UN CUERPO DE MEDIADOS DEL SIGLO XIX

Quién era la mujer del ataúd de hierro, la momia mejor conservada de Nueva York

Descubierta hace poco más de un lustro, un documental de la 'PBS' revela cómo se llevaron a cabo los trabajos para conocer quién era la joven enterrada de una manera poco habitual

Foto: La momia del ataúd de hierro, en el momento de ser encontrada. (FOTO: PBS)
La momia del ataúd de hierro, en el momento de ser encontrada. (FOTO: PBS)

Era pleno verano de 2011 cuando un equipo de construcción se encontraba trabajando en el barrio de Elmhurts, en Queens (Nueva York). Se estaban llevando a cabo excavaciones en la zona con el objetivo de edificar una serie de viviendas familiares, cuando los albañiles se encontraron con algo inesperado: un cuerpo muy bien conservado, vestido con camisón, gorro blanco y calcetines hasta la rodilla. ¿De quién se trataba? Hoy ya se conoce la respuesta.

Uno de los responsables de la investigación fue Scott Warnash, arqueológo forense de Nueva York que se hizo conocido por su participación durante el reconocimiento de cadáveres del World Trade Center durante el 11-S. Llamado a escena tras encontrar a esta momia en pleno trabajo de construcción, pronto descubrió que se trataba de algo excepcional: era un cuerpo de pleno siglo XIX. Comenzaba el trabajo para descubrir de quién se trataba.

El cadáver que los trabajadores se encontraron se hallaba en tan buen estado que, cuando avisaron a las autoridades de su descubrimiento, no dudaron en creer que se trataba de una muerte relativamente reciente... pero nada más lejos de la realidad. El equipo de Warnash pronto reparó en que se trataba de una momia realmente bien conservada: la vestimenta y, sobre todo, los trozos de hierro que se encontraban a su alrededor contaban una historia bien diferente.

Esos múltiples restos metálicos de hierro fueron los primeros en datar la fecha de la momia. Las palas de las excavadoras habían roto el recipiente en el que se encontraba el cuerpo de una mujer de raza negra. O, lo que es lo mismo, había sido enterrada en un ataúd de hierro: esa pista fue la primera que siguió Warnash para confirmar que se trataba de un enterramiento de mediados del siglo XIX, única fecha en la que se utilizó este material para realizar este tipo de ritos en la zona.

A partir de ahí, la investigación tenía una camino claro: ¿quién era y por qué estaba allí enterrada? El buen estado de conservación de la piel sirvió para que los investigadores pronto descubirieran el motivo de su muerte: viruela. Las marcas en su frente y pecho confirmaron la dolencia que acabó con su vida, por lo que era el momento de acudir a los registros históricos y a las nuevas tecnologías para tratar de echar luz sobre la momia mejor conservada de Nueva York.

Pronto se descubrió que la zona en la que se encontró el cuerpo fue una iglesia y, posteriormente, un cementerio de afroamericanos, por lo que encajaba que se hubiera encontrado allí. Tras realizar una serie de pruebas, a través de resonancias magnéticas y tomografías, se consiguió hacer un perfil biológico de la mujer que determinaba que medía 1,6 metros y tenía entre 25 y 30 años. Con todo lo que se sabía, era el momento de tratar de hallar su nombre exacto.

¿Cuál era su nombre?

Cruzar toda la información con el censo local sirvió para encontrar el nombre del cuerpo hallado en Queens: se trataba de Martha Peterson. Hija de John y Jane, dos figuras prominentes de la época, contaba con 26 años cuando falleció tras contagiarse de una enfermedad entonces mortal como la viruela. Fue precisamente ese estatus social es que les permitió comprar un ataúd de hierro, mucho más caro que el tradicional de madera que, además, permitiría poner en cuarentena a la ya fallecida.

Pese a contar con este virus y el consiguiente riesgo de contagio, la familia lavó, vistió y peinó a la joven tras fallecer, como parte del ritual de enterramiento que se llevó a cabo. Ahora, la historia de Martha Peterson por fin sale a la luz, gracias a un documental que se emitirá en la cadena norteamericana PBS este jueves. Así es como se descubrió la verdadera identidad de la momia mejor conservada de Nueva York, la momia del ataúd de hierro.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios