la calidad va más allá del número de seguidores

La poesía de Instagram arrasa en librerías: ¿fenómeno literario o cursilería juvenil?

El consumo de versosha crecido en EEUU por primera vez en veinte años gracias a las redes sociales. En España, los jóvenes autores de Instagram también acaparan las listas de más vendidos

Foto: Muchos de los autores más jóvenes han pasado de publicar sus poemas en Instagram a una editorial.
Muchos de los autores más jóvenes han pasado de publicar sus poemas en Instagram a una editorial.

A veces, un solo segundo en formato recuerdo

puede compensar tanto estrellarnos en cielos

de carne y hueso.

-Ángel Zero.

Por primera vez en veinte años la lectura de poesía está remontando en EEUU. De hecho, casi se ha duplicado. Mientras que en 2012 solo un 6,7% de la población estaba interesada en el género, el año pasado la cifra se elevó hasta el 11,7%, con los jóvenes en cabeza a la hora de consumir versos, según datos del National Endowment for the Arts. ¿Qué ha pasado? Lo que ha pasado se llama Rupi Kaur, tiene 25 años y es una de los jóvenes autores que se han impulsado desde las redes sociales hasta la lista del New York Times de los más vendidos. La directora de la Academia de Poetas Americanos, Jennifer Benka, no dudó en relacionar ambos fenómenos en declaraciones a Quartz. Enamorarse de los versos escritos y hundir la nariz en papel gracias a las redes sociales. ¿También está salvando Instagram a la poesía en España?

Para una respuesta rápida solo tenemos que echar un vistazo a los escaparates de las grandes librerías o a los recomendados de su página web. Nombres como Defreds, Marwan o Loreto Sesma aparecen en las portadas de los superventas. Si lo requiere la ocasión, hacen pirámides con las segundas ediciones de sus poemarios, bien pegadas al cristal. La mayoría están firmados con nombres que bien podrían valer como dirección de mail y que hacen honor al que ha sido el caldo de cultivo de estos -en su mayoría- veinteañeros: las redes sociales.

De mi Libro #CICATRICES | #AngelZero

Una publicación compartida de Angel Zero | Frases & Poesía (@_angelzero) el

“Nos ilusionamos tanto que se nos olvidan todas las cicatrices por un rato”, escribe Defreds. “Solo las cenizas se aferran al fuego. No sois ceniza, soltad todo aquello que os queme”, arde en un poemario de Ángel Zero. “Esta sensación, casi certeza, de que invades todo, absolutamente todo, lo que besas”, susurra Sara Búho en ‘Y yo a ti’. Muy popular, muy urbano, versos de chicle en boca adolescente que casi huelen a pop. Todos estos poemas son accesibles vía Instagram. “Su estilo es muy sencillo, con el que cualquiera se puede sentir identificado. No hay giros complejos ni metáforas”, explica por teléfono Pedro González de Mueve tu Lengua, la editorial antes conocida como Frida Ediciones. Ellos publican algunos de los volúmenes que más rápidamente son devorados por un público predominantemente joven. Entre los escritores recogidos por esta editorial, -además de Màxim Huerta- está el nombrado Defreds o Srta. Bebi, que arrasa en Twitter. “Lo que antes era una oda a la persona amada, ahora es una expresión de sentimientos propios", continúa.

Las figuras de la vieja escuela, salvo excepciones, no alzan el puño hacia estos nuevos autores, no les miran por encima del hombro; les arropan y se complacen de compartir espacio con ellos. “Rodolfo Serrano y Pedro Andreu son defensores de esta poesía”, añade González. El veterano autor Luis Alberto de Cuenca ha servido de inspiración para algunos de estos poetas y ahora él mismo alaba sus creaciones. “Elvira Sastre me interesa mucho. También Miguel Gane, y Marwan me cae muy bien”, comenta por teléfono. Sorteando prejuicios, la poesía de Instagram se presenta ante nosotros como un posible bálsamo de la brecha generacional, pero también como el salvavidas del género lírico.

“En las ventas se nota si tienen redes sociales”

Mirarte mientras no me ves

para luego poder conquistar

todos los sueños

con los ojos cerrados.

-Sara Bueno.

“Estoy totalmente convencido de que las redes sociales están reviviendo a la poesía”, opina González. Se apresura a señalar que no solo afecta a la poesía, sino al fomento de todo tipo de lectura. “En mi época había Fotolog y MySpace pero ahora en las redes no solamente cuentas tu vida, sino que expones tus pensamientos y tu forma de escribir. Eso por supuesto que ha ayudado a que proliferen este tipo de autores con talento y también a que la gente se interese por estos géneros”.

Según el Comercio Interior del Libro en España, la facturación en el sector de la poesía creció un 4,3% en 2016 y uno de los mayores aumentos en títulos se produjo en este mismo sector, con un 8,1%, como recoge también la Federación de Escritores. “En las ventas se nota si los escritores tienen redes sociales”, continúa el de Mueve tu Lengua. “Alguien que no tiene red social no interactúa con su público y no genera una identidad ajena a la escritura, no fideliza”. Lo compara con las tiendas o con cualquier tipo de marca.

El ‘boom’ de la poesía urbana lleva en ebullición desde los últimos cuatro años. En ese tiempo, la Casa del Libro ha vendido más de 500.000 ejemplares de poesía de estos autores emergentes. Así lo explican desde la cadena de librerías, una de las más importantes de España. “Para nosotros representan ya un 3% de las ventas”.

Los autores de poesía urbana más vendidos en Casa del Libro son Defreds (sin duda, es el que despunta, dicen), con ‘Casi sin querer’ y ‘Cuando abras el paracaídas’. Le sigue ‘Las almas de Brandon’ de César Brandon, que saltó a la fama al ganar la última edición de Factor X con sus poesías. En tercer lugar, Marwan, seguido de Srta. Bebi y Miguel Gane con su segunda edición de ‘Con tal de verte volar’. Desde Casa del Libro tampoco dudan en destacar el papel que las redes sociales juegan en la promoción de estos poetas: “Es el canal que empuja la asistencia a las presentaciones y firmas”.

"Rimbaud había escrito toda su obra a los 21"

No me siento perdida.

Es solo que no sé dónde termina el mar que llevo

dentro

y a veces me ahogo.

-Elvira Sastre.

Las listas de éxitos no quieren trajes ni naftalina. Ansían frescura, juventud, emociones a flor de piel y brillo en la mirada. Hace años que este fenómeno que ha fundido a las redes sociales y la poesía y que ha seguido de cerca la publicación Playground se ha desatado en España y no parece ver el final de la carretera. “Cada vez hay más porque son como la fórmula secreta. No es lo mismo un autor que ya tiene un público asegurado que un autor desconocido que va calando poco a poco a menos que tenga un golpe de suerte”, explica González. “Ahora todo el mundo quiere beber de la misma fuente”.

El futuro de la poesía española todavía no ha llegado a la treintena pero no es esclavo de su corta experiencia. Así lo ve Luis Alberto de Cuenca. El poeta señala a Rimbaud, que con veintiún años había dado por terminada toda su obra. No le sorprende que sea la gente joven la que ha copado el top de listas de ventas de poesía. “La poesía es un fenómeno para todas las edades, pero sobre todo de la juventud. Siempre he dicho que la poesía española está en un momento muy dulce y que los jóvenes hacen excelente poesía”. Su forma de expresarse la califica de interesante. “No son de una determinada escuela, sino que conviven numerosos estilos."

Las redes han ayudado a que proliferen este tipo de autores y a que la gente se interese por estos géneros

En el bando contrario se posiciona el escritor y periodista Alberto Olmos, consumidor habitual de poesía que no se siente muy inclinado a la lectura de estos jóvenes autores. “Leídos, pienso que mezclan ocurrencias con cursilería y que tienen versos o imágenes parecidas a las de 'La cabra mecánica' o Fito y los fitipaldis, ese tipo de juegos de palabras que en una canción dan gusto y en papel parecen faltos de algo”, opina. “Echo en falta la literatura, no creo que lean poesía ellos mismos”.

¿Debemos leer esta poesía como la poesía más clásica? Desde Mueve tu Lengua dedicen atajar directamente el concepto de calidad. “Podemos tener la idea estricta en lo que se rige una cadencia o una métrica, o podemos hablar de un lenguaje poético en formato verso que igualmente es poesía porque tiene cadencia y ritmo, pero sin los estándares de la poesía clásica. Hay una evolución en la forma de escribir”.

El peligro de dejarse cegar por la brillante luz de medio millón de seguidores, sin embargo, está ahí, acechando en cada nuevo 'follow'. González tiene fe en el buen hacer de las editoriales. “Existe el riesgo de que haya gente con mucha respuesta en redes pero que le pidas un manuscrito y te llegue un material que no sea de buena calidad. Lo bueno es que siempre intuyes. De forma natural, las editoriales tienen ese olfato”, tranquiliza. En esta complicada relación entre seguidores y calidad, a De Cuenca tampoco le preocupa que algún texto mediocre acabe plasmado en papel. “Todo lo que sea leer y publicar, que salga adelante. Siempre ha habido buenos, malos y regulares”.

González mira hacia el futuro y decide quedarse con lo bueno, en una especie de pacto entre la nueva poesía y los clásicos. “Los lectores descubren la poesía desde algo más sencillo y conforme vayan leyendo, irán descubriendo otro tipo de poesía más acorde a sus necesidades”, defiende. “Pueden terminar siendo fanáticos de Lorca”.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios