estrena 'the equalizer 2'

Denzel Washington: "Yo no voy al cine a que me eduquen, sino a que me entretengan"

El actor hollywoodiense ha pasado por Madrid para presentar 'The Equalizer 2', la segunda entrega de la saga basada en la serie homónima de los años 80

Foto: Denzel Washington protagoniza 'The Equalizer 2'. (Sony)
Denzel Washington protagoniza 'The Equalizer 2'. (Sony)

A sus 63 años, Denzel Washington ha logrado dominar la habilidad de saltar del cine independiente y oscarizable al taquillazo palomitero de turno sin apenas pestañear —sobre todo cuando toca hacer de justiciero inmisericorde— y sin que ninguna de sus facetas le obligue a renunciar a la contraria. Si en 2017 consiguió una nominación al Oscar a Mejor actor por el drama social 'Fences' —que también dirigía, al igual que la versión teatral previa — y en 2018 repitió por su papel en 'Roman J. Israel, Esq.', una película que apenas consiguió recuperar la mitad de su presupuesto, Washington vuelve este verano con una película de acción sin dobleces ni recovecos, directa y sutil como un puñetazo a la mandíbula, en la que despliega su destreza como vindicador tan sanguinario como leído —cargar con un rifle en una mano no está reñido con cargar con un tomo de 'En busca del tiempo perdido' en la otra—. 'The Equalizer 2' es su última colaboración con el director Antoine Fuqua y se estrena este viernes.

Hace un calor torrefacto en el Madrid estival y el Paseo de la Castellana estaría casi vacío si no fuese por las marquesinas desde las que un Denzel Washington bidimensional saluda a los escasos transeúntes que desafían los casi cuarenta grados que marca uno de los termómetros callejeros. Ya en el interior de la sala de prensa y bajo el revitalizante abrazo del aire acondicionado, el Denzel Washinton de carne y hueso pone contra la pared a uno de sus dobles de cartón. "No quiero estar mirándome a mí mismo durante la entrevista", bromea con los periodistas que lo esperan. Aunque Washington, en realidad, es un hombre parco en palabras y, cuando bromea, tiende más al sarcasmo que al chascarrillo.

Me gusta mucho trabajar con Antoine, ¡gané un Oscar por una película suya!

No es la primera vez que Washington se pone a las órdenes de Fuqua: 'The Equalizer 2' es su cuarto trabajo juntos tras 'Training Day' (2001), 'El protector' (2014) y 'Los siete magníficos' (2016). Los rumores apuntan a que ambos volverán a coincidir en un 'remake' de 'Scarface'; "algo he oído, pero no me ha llegado el guión", reconoce. "Me gusta mucho trabajar con él, ¡gané un Oscar por una película suya! [Tiene dos en su haber] Y creo que es una persona con mucho talento y es muy fácil trabajar con él. Pero yo no tengo un 'bromance' ni con él ni con nadie, como el que tienen Matt Damon y Ben Affleck. Ellos son muy amigos y crecieron juntos; Antoine y yo simplemente trabajamos juntos. En todo caso tendríamos un 'workmance' [es decir, una relación puramente laboral]".

Denzel Washington recupera el papel de Robert McCall en 'The Equalizer 2'. (Sony)
Denzel Washington recupera el papel de Robert McCall en 'The Equalizer 2'. (Sony)

Curiosamente, 'The Equalizer 2' sí que supone la primera secuela en los cuarenta años de profesión del actor y director nacido en Mount Vernon ( Nueva York). "Nunca he tenido un interés particular en recuperar ninguno de los personajes que ya he hecho", admite encogiéndose de hombros. "Una vez que he acabado la película, termino con el personaje. Pero supongo que en este sentido me gustaba [la idea de hacer una secuela ] porque era algo nuevo para mí". "En este caso me lo pidieron. No es que hubiese algo que me atrajera especialmente; es tan simple como leer el guión y que me parezca una buena historia".

Esta nueva entrega recupera a Robert McCall, un hombre solitario atormentado por la muerte de su esposa. Durante su horario laboral como conductor de VTC, McCall es un hombre bueno que empatiza con todos sus pasajeros, ya sea un anciano superviviente del Holocausto como una joven en apuros. Pero cuando apaga el contador, McCall se convierte en un justiciero, reequilibrando el bien y el mal del mundo a mamporrazos. Y entre golpe y golpe, el personaje lamenta todos los males de la sociedad contemporánea: la falta de moralidad de muchos, el poder del dinero, la falta de referentes éticos...

Denzel Washington este martes en Madrid. (Efe)
Denzel Washington este martes en Madrid. (Efe)

Sin embargo, Washington tiene muy claro el modelo de cine que más le atrae, y no es el moralizante. "Yo no voy al cine para que me eduquen, para que me conciencien. Al cine voy a que me entretengan. Me da un poco de miedo la palabra 'concienciar'. Creo que si intentas educar o concienciar demasiado a través de una película haces que el público se eche atrás. Como director, aun así, he hecho varias películas en las que se tocan temas serios y sensibles, como 'Antwone Fisher' (2002), 'El gran debate' (2007), que era histórica, o 'Fences' (2016). Yo no sabría dirigir una película como 'The Equalizer'".

Yo no sabría dirigir una película como 'The Equalizer'

Tampoco le gusta la acción por la acción, sino que busca historias con enjundia. "Hace 20 años, cuando Tony Scott y yo empezamos a colaborar, y empezamos a buscar el tipo de personajes como el protagonista de 'El fuego de la venganza' (2004), con un tipo que tiene profundidad, al que por dentro le pasan cosas, con conflicto", justifica. "Un personaje de que no tiene nada que contar no me interesa; no soy un tipo de acción, pero me interesan las películas de acción con un buen personaje". Sin embargo, también disfruta del trabajo físico de las películas del género: "Es algo que me gusta hacer", reconoce. " En 'The Equalizer 2' empezamos a ensayar las escenas de lucha y a coreografiar las peleas en Los Ángeles al menos un par de meses antes de empezar a rodar en Boston".

Denzel Washington en otro fotograma de 'The Equalizer 2'. (Sony)
Denzel Washington en otro fotograma de 'The Equalizer 2'. (Sony)

Tras cuatro décadas dedicado a la actuación y después de ocho nominaciones a los Oscar —entre ellas dos victorias—, Washington ha conseguido una posición en la industria en la que no necesita buscar los trabajos. "Más bien los papeles me encuentran a mí, los leo y contesto sí o no. Ahora mismo no me interesa hacer un 'The Equalizer' porque acabo de hacerlo. Siempre quiero hacer algo diferente: por ejemplo, acabo de hacer en Broadway 'The Iceman Cometh', de Eugene O'Neil, así que... me gustan los retos".

En esos cuarenta años, Hollywood ha cambiado mucho de cara a las posibilidades de trabajo para los actores afroamericanos. "Entonces no había películas del tipo 'Black Panther'", lamente. "Déjame pensar en quiénes eran las grandes estrellas negras cuando empecé: eran cómicos, como Richard Pryor o Eddie Murphy". "Pero movimientos como el #MeToo o el #BlackLivesMatter apuntan a problemas importantes que no pueden resumirse en un 'slogan'. El trabajo tiene que hacerse cada día. Y todas las vidas importan: las vidas negras, las vidas blancas. No es una competición de ver quién es más importante. Estoy feliz de que la gente hable abiertamente de estos temas. Sobre todo aquellos que no tenían voz".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios