66 edición del festival de san sebastián

Isaki Lacuesta 'pesca' su segunda Concha de Oro con 'Entre dos aguas'

El jurado de la Sección Oficial, presidido por Alexander Payne, ha otorgado el premio"por unanimidad" a la película de Lacuesta

Foto: Isaki Lacuesta recoge la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián. (Reuters)
Isaki Lacuesta recoge la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián. (Reuters)

Ya desde la noche del viernes, en las tascas aledañas al Teatro Principal y al Kursaal, dos de las principales sedes del Festival de San Sebastián, los corrillos de periodistas contrabandeaban sus cábalas sobre el palmarés de esta 66 edición. Entre pintxo y caña y con más y menos discreción, los rumores, las teorías. Pero no ha sido hasta la noche de este sábado que la Concha de Oro ha revelado su dueño: 'Entre dos aguas', del cineasta gerundense Isaki Lacuesta, ha ganado el favor del Jurado de la Sección Oficial "por unanimidad total", como ha reconocido su presidente, el estadounidense Alexander Payne. Lacuesta ha vuelto a confirmarse como una de las voces más interesantes (y humildes) del cine de autor (en 2009 consiguió el FIPRESCI por 'Los condenados' y en 2011 la Concha de Oro por la magnífica 'Los pasos dobles') y ha recogido por segunda vez en su carrera el 'premio gordo' del Festival Internacional, en una ceremonia presentada por Maribel Verdú y Edurne Ormazabal.

Maribel Verdú a su llegada a la alfombra roja. (Efe)
Maribel Verdú a su llegada a la alfombra roja. (Efe)

'Entre dos aguas' es una de esas películas misteriosas, seductoras, que juega con la incertidumbre entre ficción y realidad cuando, qué más da, lo que importa es la verdad. El comienzo, con un momento tan potente como es la grabación de un parto tras una mirada atrás a la infancia del protagonista, ya asienta los códigos. A principios de los 2000 Lacuesta irrumpió en el circuito del largometraje documental con una visión sugerente y un arte basado en la magia de lo imprevisto, de lo genuino y del carácter indomable del propio tiempo. Su segunda película, 'La leyenda del tiempo', apareció como una epifanía en el panorama nacional, con las historias cruzadas de dos hermanos gitanos, Isra y Cheíto, y la japonesa Makiko, conectados todos ellos por una misma pasión: Camarón de la Isla. De ahí, en parte, el título.

Con 'Entre dos aguas' Lacuesta recupera a Isra y a Cheíto, ahora adultos. El paso de los años les ha tratado de manera diferente: Isra ha pasado por la cárcel mientras que Cheíto forma parte del cuerpo de Infantería de la Marina. Lacuesta ficciona a ratos (la trama de Isra) y se basa en los mimbres de la realidad en otros, mientras guía a los personajes en su reencuentro en la Isla de San Fernando mientras pescan y disfrutan de la naturaleza, mientras recuerdan algunos de los momentos que más marcaron su pasado y, por ende, su presente. "Es una película hecha desde el amor, desde el cariño", ha reconocido Lacuesta, "y que a un señor con dos oscars como es Alexander Payne" haya reconocido mi película "ha sido el momento más bonito de la noche".

Darío Grandinetti recoge la Concha de Plata a Mejor actor. (Efe)
Darío Grandinetti recoge la Concha de Plata a Mejor actor. (Efe)

Una de las grandes sorpresas de la noche ha sido el premio especial del Jurado al cineasta filipino Brillante Mendoza por 'Alpha, The Right to Kill'. Otra de las principales competidoras de la Sección Oficial era la argentina 'Rojo', que al final ha conseguido alzarse con la Concha de Plata a Mejor director para Benjamin Naishtat y Mejor actor para Darío Grandinetti en este 'thriller' histórico ambientado en la árida Argentina de mediados de los 70, en los momentos previos al derrocamiento de la presidenta María Estela Martínez de Perón por el golpe cívico-militar, que abrió paso a la dictadura más sangrienta de la historia del país latinoamericano. De la cinta de Naishat, además de una forma narrativa arriesgada, destacan la actuación de Alfredo Castro, que se enfrenta a un combate interpretativo con Grandinetti en pleno desierto y que ha sido muy aplaudido por el público.

Grandinetti, en su discurso de agradecimiento, ha reivindicado "el trabajo del cine de recuperar o reflejar memoria, según el caso". "Esta película también puede advertir de lo que pudiera pasar, sobre todo cuando la ultraderecha y el fascismo vuelven a hacerse fuertes". Más adelante, cuando ha subido al escenario a recoger su galardón, Naishtat no se ha cortado al criticar al Gobierno argentinopara recordarles que "la dignidad no se negocia". 'Rojo' también se ha llevado el premio del Jurado a Mejor fotografía para Pedro Sotero, que no pudo recoger el reconocimiento porque se encuentra rodando, pero que quiso mandar un mensaje: "Debido al momento politico que vivimos en Brasil sólo puedo dedicar este premio a Lula".

La actriz noruega Pia Tjelta con la Concha de Plata a la mejor actriz. (Reuters)
La actriz noruega Pia Tjelta con la Concha de Plata a la mejor actriz. (Reuters)

En el apartado femenino, el premio a Mejor interpretación ha recaído en la actriz noruega Pia Tjelta, que sostiene sobre sus hombres la mayor parte del peso de 'Blind Spot', la ópera prima de la actriz y directora sueca Tuva Novotny. Este drama familiar rodado en un plano secuencia de 98 minutos no ha llegado a convencer a la crítica, que apunta a su falta de ritmo y al capricho de su forma, que por el contrario sí ha reconocido el trabajo de Novotny.

Dos años después de su paso por los Goya con 'El olivo' (la película consiguió tres nominaciones y una estatuilla), Icíar Bollaín volvía a San Sebastián con 'Yuli', un 'biopic' inusual sobre la vida de Carlos Acosta, el bailarín cubano más internacional, el primer hombre negro en interpretar a Romeo con la Royal Ballet Academy. El film, escrito por Paul Laverty (colaborador también de Ken Loach en 'Yo, Daniel Blake', ganadora de la Palma de Oro en Cannes), se ha llevado el premio a Mejor guión 'ex aequo' con 'Un hombre fiel', escrita por Louis Garrel (que también dirige) y Jean-Claude Carrière, una dramedia romántica protagonizada por el propio Garrel y las actrices Laetitia Casta y Lily-Rose Depp.

Laverty: "Estados Unidos e Israel son dos estados expertos en castigar a la población civil. Son matones, sinvergüenzas e hipócritas"

Laverty ha agradecido su premio a los equipos español y cubano que ayudaron a llevar a cabo el proyecto y a Bollaín. "Nunca doy por hecho trabajar con Icíar", ha reconocido. Pero, sobre todo, ha tenido un mensaje para Estados Unidos e Israel. "Hace 58 años los Estados Unidos impusieron un bloqueo económico contra Cuba que es ilegal. Hoy sólo lo mantienen dos países: Estados Unidos e Israel, dos estados expertos en castigar a la población civil. Son matones, sinvergüenzas e hipócritas. Y hay que acabar con este bloqueo". Garrel, por su parte, quiso compartir su galardón con Oleg Sentsov, el realizador ucraniano que lleva en la cárcel desde 2014 y que ha convertido en un símbolo de la resistencia ucraniana frente al Kremlin, y que lleva más de 100 días en huelga de hambre. "Todos los presos políticos ucranianos han de ser liberados", ha pedido.

Paul Laverty con su galardón a Mejor guión por 'Yuli'. (Efe)
Paul Laverty con su galardón a Mejor guión por 'Yuli'. (Efe)

La presidenta de la sección horizontes latinos, Eugenia Mumenthaler, ha entregado el galardón a la Mejor película latinoamericana a 'Familia sumergida', de la argentina María Alché que se lo ha dedicado "a todas las mujeres que hacen cine" y que ha demandado más miradas femeninas en el cine. El premio especial de Nuevos directores lo ha ganado la película japonesa 'Jesús', una cinta de apenas 70 minutos de duración que cuenta la historia de Yura, un joven urbanita criado en Tokio que decide irse a vivir al campo junto a su abuela. 'Oreina', de Koldo Almandoz, ha recibido el Premio Irizar al cine vasco y 'Viaje al cuarto de una madre', de Celia Rico Clavellino, el Premio de la juventud.

El premio Zabaltegi-Tabakalera ha recaído en la francesa 'Song For The Jungle', de Jean-Gabriel-Périot. El público de San Sebastián, por su parte, ha elegido como favorita el film de animación 'Un día más con vida', de Raúl de la Fuente y Damián Nenow. El Premio del Público a Mejor película europea, presentado por la actriz Bárbara Goenaga, ha sido para 'Girl', la ópera prima de Lukas D'hont, que participó en la Quincena de los realizadores del pasado Festival de Cannes y que trata del proceso de reasignación de género de su protagonista, Lara, una bailarina de ballet nacida en el cuerpo equivocado que se enfrenta con tesón a los obstáculos biológicos, sociales y emocionales que le impiden ser quien quiere ser.

A primera hora de la mañana se anunciaba el premio FIPRESCI, que iba a parar a 'High Life', el drama espacial dirigido por la francesa Claire Denis y protagonizado por Robert Pattinson y Mía Goth. Con su característico estilo sinuoso y envolvente, Denis ha rodado una película a la vez tierna y violentísima, en la que Pattinson interpreta a un exconvicto pasajero de una nave espacial que navega fuera del Sistema Solar acompañado de su hija bebé. Una propuesta extrema y polarizante que ha despertado tantas filias como rechazo.

Uno de los títulos que más expectación había despertado, 'Quién te cantará', el tercer largometraje como director de Carlos Vermut, se ha ido de la gala de clausura de vacío, pero como consolación los informadores españoles de prensa cinematográfica le han concedido el V Feroz Zinemaldia.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios