66 edición del festival de san sebastián

Darín: "La acusación de Bertucelli es una mancha que difícilmente me podré sacar"

La película que protagoniza, 'El amor menos pensado', inaugura la Sección Oficial de la 66ª edición del Festival de San Sebastián

Foto: Ricardo Darín y Mercedes Morán en la gala de inauguración del festival de San Sebastián. (EFE)
Ricardo Darín y Mercedes Morán en la gala de inauguración del festival de San Sebastián. (EFE)

A Ricardo Darín deberían empadronarlo en San Sebastián; es tan habitual del Festival que la ausencia de una película suya se sentiría como una anomalía, como si el espacio que ocupa el Kursaal frente a la playa fuera el de un chiringuito de pescaíto frito. El argentino ha presentado este año 'El amor menos pensado', una comedia romántica dirigida por Juan Vera que inaugura la Selección Oficial y en la que comparte pantalla con Mercedes Morán, con quien ya coincidió en 'Luna de Avellaneda' (2004), de Campanella.

Darín se mete ahora en el papel de un profesor de Filosofía, casado desde hace un cuarto de siglo, que de repente se encuentra envuelto en una crisis familiar: su hijo se marcha a estudiar fuera de Argentina (a España, más concretamente) y su mujer le confiesa que ya no está enamorada. Si de habitual las comedias románticas exprimen los equívocos y el ímpetu del flechazo, en 'El amor menos pensado' y a través de una pareja de cincuentones (varias parejas, en realidad) presenta la batalla entre los impulsos de la juventud y la fortuna de la complicidad madura. Una osadía en época del imperio Tinder.

Mercedes Morán y Ricardo Darín en 'El amor menos pensado'.
Mercedes Morán y Ricardo Darín en 'El amor menos pensado'.

"Yo nunca podría meterme en Tinder como personaje público, pero como persona tampoco", confiesa. "Me da muchísima tristeza y me habla de una gran imposibilidad de conexión con los demás. Soy de los que todavía creen que es más importante el cara a cara que las redes sociales e internet. Es un poco anacrónico y huele a histórico, pero no confiar en tus posibilidades de conectar con los demás mano a mano… Aunque hay gente que no le ha quedado más remedio y, por los comentarios que he recibido, a algunos les va muy bien de esa forma. Me imagino que no puede ser muy eficaz a la hora de tener una vinculación más duradera. Yo creo que vamos a acabar con un chip debajo de la piel y no vamos a usar ni teléfonos. No hay nada menos seductor que alguien intentando seducir".

No hay nada menos seductor que alguien intentando seducir

De antes de ser uno de los actores más respetados a ambos lados del charco, Darín recuerda la forma de ligar en su juventud en Buenos Aires. "Yo era el menor de un grupo de amigos y me usaban a mí de gancho. Yo era el que me bajaba de los coches y hacía payasadas y siempre con las tres naranjas, cosa que es bastante agotadora. Era más de charla de simpatía que de otras cosas. No siempre lo conseguía; "he vivido situaciones muy dolorosas y traumáticas", admite.

Ricardo Darín y Mercedes Morán a su llegada al Festival de Cine de San Sebastián. (EFE)
Ricardo Darín y Mercedes Morán a su llegada al Festival de Cine de San Sebastián. (EFE)

Tan anómalo como la hipotética falta de Darín en San Sebastián es la elección de una comedia romántica como apertura de la Sección Oficial de un certamen internacional. Pero Darín no cree que el tono de la película, en este caso, sea lo más relevante. "No se trata del género. Nosotros estamos muy acostumbrados a leer muchos guiones y cuando tienes la suerte de encontrarte con uno con este nivel de diálogos no puedes mirar para otro lado", afirma. "Me impactó no solo la honestidad y sinceridad que plantean los guionistas en boca de los personajes, sino que a pesar de estar siguiendo lo que le ocurre a la pareja protagonista, no se desentiende de lo que les ocurre a los personajes secundarios: hace como un muestrario de distintas formas de relaciones. Hay un pretexto de hablar de lo que es la pareja o la reconstrucción de la pareja o la deconstrucción de la pareja, pero no desatiende las individualidades. Y luego está el humor, que siempre da fluidez a otras situaciones que de otra forma serían farragosas".

Darín, que lleva casado con la actriz Florencia Bas desde 1988, desvela su fórmula para un matrimonio duradero. "Algo que siempre me ha preocupado es la mala prensa que tiene la soledad, y yo soy de esa clase de personas (mi mujer, por suerte, también), que somos medio ermitaños, que nos gusta estar solos. Hemos logrado tener con el tiempo una casa amplia en la que cada uno tenemos nuestros espacios y nos juntamos y nos buscamos cuando queremos y, si queremos estar solos, cada uno tenemos nuestro rinconcito: estar juntos no significa estar amontonados. La soledad es algo que es inherente a la especie humana: nacemos y morimos solos".

Chino Darín entre sus padres Florencia Bas y Ricardo Darín
Chino Darín entre sus padres Florencia Bas y Ricardo Darín

Su esposa ha sido, precisamente, quien ha salido en defensa del actor después de que la intérprete Valeria Bertucelli lo acusase de maltratarla cuando compartían escenario en la obra 'Escenas de la vida conyugal'. "Sin duda [esta acusación] ha empañado mi imagen de Argentina. Eso es una mancha que difícilmente me pueda sacar de encima jamás. Es como una nube que te acompaña a todos los lados. Es una nube abstracta, porque tampoco es definida, para ser justo con lo que se ha dicho, porque no hay una acusación formal ni concreta. Es muy difícil hacer frente a eso, porque la necesidad de defensa parece que te obliga a atacar al que te ofende y ese es un juego en el que no voy a entrar".

Me han pedido que hiciera unas disculpas públicas y lo hice aunque fuese un caso privado, lo que es una gran contradicción

"Yo creo que ahí se ha cometido un error muy grande que es que una cuestión privada, entre colegas, tome un estado público cuatro o cinco años después", prosigue. "Que le cagues la vida a una persona diciendo una abstracción de la que es muy difícil defenderse, porque ¿cómo te defiendes de una abstracción? Lo único que me queda es tratar cada vez de ser mejor persona, que es lo único que me queda para conmigo mismo, que no tenga que dar explicaciones de por qué creo que es una barbaridad lo que se ha hecho. Y preferiría que lo dejásemos ahí porque llevo tres meses lidiando con esto. Y es fuerte, es muy fuerte".

Darín emitió un comunicado pidiendo disculpas públicamente, como le pidió Bertuccelli, pero ahora parece arrepentido. "Da la casualidad de que en este tipo de conflictos los detalles son importantísimos. Yo no ataco a nadie que me haya atacado porque reconozco la autenticidad de que alguien se haya podido sentir ofendido o maltratado o como queramos llamarlo. Me cuesta aceptarlo por cómo soy yo, porque sé cómo trato a los seres humanos y como me llevo con la gente, pero siempre me reservo el hecho de que alguien pueda haberse sentido mal por algo. Y las veces que he tenido la oportunidad de pedir disculpas, aun cometiendo un error, las he pedido. Me han pedido que hiciera unas disculpas públicas y lo hice aunque se tratase de un caso privado, lo que en sí mismo es una gran contradicción: ¿por qué te voy a tener que pedir yo a ti que hagas unas disculpas públicas de algo que pasó entre tú y yo encerrados entre cuatro paredes? ¡Es ridículo! Y, sin embargo, a veces hay que atender ese tipo de cuestiones porque a veces uno percibe que esa persona ha sido tan afectada por algo, aunque no lo podamos comprender, y tratas de poner un bálsamo a las cosas. Y aún eso, cuando hay una mala intención, es malinterpretado, como me ha ocurrido".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios