12 personajes narran la historia

Siete meses de revolución y tragedia: el episodio inédito de la Guerra Civil

El documental de ficción ‘Caleta Palace’ narra un paraíso convertido muy pronto en el mayor éxodo del siglo XX. Escritores, periodistas y fotógrafos extranjeros fueron testigos directos

Foto: Una imagen histórico del hotel Caleta Palace (Archivo fotográfico UMA).
Una imagen histórico del hotel Caleta Palace (Archivo fotográfico UMA).

Caleta Palace fue un hotel donde veraneó Federico García Lorca. Ubicado en el barrio del Limonar, el cogollito burgués, frente al Mediterráneo sureño, y lleno de villas dotadas de exuberantes jardines. Caleta Palace luego fue hospital, más tarde centro de salud… y ahora es la sede de la Subdelegación del Gobierno en Málaga. Caleta Palace es también una metáfora y escenario de referencia en siete meses de revolución y tragedia. Un episodio inédito de la Guerra Civil narrado por 12 autores. Hay diplomáticos, escritores, fotógrafos y periodistas. Son extranjeros y entre el 18 julio de 1936 y el 8 de febrero de 1937 pasaron por Málaga ‘la Roja’.

La ciudad quedó en un ‘impasse’. El Gobierno de la II República la dejó a su suerte. No la defendió y los franquistas no la quisieron conquistar en un primer momento. Y eso que Queipo de Llano anunció que enseguida la conquistaría. Espías e informadores relatan lo que sucede en una Málaga ajena al conflicto, parada en el tiempo, con noticias de las tropas de Franco, pero sin conciencia de lo que estaba a punto de ocurrir.

Actual entrada a la Subdelegación del Gobierno en Málaga, antiguo hotel Caleta Palace (MLK Producciones).
Actual entrada a la Subdelegación del Gobierno en Málaga, antiguo hotel Caleta Palace (MLK Producciones).

“A menudo el episodio malagueño es dejado de lado. Frente a otros capítulos más brillantes de la Guerra: Guernica, el Ebro, la defensa de Madrid… parece menor… y también parece que haya algo de vergüenza en ambos bandos, por los desórdenes y la falta de escrúpulos en las primeras semanas de guerra”, apunta José Antonio Hergueta, productor y director de cine, responsable de MLK producciones, quien prepara un falso documental sobre esta historia de 100 minutos. Regina Álvarez es la guionista.

Malraux, ministro de De Gaulle

El avión de André Malraux defiende Málaga. Malraux ayuda a la República. Compra armas. Organiza una patrulla aérea, la Escuadrilla España, que actúa por su cuenta, solo ‘reportando’ al general Hidalgo de Cisneros. La misión de Malraux, que se convertiría en ministro de Cultura de Francia con Charles de Gaulle entre 1958 y 1969, derriba algún avión alemán e italiano. La patrulla se disuelve cuando sufren la baja de sus dos últimos bombarderos. Málaga está desahuciada.

Empieza la Guerra Civil. Gerald Brenan y Gamel Woolsey están en su casa de Churriana. “Les pilla el golpe de Franco “por sorpresa” o, al menos, eso dicen ambos en sus relatos: ella en 'El otro reino de la muerte', luego convertido en 'Málaga en llamas' y él en su 'El laberinto español', mucho más teórico y elaborado”, explica Hergueta. El matrimonio disimula su escapada. Rechazan huir junto a otros británicos. No se querían ir, pero a finales de 1936 se marchan vía Gibraltar.

Málaga no tenía ningún plan. Ninguno. No había ni plan B, ni tampoco plan A. Todo era improvisación. Ni siquiera había trincheras dignas

Elizabeta Parshina es una joven soviética que se ha venido a España como voluntaria y ejerce de traductora. Como en el caso de Gerda Greep, una fotoperiodista noruega también de paso aquellos meses por Málaga, Elizabeta quiere acción. Mucha acción. El frente. Enviada especial a Málaga con un destacamento ruso que aterriza en enero de 1937. Málaga no tenía ningún plan. Ninguno. No había ni plan B, ni tampoco plan A. Todo era improvisación. Ni siquiera había trincheras dignas.

Parshina, ‘La dulce dinamitera’, lo cuenta en ’La brigadista’ (La Esfera). “Es un primer capítulo fascinante en sus descripciones del frente (donde es enviada a dinamitar los puentes antes de que entren las columnas de tanques italianos) o las reuniones del general Kleber y asesores rusos en las últimas horas antes de la caída de Málaga, o en el improvisado cuartel general que montan en Almuñécar tras haber abandonado la ciudad”.

Smerdou, el 'Schindler' español

El diplomático Porfirio Smerdou es el ‘Schindler’ español, como escribió el periodista Diego Carcedo. En su chalecito Villa Maya del barrio del Limonar se refugiaron más de 60 personas. En la Navidad de 1936 Smerdou pierde su condición de vicecónsul (y el consulado honorario) de México por ayudar a escapar con un pasaporte mexicano a un empleado del ayuntamiento. “Permanece por su coraje y por estar sustituyendo al cónsul argentino”, narra el director en el guion de la obra. La mujer de Porfirio era Concha Altolaguirre Bolín, hermana de Manuel, el prestigioso poeta de la generación del 27, e impulsor de la revista ‘Litoral’.

Regina Álvarez y José Antonio Hergueta, guionista y director de 'Caleta Palace', en 2017 (Festival de Cine de Marbella).
Regina Álvarez y José Antonio Hergueta, guionista y director de 'Caleta Palace', en 2017 (Festival de Cine de Marbella).

Arthur Koestler tiene 32 años en 1936. Los sueños de este seductor de origen húngaro pasaban por España. Espía, periodista y escritor de una obra clave: ‘Del cero al infinito’ sobre su experiencia en el comunismo. Koestler también está en Málaga. Fue condenado a muerte, pero la campaña que organizó la su esposa en Reino Unido con presiones de periodistas del mundo entero, incluido Hearst y Orwell, lograron que no se le fusilara. Salió meses después intercambiado por la mujer del piloto Carlos de Haya, Josefina Gálvez, que estaba en zona republicana. Hubo un intercambio en Gibraltar. Todo esto figura en el guion.

Los 10.000 hombres de Roatta

Y otra historia más. Al otro lado del frente, 10.000 hombres bajo el mando del general Roatta van a rodear Málaga desde todos los puertos que atraviesan los montes, entre el Guadalhorce y el Guadalfeo. Viajan también varios periodistas del ‘Uffizio Stampa’. Se trata del departamento de prensa creado para hacer llegar a Italia la propaganda sobre lo que están haciendo estos soldados en España.

“Han llegado a Cádiz en barcos fantasma, muchos de ellos sin bandera ni nombre, pues desafían la No Intervención que ha suscrito Mussolini. Uno de los que escribe a su familia solo después de haber abandonado Milán es Bonaventura Caloro, un joven periodista que publicará sus experiencias en un panfleto titulado “De Málaga a Tortosa”, explica Hergueta, que intevendrá este viernes en la Casa Gerald Brenan de Churriana (Málaga), que capitanea Alfredo Taján, dentro del ciclo 'Las agendas secretas en la época de Brenan'.

Esta cinta, con un presupuesto de 750.000 euros, se rodará en 2019, además de en la ciudad andaluza, en en Madrid, Oslo y París

Periodistas que llegan a Málaga el 8 de febrero y envían a Italia la crónica de la primera conquista fascista gracias a que, nada más entrar en una ciudad abierta, que apenas se ha resistido, se encuentran con que funciona el cable, y ponen un telegrama desde Italcable, actual edificio Mena, sede de la Universidad Internacional de Andalucía de Málaga. Esa misma tarde el relato lo publica el periódico ‘Corriere della Sera’.

Una de las villas del Limonar (MLK Producciones).
Una de las villas del Limonar (MLK Producciones).

Málaga había pasado desapercibida como elemento cinematográfico de primer orden en el contexto de la Guerra Civil. Esta cinta, con un presupuesto de 750.000 euros y cuyo rodaje además de en la ciudad andaluza se trasladará en 2019 a Madrid, Oslo y París, pretende combinar las historias humanas con aquellos bombardeos en plan amateur que dan paso a los primeros bombardeos sistemáticos que sufre una ciudad en la contienda.

Entender lo que pasa ahora

Las imágenes dialogarán entre el pasado y el presente. “Lo más interesante es ver de qué manera vamos a intentar traer el espíritu de ese momento al tiempo actual. La docena de voces narrarán la historia como si fuera un documental grabado unos años después”, cuenta Hergueta. El cineasta resalta el poco valor que se le dio a la vida humana en el contexto social y, en general, un discurso excluyente que desarrollaron no sólo los golpistas, sino también quienes se defendían de ellos o iniciaban una revolución social.

"Quienes asisten al baño de sangre se quedan asombrados no sólo se cómo se disponía de las balas y de las vidas con una naturalidad insólita, sino que se hiciera gala de aquel desprecio, abandonando cadáveres en las calles y llegando a hacer burla de los muertos. Es curioso que ambos bandos se sirvieron de los mismos lugares para estos "sacrificios": en Málaga hay una curva del Camino Nuevo, además de la tapia del cementerio de San Rafael y la cárcel provincial, ambos protegidos hoy como "lugares de la memoria histórica", relata el director.

Tras esos siete meses llegó la ‘desbandá’ de la carretera de Almería. Y en medio, la historia del submarino C3, el primer ataque nazi en la Guerra Civil, ocurrido también durante este fatídico tiempo y que ya rodó Hergueta en ‘Operación Úrsula’. “Lo que pasó nos ayuda a entender un capítulo fundamental del siglo XX e incluso lo que está pasando ahora”, dice el director de ‘Caleta Palace’.

De pronto aparecieron armas en muchas manos y casas, y la cosa acabó como sabemos. Hoy de poco vale dividir o separar

"Estremece volver a oír hoy en algunos líderes políticos un lenguaje excluyente, donde se deja caer que "sobran otros" para hacer el propio proyecto, y se oye en varios extremos y espectros. Este pensamiento acabó abriendo el baño de sangre. Parecería lejano, como lo pareció en la Yugoslavia de los años 90, pero la línea que lo separa es increíblemente frágil: de pronto aparecieron armas en muchas manos y casas, y la cosa acabó como sabemos. Hoy son grandes las heridas que se tienen que curar y de poco vale dividir o separar, al final sólo es posible sanarlas y avanzar incorporando, emocionando y no eliminando", añade Hergueta.

El proyecto original cuenta como referentes visuales la obra de Carlos Saura 'Dulces horas', "una película poco conocida y donde propone una singular “deconstrucción” del relato personal o la memoria del sufrimiento. También el documental de Richard Dindo sobre el poeta Arthur Rimbaud.

'Caleta Palace' se denominó en un primer momento ‘Paraíso en llamas’. Una intensa luz entre bombardeos y un Gobierno ausente. Y extranjeros viviéndolo en primera fila, testigos directos de un horror inédito; en El Limonar y La Caleta, entre salitre, jazmines y bombas.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios