ENTREVISTA

Zahara: "Con el tiempo mirarán a los de nuestra generación y se reirán de nosotros"

La artista publicará el 16 de noviembre su nuevo disco 'Astronauta'; hablamos con ella de su trabajo, de la industria musical, de gestación subrogada y de su supuesta dedicatoria a Albert Rivera

Foto: El nuevo disco de Zahara se publicará el 16 de noviembre.
El nuevo disco de Zahara se publicará el 16 de noviembre.

Cuando Neil Armstrong y Edwin Aldrin pisaron la Luna el 16 de julio de 1969, había alguien observando desde el módulo Columbia. El piloto Michael Collins permaneció flotando en la órbita del satélite mientras sus compañeros descendían a la superficie lunar. Cada hora y media, cuando era engullido por el lado oscuro de la Luna, pasaba 48 minutos a oscuras y desconectado de los astronautas y de la Tierra. Zahara (Úbeda, 1983), mientras toma un zumo, cuenta la historia de Collins y el cariño resuena en su voz. Quizá porque, no hace mucho, la artista se vio reflejada en el relato del hombre más solo del universo. "En uno de los momentos postparto, eran las cuatro de la mañana y yo estaba en el salón con mi hijo. Tenía dolores en todo mi cuerpo y mi marido estaba dormido al lado. Estaba rodeada de mi familia pero a la par completamente sola, sin energía y sin ganas, deforme, llena de incertidumbre. Pensé que si alguna vez había habido alguien tan solo en el universo, había sido Michael Collins."

La historia de Collins aparece en uno de los cuentos que Zahara ha incluido dentro del pack especial de su nuevo disco, 'Astronauta'. En él ha aunado su pasión por el espacio, su "propia historia de ciencia ficción", sus rabias, sus cambios y sus experiencias. Hace tres años que publicó 'Santa' y ahora, tras un tiempo muy medido, vuelve con nuevos sonidos, un próximo programa musical en Cero -'Canciones que cambiaron el mundo'-, con la escafandra brillando bajo el brazo y una bestia sentada frente a su mesa.

PREGUNTA: Cuando publicaste ‘Hoy la bestia cena en casa’, aunque el hombre estéticamente parece Trump, muchos dieron por supuesto que la bestia era Albert Rivera. ¿A quién te referías?

RESPUESTA: No era una persona en concreto. Sí que ha sido divertido intentar personificar esta bestia en un personaje. Además hay rasgos que podrían encajar con Albert Rivera pero también hay otros que encajan en el videoclip con Trump, o la raya, por ejemplo, que Albert Rivera no tiene. Podría compartir cosas de muchos políticos que conocemos. Va de eso, del abuso del poder, un poder con falta de empatía y de falta de consciencia sobre la realidad. Encajan muchos políticos de España y de fuera. A pesar de que es divertido y jugoso que se hable de alguien en concreto, en esa bestia intenté meter todos los comportamientos o pensamientos con los que quería enfrentarme.

P: ¿Qué te pareció que tanta gente en redes sociales diera por supuesto que ‘Zahara carga contra Albert Rivera’? También en los medios.

R: (Ríe) Me hizo gracia pero me dio también un poco de miedo. Lo está diciendo todo el mundo y a ver si este hombre se lo va a creer de verdad. Sé que ha tenido que escucharla porque ha habido muchísimas menciones en redes y ha salido en prensa. “Carga contra Albert Rivera”, qué discretos sois (sonríe). Sí que me enfrento al poder político. Yo no le estoy diciendo a nadie lo que tiene que hacer, hablo de que a esta bestia, si existiera y pudiera invitarla a cenar, le diría que qué coño está haciendo, si sabe realmente lo que supone. Contra quien arremeto no es contra los individuos, sino contra los políticos que quieren cambiar la legislación en torno a la gestación subrogada.

P: Ya que estamos, ¿qué opinión tienes de Albert Rivera?

R: Mi opinión sobre Albert Rivera, qué gracioso. Bueno, me sigue en Twitter y yo le sigo. (Ríe). Lo voy a dejar ahí.

P: Tú eres bastante activa en redes sociales. Me gustaría saber cómo ves la que se monta muchas veces cuando un famoso da su opinión o hace algo polémico. Por ejemplo, la última de Dani Mateo y la bandera.

R: Creo que vivimos en un mundo donde es todo muy inmediato y a la par muy falsamente grande, es decir, tenemos que intentar tener conciencia de la dimensión de las redes sociales. Antes, si Dani Mateo hacía eso o yo hacía una canción como esta, la conversación se quedaba en un bar. Ahora puedes mencionarnos y esa conversación que empezaba con una cerveza y acababa con la siguiente dura lo mismo, pero hay un impacto mucho más grande, directo y visible. Eso es muy peligroso porque estamos intentando gestionar emocionalmente, como lo haríamos hace dos décadas, maneras de expansión de la comunicación actuales. Tenemos que intentar relativizar ese impacto. Ahora mismo están con Dani Mateo y mañana estarán con Rosarillo o con Malú o quien sea. Todo se apaga con la misma intensidad. Yo recuerdo cuando las redes sociales eran un lugar amable donde compartir música, que Twitter te preguntaba “¿En qué estás pensando?”

P: Ahora es “¿De qué te estás quejando?”

R: (Risas) “¿Contra quién quieres cargar?” Pero es verdad, tenemos el acceso directo a la persona que nos molesta o nos ofende o que nos gusta. También para lo bueno. Hay que saber tomar un poco de dimensión y saber que aunque un día haya muchas personas que me dicen que qué guay algo, tampoco es verdad. No hay que irse a la cama pensando que una es una superstar o una hija de puta. Ninguna de las dos cosas son ciertas.

Con la prensa a día de hoy también sucede que, como está en un lugar tan complicado, hay esta pelea por el 'clickbait'. Yo sé, cuando hago una entrevista, que van a intentar ligar mi nombre en el titular al de otra persona. Yo hago la entrevista sabiendo que si me has preguntado por Albert Rivera es muy probable que en el titular pongas Albert Rivera. Pero entiendo que es mucho más atractivo que decir “Va a sacar Zahara un disco maravilloso”. Eso no le interesa a nadie aunque sea verdad (Risas). Recuerdo la primera vez que me lo preguntaron que fui muy directa y dije que no. Si yo hubiera hecho una canción sobre Albert Rivera, sería la primera que lo diría. Y aun así en esa entrevista, donde fui súper clara, el titular era “Zahara, aunque lo niega, la gente dice que”.

Si yo hubiera hecho una canción sobre Albert Rivera, sería la primera que lo diría

P: En ‘La bestia cena en casa’ tocas el tema delicado de la gestación subrogada, ¿por qué fue el primer sencillo precisamente este?

R: Iba a sacar otra canción, ‘Bandera blanca’, porque era pop, con una súper melodía, muy cañera, y quería empezar con algo arriba. Hace como tres años, el origen de la canción de la bestia vino por los recortes de sanidad y educación, cuando vuelve a ganar las elecciones el PP. Yo tuve un desencanto con la sociedad, con mi país y empecé a escribir un texto que tenía más que ver con Lorca. Lo tenía ahí apartado y a medida que fueron pasando los años iba añadiendo cosas y se reabrió el debate de la gestación subrogada. Empecé a cuestionarme cosas que tenía asimiladas. Tenía la letra hecha pero me faltaba la música a cinco días de irme a grabar a Gales. Y la canción me parecía una auténtica mierda y llamé a Martí Perarnau y le pedí que me ayudara porque creía que era el momento de hablar de esto. Conforme pasaron los días queríamos sacar esta canción. Uno de los motivos fue que perder la oportunidad de poner los ovarios sobre la mesa con una canción así hubiese sido una pena. Lo pasé un poco mal porque una cosa es posicionarte y otra es asumir que lo va a escuchar todo el mundo. Que esa conversación del bar la vas a cantar a los cuatro vientos durante mucho tiempo. Pero vivimos en un momento en el que la música también tiene que representar cómo somos como sociedad y esta canción es una foto del momento actual.

Zahara ha publicado dos adelantos, 'Hoy la bestia cena en casa' y 'Multiverso'.
Zahara ha publicado dos adelantos, 'Hoy la bestia cena en casa' y 'Multiverso'.

P: Cuando salió vi un montón de comentarios que lo alzaban como himno feminista, ¿lo ves así?

R: En su momento no, claro, porque creo que los himnos uno no los decide. No estaba en mi intención porque yo estaba haciendo una canción que aunque hable de un momento social, al final es un momento social vinculado a mí. Cómo me siento con la sociedad. No deja de ser una canción egocéntrica aunque tenga una base social. No me daba cuenta de que iba a haber tantas personas que se iban a sentir identificadas.

P: Has dicho antes que hace años comenzaste a replantearte lo que pensabas de la gestación subrogada y a informarte más.

R: Yo era de las que pensaba que si eres feminista y quieres que cada mujer tome las decisiones por sí misma, si una mujer quiere alquilar su cuerpo durante un año y luego vender el hijo que tenga, es libre de hacerlo. Hubo algo que empezó a chirriarme cuando unos conocidos iban a comprarse un niño. Les pregunté cómo era y cuánto valía. Me dijeron que valía 25.000 euros y que estaban ahorrando. Que era como un catálogo y tú eliges y algo me hizo 'clic'. Son mujeres, no es un escaparate con coches. No es Wallapop. Cuando algo te chirría lo que hay que hacer es informarse. Empecé a ver cómo era y a intentar entender, no solo el lado del que quiere tener hijos, que lo entiendo, yo tengo uno, pero ese deseo tiene una cara B cuando implica a más personas. Estas personas en su inmensa mayoría son mujeres pobres, hay granjas de mujeres que están allí, no tienen derechos si cambian de opinión y se quieren quedar con el niño, si pierden al niño no reciben prestación económica…

Yo cuando me quedé embarazada tuve muchas náuseas, dolores… Todos los efectos secundarios, parecía un cliché. Pensé “¿cuánto dinero tendrían que darme para pasar esto por otra persona?” Puedes estar añadiendo ceros que no compensa, la única compensación, y no hablo desde un punto de vista del romanticismo de la maternidad, es que luego tienes un hijo. Que luego esa criatura es tuya. No hay millones en el mundo. ¿En qué situación de pobreza extrema te tienes que ver para hacer eso? Y la compensación económica te lleva a la pregunta de si todo se puede vender. Hemos llevado el capitalismo a tal extremo que podemos comprarnos un niño. ¿Y si no es como queremos lo podemos devolver? Si compro un coche de 25.000 euros y no me gusta luego lo devuelvo. Si te enteras de que tu niño es autista o ciego o lo que sea, ¿lo devuelves porque lo has comprado? Cuando pagas por algo tan sensible como una vida humana, ¿en qué lugar nos deja como sociedad pensar que absolutamente todo se puede pagar? A mí cuando me hablan de gestación subrogada altruista, digo vale, hacedlo con la familia, igual que tu padre o hermano o madre te va a dar un riñón. No entiendo cómo la gente ve 'El cuento de la criada' y se escandaliza y no se tira del pelo con la vida real. Es que es una cuestión de empatía, que es de lo que hablo en la canción. Cojo a la bestia y se lo digo, pídeselo a tu hermana. Si las tienes. Albert Rivera no tiene hermanas así que no es (risas).

P: El disco se llama 'Astronauta', va a salir un disco extra que se llamará 'Alienígena', la letra de ‘Big Bang’, todo ‘Multiverso’... No puedo evitar que la temática me recuerde a David Bowie, sobre todo teniendo en cuenta que te gusta. ¿Cómo ha influido en ti, más allá de este disco?

R: Bowie es un personaje, un artista que me ha inspirado desde siempre a todos los niveles. Cómo cuidaba no solo las canciones, su personalidad, su voz, estéticamente cada disco, su puesta en escena… Toda la imagen a su alrededor. Con todas estas canciones del espacio no es que me haya influido él, sino que está en el lugar adecuado para que me guste porque me fascinaba 'Expediente X', estaba obsesionada con la ciencia ficción, con el espacio… En este disco me he permitido el lujo de hacerme mi propia historia de ciencia ficción. No solo las canciones, sino todo lo que comprende 'Astronauta'. Para mí Bowie siempre ha sido un referente en este sentido, en cómo los discos no son solo canciones, sino que hay una historia y unos sonidos que descifrar. Yo toqué con su banda y los escuchabas y las canciones sonaban como en el disco.

P: En el disco metes esas referencias a 'Expediente X', hace poco también publicaste un EP con versiones de canciones de series, ¿qué canciones, no solo de este disco, no habrían nacido sin la influencia de las series?

R: 'David Duchovny', de este disco. Cuando veía 'Expediente X' no existía ni la palabra 'shippear' pero yo quería que se casara con Gillian Anderson y tuvieran hijos, que fueran mis padres. Era raro porque yo quería que fueran mis padres y a la vez quería ser la novia de David Duchovny. Pero hay más y no solo de series, también de películas. ‘Donde habitan los monstruos’ es por ‘Donde viven los monstruos’, que es mi ficción favorita. Le hice una canción a Audrey Hepburn, que se llama ‘Chica pop’. ‘General Sherman y cómo Sam Bell volvió de la luna' por la película ‘Moon’, de Duncan Jones, el hijo de Bowie. El mundo de la ficción siempre está súper ligado a mí.

Antes si Dani Mateo hacía lo de la bandera, la conversación se quedaba en el bar

P: Me encantó cuando contaste la anécdota de encontrarte a Yola Berrocal en un tren cuando escribiste ‘Caída libre’. ¿Te ha pasado algo curioso al componer este disco que haya sido digno de salir en alguna canción?

R: Sí, la canción ‘Adjunto foto del Café Verbena’ para mí es mi ‘Caída libre’ 2.0. Tiene el mismo espíritu narrativo de contar una noche en la que salimos a cenar. En la canción hablo del balneario de Jaraba, no es Yola Berrocal, no es tan espectacular, pero fue súper tierno. Nos fuimos a celebrar mi cumpleaños a Jaraba, justo antes de casarnos. El balneario estaba lleno de viejos y luego nosotros. Por la noche llegamos a un café verbena con los mismos viejos del balneario tomándose su refrigerio. Sonaba Peret, pasodobles, sevillanas… El DJ sin ningún tipo de criterio, y de repente pusieron Coyote Dax. Y si había cien viejos, los cien se levantaron, todos perfectamente coreografiados. Pensé “qué cosa más bonita, les tengo que hacer una canción”. En la letra digo “los vecinos octogenarios bailan como Michael Jackson”.

'Cuando estéis vomitando y se os abran las carnes por parir a un melón, ya podréis decir 'estamos embarazados'.
'Cuando estéis vomitando y se os abran las carnes por parir a un melón, ya podréis decir 'estamos embarazados'.

P: Has vuelto a los escenarios después de un parón. No sé si tú lo ves así pero las mujeres parece que tienen que pensárselo más que los hombres a la hora de tener un hijo, calcular cuándo podrán volver al trabajo… Cuando Pilar Rubio tuvo a su hijo, Sergio Ramos se fue el mismo día a entrenar y la gente lo alabó. Y cuando Soraya se fue a cenar a la semana, la gente la criticó.

R: En mi relación pasó que mi marido, como es el director de una revista, tuvo una baja ficticia. Dependían de él y no podía dejar de trabajar, pero él podía hacerlo. Ser padre primerizo y trabajar es muy duro, hubo momentos en los que lo pasó peor él que yo. Pero él podía hacerlo y está normalizado. De hecho, había gente que decía “Ah, sí, Alberto está con las vacaciones”. Llaman vacaciones a la baja de paternidad. Hubo una cosa con la que me di cuenta de lo arraigado que está el machismo en nuestra sociedad. Cada vez que lo llamaban por teléfono del trabajo para interrumpirle de su labor de padre, le pedían perdón no a él, a mí. Pídele perdón a él, que a quien estáis jodiendo es a él. Yo estoy en mi casa viendo ‘Anatomía de Grey’ y OT y con mi niño enganchado a la teta y estoy muy tranquila. Me duele todo pero a mí nadie me está llamando por teléfono porque yo he dejado muy claro que a mí no me toquéis el coño hasta dentro de tres meses.

Yo no solo soy cantante, soy empresaria, estoy pendiente de todo. Tuve que elegir muy bien el momento en el que me quedaba embarazada cuando un hombre nunca tiene que plantearse eso. Nosotras ya no es solo que no podamos volver porque lo pasas mal físicamente, sino que luego encima hay una presión social de que es la madre la que tiene que hacerse cargo de su hijo, como lo de Soraya. Y lo de “estamos embarazados” me toca la moral. Cuando estéis vomitando, con la barriga que no podáis dormir por la noche y cuando se os abran las carnes por parir a un melón, ya decimos “estamos embarazados”.

P: Has estado también tres años sin sacar disco. En otras entrevistas he leído que te daba igual si se olvidaban de ti, que lo que no ibas a hacer era sacar disco cada "X" meses porque sí. ¿La industria musical necesita relajarse?

R: (Risas) Sí. Lo veo mucho con OT. Los que vivimos un poco más al margen de la presión comercial, o al menos con nuestra presión comercial, tenemos un poco más de descanso, pero los que trabajan en el otro lado se ve lo presos que están de esta panda de tiburones. Te das cuenta de que sacan a artistas que aún no saben lo que quieren hacer. El primer disco de un artista es muy difícil y requiere mucho tiempo. Lo normal es que saques una canción de un estilo y te guste, pero luego saques una de otro y también. Hay una prisa por monetizarlo absolutamente todo pero al final el público no es tonto. Hacer eso es subestimar a la audiencia. El fan es tan generoso y bueno que apoya a su artista a pesar de los pesares pero luego te das cuenta, como en OT, de que acaban sacando cosas con las que no sé hasta qué punto ellos están cómodos. En OT te ponen en el punto de mira de una manera tan bestia que al final igual tienes que desaparecer un tiempo, pero eso a la industria no le interesa porque solo piensa en tomates. Este capitalismo feroz que nos lleva a vender a nuestros hijos para poder sobrevivir nos lleva a pensar que un artista no es una persona, es un tomate.

P: Ya has contado alguna vez la experiencia pero ahora, echando la vista atrás, ¿qué crees que habría cambiado si no hubieras creado tu propio sello y dejado Universal? Para bien y para mal.

R: No estaría trabajando. Me minaron la autoestima, la creatividad, las ganas de tocar, de componer… Odié el negocio de la música. Lo tenía claro, no iba a sacar más discos si no me daban la carta de libertad. Les enseñé el disco, que era ‘La pareja tóxica’ y les dije que no iba a componer nada más. No lo quisieron, por suerte. Yo ahí no podía estar. Tenía ansiedad, tuve una pequeña depresión, lo pasé muy mal. Toda esa etapa fue súper turbia. Tenía que haber sacado ‘La pareja tóxica’ con un ansiolítico dentro (risas).

Me da pena que destrocen las carreras de los chavales de OT

P: Has nombrado varias veces a OT, ¿qué te parecen estos 'talent shows'?

R: A mí nunca me han gustado. Me gustó la edición anterior de OT porque descubrí a Amaia. Vi que ellos componían y tocaban instrumentos, que había muchos estilos y voces. A pesar de que yo no crea que sea la manera de llegar a vivir de la música, me parece que había un cambio de actitud. Pero da igual porque una vez que han salido de la Academia ha llegado Universal y está haciendo lo mismo que estaban haciendo antes y que tanto se criticó. Me da pena que destrocen carreras y a chavales jóvenes con ilusión. Esta edición no la estoy viendo pero porque no tengo tiempo.

P: De esta edición te iba a preguntar por la polémica de "mariconez".

R: Eso sí lo vi. Me parece muy interesante que se saque el tema, que vayan a cantar “mariconez” y digan “esto no se puede cantar”, está genial, pero no se puede cambiar una letra. No porque a ti te ofenda un cuadro de Goya con unas señoras desnudas puedes ir a ponerle una “x” en las tetas. Si censuráramos y actualizáramos todo el arte, no se podría ir a la ópera porque sería un despropósito. Te ves Verdi y es machista, son historias de abuso de mujeres que o son putas o monjas. Pero es que hay que verlo sabiendo lo que estás viendo. Hay que tener más educación y no cambiar una palabra porque no te apetezca cantarla. Está bien el diálogo pero ojalá se hubiese hablado y hubieran decidido o no cantarla o cantarla pero sabiendo que “mariconez” se utilizaba en un momento y por qué. “Mariconez” está asociada a debilidad y ahora mismo, por suerte, estamos cambiando eso. El arte se tiene que respetar y no podemos taparnos los ojos y hacer que lo que no nos gusta no ha existido.

P: ¿Qué opinas de la corrección política? ¿Crees que hay amenaza de censura?

R: No lo sé, estoy en ese momento en el que lo vivo en mis carnes por lo que hablábamos al principio. ¿Qué merece la pena? Hay mucha gente ofendida por muchas cosas, algunas con motivo y otras que es para decir “por favor”. Creo que falta sentido del humor. Tenemos que reírnos un poco más y relajarnos. Estamos empezando a ser una generación a la que con el tiempo mirarán y se reirán de nosotros. Creo que la corrección política es muy necesaria ahora mismo, aunque me pese. A día de hoy creo que tiene más cosas positivas que negativas, como en su momento la discriminación positiva. Hay que entenderla como un peaje para llegar a una normalización. Hay que cuestionarse cosas para llegar a una normalidad.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios