor aforo para comprobar la efectividad de los títulos habilitantes que poseen y detectar posibles infracciones que puedan generar situaciones de peligro”, explica el consistorio. Según se comenta, off the record, también se han detectado irregularidades en otros grandes clubes del municipio. No solo eso: además se está realizando una campaña contra los ruidos consistente en instalar sonómetros en distintos puntos del pueblo que acoge estos megaclubes. La música a todo volumen puede tener sus días contados en la isla del house y las noches interminables. Lo que antes era “el sonido de la isla” puede pasar a considerarse “contaminación acústica”. De momento, se sabe que en los expedientes en curso se tramitan dos tipos sanciones económicas, una de 650 euros por infracción leve y otra de 54.999 euros por infracción muy grave. La legendaria tolerancia ibicenca puede haber vivido su último verano.

Modelo mutante

Como ya explicamos el pasado mes de julio, cada vez está más claro que el modelo de diversión en Ibiza está mutando. “Mi opinión es que hay demasiados eventos masivos. Se concentra casi todo el mundo en unos pocos lugares. Hemos ido demasiado lejos. Todo se ha vuelto demasiado agresivo y competitivo”, señala Juan Roselló, veterano organizador de fiestas. “Ibiza afronta un cambio. Los empresarios quieren sacar dinero, pero una persona normal no puede pagar seis mil euros por una semana de vacaciones. Confío en el mercado reajuste la oferta y la demanda”, coincide Juan Arnau, máximo responsable de Elrow, empresa española de fiestas electrónicas que ya tiene dimensión internacional. “La primera causa de que vaya menos gente a los clubes emblemáticos es que hay una mayor oferta de ocio. Los turistas ya no acuden todas las noches a macrodiscotecas, sino que van una o dos veces y el resto del tiempo disfrutan de una ruta alternativa de beach clubs, chiringuitos, restaurantes, etcétera. El segundo motivo del bajón puede tener que ver con los altos precios de entrada y de las bebidas”, apunta Patricia Quinteiro, que gestiona Pat Comunicaciones, firma de relaciones públicas que trabaja con empresas emblemáticas como Privilege, Supermartxé y Nikki Beach.

¿Resucita Space?

Destacadas voces veteranas de la isla hablan hace años de estandarización en la oferta de ocio, controlada de manera creciente por la familia Matutes. La noticia esperanzadora para los amantes de los “buenos viejos tiempos” es que el discjockey Carl Cox ha anunciado su intención de abrir un nuevo espacio en 2020. “Iremos a un lugar completamente nuevo con un nuevo concepto, pero la idea es tener a las mismas personas que hicieron Space y a personas que quieran apoyarme en mi búsqueda para crear un nuevo Space en la isla”, explicó este verano en una entrevista con Be-At TV. Los rumores sobre la reapertura de Space han sido continuos desde su mismo cierre, el 2 de octubre de 2016, tras 27 años de actividad. Que lo consigan o no es un detalle importante para el turismo de la isla, dado que muchos visitante reservaban su alojamiento coincidiendo con las fiestas de apertura y clausura de la mítica discoteca.

Ibiza y Formentera recibieron en agosto un total de 607.937 turistas, un 3,7% menos que en el mismo mes de hace un año (unos 23.000 menos). Se trata del peor dato de los últimos tres años, muy cerca de los 600.535 que vinieron en 2015, según el Instituto Balear de Estadística. En ocho meses, los alquileres ilegales acumularon un descenso del 14,5%. Los hoteles alojaron a 388.576 personas en agosto, un 10% menos que en 2017, 44.000 viajeros menos que 12 meses antes. Desde enero, la caída de turistas que optan por los hoteles (1,48 millones) fue el 3,9%. ¿Necesita Ibiza una renovación para no perder su gancho?

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios