66 EDICIÓN DEL FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN

Enrique Urbizu: "La actualidad es material de 'thriller' asqueroso"

El director bilbaíno presenta 'Gigantes', la gran apuesta de Movistar+ para esta temporada y que se estrenará en la plataforma el 5 de octubre

Foto: Enrique Urbizu presenta 'Gigantes' en el Festival de San Sebastián. (Efe)
Enrique Urbizu presenta 'Gigantes' en el Festival de San Sebastián. (Efe)

Dice Abraham Guerrero, el patriarca de 'Gigantes' que en su casa no se llora. Tampoco en el cine de Enrique Urbizu, que vuelve a su iconografía de personajes ásperos, rudos y al margen de la Ley, que tienen la piel curtida a golpes y la voz hosca de cazalla. Cinco años después del tropiezo de 'Alatriste', pero también siete desde los seis goyas de 'No habrá paz para los malvados', el cineasta bilbaíno vuelve a infiltrarse en el mundo del hampa, esta vez de la mano de una "familia que logra hacer fortuna a base de desplazar a los clanes gitanos del negocio de la droga". De nuevo con Coronado al frente del reparto y con Movistar+ como productora de esta serie de seis episodios (la primera temporada, con 3 capítulos dirigidos por Jorge Dorado), Urbizu ha presentado este viernes 'Gigantes' en la Sección Oficial del Festival de San Sebastián apenas una semana antes de su estreno el próximo 5 de octubre y nada más acabar de rodar la segunda temporada.

Urbizu vuelve al Madrid menos conocido, el que no sale en las guías de barrios de moda, para hablar de la condena de la sangre, del legado, a través de los tres hermanos Guerrero (interpretados por Isak Férriz, Daniel Grao y el exfutbolista Nene), que crecen a la sombra de un padre autoritario y violento que ha escrito ya su destino como engranajes de un negocio construido a base de la dictadura del terror, donde el perro come al perro y el dinero y el poder se imponen a cualquier lazo afectivo.

PREGUNTA. ¿Cómo se siente estar de vuelta?

RESPUESTA. Ayer estábamos acabando de rodar la segunda parte en Oporto, así que imagina. En cuanto acabamos la postproducción de la primera en seguida nos pusimos a rodar la segunda. Fue Manuel Gancedo el que tuvo una idea original que le gustó a Movistar y esa idea me la ofrecen a mí para arrancar la serie, al principio sólo el primer capítulo. Pero a partir de ahí la cosa fue creciendo. Hubo una necesidad de reescribir absolutamente el material de Manuel de cero y luego vinieron Miguel Barros y Michel Gaztambide. Fue un año o año y pico con proceso de guión donde encontramos las mayores dificultades hasta que nos pusimos de acuerdo con los productores. Y a partir de ahí ha sido todo fácil y sin ninguna intromisión, con toda la confianza de Movistar.

P. Con 'Alatriste' se quejó de que no había tenido mucho poder de decisión. ¿Ha notado el cambio?

R. La diferencia entre el trabajo en las generalistas, Telecinco o Antena 3, y aquí es notable. En Movistar estaban preocupados en la etapa del guión. A partir de ahí estuvieron muy tranquilos con el reparto y con el resultado. La serie en seguida empezó a ser bastante sólida muy pronto. Nos han dejado incorporar todos esos valores, como la bellísima fotografía de Unax Mendía. Esa creación de ambientes, escenas exigentes de penumbra y todas esas cosas que en las cadenas normalmente censuran, aquí lejos de censurar les han parecido esenciales. Puedo decir que respondo plenamente de mis tres capítulos.

P. ¿Quizá pensaron en usted porque su cine es de personajes muy testosterónicos, de hombres violentos y secos, de pocas palabras?

R. Lo dudo, porque yo creo que de las mejores cosas que he hecho en mis películas son los personajes femeninos, pero bueno. Creo que ‘Gigantes’ está llena de personajes femeninos muy potentes que, a medida que avanza la serie van ganando importancia y presencia. Lo que sí que está claro es que es un mundo predominantemente masculino, en este tipo de delincuencia. Y si de algo están marcados los tres personajes principales desde el capítulo uno es de la ausencia de la madre. La serie empieza con el funeral de la madre, “aquí no se llora”, y acaba en el capítulo dos en la tumba de la madre. En esa ausencia de la madre está la esencia formal del carácter salvaje de estos tres criados por un personaje que realmente lo que quiere es morirse, que es Abraham Guerrero, que es un nihilista de manual. Es un personaje aterrado desde que se ha quedado solo.

José Coronado es Abraham Guerrero, el patriarca, en 'Gigantes'. (Movistar )
José Coronado es Abraham Guerrero, el patriarca, en 'Gigantes'. (Movistar )

P. La vida al margen de la Ley también es un 'leitmotiv' en su cine...

R. Estos personajes están al margen de la ley moral. Son unos personajes cuyo código es el de “lo que quiero lo consigo”, sin reparar ni tener en cuenta en absoluto a los demás. Es una exacerbación puesta al límite de la lógica del capital. Que es además una lógica que define mucho los tiempos contemporáneos. Hacemos las cosas porque podemos, y eso es terrible.

P. Hemos visto, por ejemplo, en los últimos días, casos de jueces que se marchan con menores de edad. El 'thriller' ya retrataba este tipo de prácticas que parecían de ficción, pero con estas noticia, ¿la realidad nos está haciendo perder la inocencia a la ciudadanía?

R. La actualidad es material de ‘thriller’ asqueroso. Efectivamente creo que los ‘thrillers’ son productos hijos de su tiempo y de la moral que corre.

P. Es una realidad subrepticia, difícil de acceder a la luz del día. ¿Cómo se documenta para saber cómo hablan, cómo se mueven estos personajes y estass redes de criminalidad?

R. Supongo que son los atributos de un director de cine. Capacidad de empatía, de ponerse en el lugar de ellos. De saber cómo actúan. Como se mueven, elegirlos, la prestancia, el casting de voces. Es como un aroma que lo impregna todo y todo tiene una especie de flotante que actúa como unidad. Si te haces director de cine e spara ponerte en lugares en los que no has estado y presuponer cómo funcionan las lógicas de estos mundos. Hay mucho de intuición. Y luego es que yo llevo años en los que este tipo de mundos siempre me ha interesado.

Isak Férriz, Daniel Grao y Nene son los hermanos Guerrero en 'Gigantes'. (Movistar )
Isak Férriz, Daniel Grao y Nene son los hermanos Guerrero en 'Gigantes'. (Movistar )

P. ¿Y por qué?

R. No lo sé. Yo creo que tiene que ver con un inicio de conciencia social, en primer lugar. O política. Siempre cito una frase de Buñuel maravillosa, que decía que más allá del entretenimiento que producen las películas él siempre ha intentado demostrar que éste no es el mejor de los mundos posibles. Creo que eso define bastante bien la tarea de un cineasta. Nunca me ha parecido que hacer cine sea necesariamente hacer cine confortable; el cine tiene que participar del comentario del mundo y dejar huella de tu paso por la realidad.

P. ¿Cree en el cine como instrumento de conciencia o retrato social, entonces?

R. Creo que es una obligación que tenemos los cineastas. No podemos vivir de espaldas al tiempo en el que hacemos nuestro trabajo ni nuestras historias contemporáneas pueden ser ajenas al contexto en el que son paridas, que es el aquí y el ahora. Y el cine que hacemos es el de aquí y el de ahora.

P. En 'Gigantes' oculta mucha información para obligar al espectador a discurrir, a completar el relato...

R. Si lo tenemos acostumbrado a que no haga nada, a ser un simple espectador atontado que se queda mirando, tenemos un espectador maleducado. Por eso creo que es muy importante que los textos que hagamos provoquen y exijan. Y eso es un riesgo, pero creo que es el principal riesgo que tiene que correr un cineasta.

P. Pero también, con la industralización del cine, se producen cada vez más contenidos que responden a la fórmula del puro entretenimiento, ¿no?

R. Ahora, desde hace unos años estamos en manos de las cadenas privadas y lógicamente hacen lo que se espera de ellas, que es un cine acorde con sus criterios comerciales. Esto per se es normal y no pasa nada. Lo malo es que es la única plataforma donde podemos hacer cine y eso es terrible. Se llama monoformal. Hasta los informativos se han contagiado de esa especie de monoforma. Ahora los informativos llevan música. Los locutores interpretan como con emoción. Cosas que estaban prohibidas en la información. Ahora hay un contagio entre la ficción y la actualidad con estos informativos melodramatizados que es pasmoso. Ya parece ficción hasta la noticia de una muerte por maltrato. Música. Y te cuentan: "el marido subió". Y música. Y esto no es información. Está dramatizado, emocionalizado, sentimentalizado… Es peligrosísimo, porque no distingues el código de lo que es un informativo objetivo de lo que es una información tendenciosa.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios