UNA INVESTIGACIÓN QUE DURÓ MÁS DE 20 AÑOS

'Little Foot': la abuela de 'Lucy' ya es el homínido más antiguo en caminar

Un excavación en Sterkfontein (Johannesburgo, Sudáfrica) dio como resultado el descubrimiento de unos restos óseos fundamentales para la evolución humana

Foto: 'Little Foot': la abuela de 'Lucy' ya es el homínido más antiguo en caminar. (University of the Witswatersrand)
'Little Foot': la abuela de 'Lucy' ya es el homínido más antiguo en caminar. (University of the Witswatersrand)

Era el caluroso verano de 1994, cuando varios investigadores decidieron acudir a Sterkfontein (Johannesburgo, Sudáfrica) para realizar trabajo de campo. No fue una elección casual, sino que este sistema de cuevas interconectadas es un lugar de tradicional visita para los paleoantropólogos, ya que desde hace más de un siglo se han encontrado restos fósiles. Lo que no podían esperar es hacer un descubrimiento único: el homínido más antiguo en caminar.

Más de veinte años ha llevado que los expertos consigan desenterrar aquel pequeño cuerpo hallado entre piedra caliza, cuyo nombre, 'Little Foot', fue puesto en honor a los primeros pequeños huesos que se encontraron, los correspondientes a uno de los pies. Dos décadas han sido necesarias para desenterrar casi al completo a este pequeño cuerpo, de no más de 1,30 metros del altura, del que se ha podido recuperar en buen estado el 94% de su osamenta.

Sin embargo, el descubrimiento de 'Little Foot' es mucho más importante para la humanidad de lo que se podía creer en un principio. Los primeros estudios que se han llevado a cabo, publicados en la revista Nature, sobre quién es este pequeño homínido, revela datos claves: se trataba de una mujer, vivió hace 3,67 millones de años... y es el ser humano más antiguo conocido que era bípedo, por lo que es una pieza fundamental en cuanto a la evolución humana.

Estos restos óseos pertenecieron a un pequeño Australopithecus, misma especia a la que pertenece 'Lucy', quizá el otro homínido más importante de todos los tiempos. Pero si comparamos a 'Little Foot' con 'Lucy', su importancia queda en relieve: no solo por haber vivido casi 500.000 años antes, sino por el buen estado de conservación del mismo, del que se ha podido recuperar casi toda las estructura ósea al completo por el escaso 40 por ciento de aquel otro fósil.

Ronald Clarke, paleoantropólogo de la Universidad de Witwatersrand y responsable del estudio, asegura que los restos hallados son tan inusuales que se tratan de una especie distinta hasta la fecha nunca antes conocida. De hecho, la han designado como un Australopithecus Prometheus, una calificación que ya existía pero que fue desechada después de que se creyera que todos los restos con más de 3 millones de antigüedad fueran de Australopithecus Africanus. Ahora, se cree que no es así.

En los últimos días, se han realizado una serie de informes sobre 'Little Foot', donde se trataron la edad del espécimen, las extremidades y el cráneo. Todos ellos explican que se trataba de una mujer adulta, de estatura alta para la época a la que corresponde (unos 1,30 metros), con piernas más largas que sus brazos y con una lesión crónica en una de sus extremidades superiores que le impedía utilizarla con normalidad. Y, por supuesto, su capacidad para caminar erguida.

El hecho de que los huesos de las piernas sean más grandes que los de los brazos sugiere que 'Little Foot' estaba perfectamente adaptada anatómicamente para caminar erguida, lo que la convierte automáticamente en el Australopithecus más antiguo capaz de andar sobre sus dos piernas. "El hueso fosilizado es en realidad más blando que la roca que lo rodea. Ha sido un infierno absoluto sacarlo", asegura Clarke. Pero sus esfuerzos pueden ser claves para entender la evolución humana.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios