polimetría 21

Polimetría 21, inclusión en las artes escénicas más allá de 'Campeones'

La compañía de teatro de la fundación Down Madrid lleva cuatro años trabajando por las artes escénicas inclusivas y el próximo miércoles estrenará su segundo montaje

Foto: En primer término Pepe Fradejas y Mar Vázquez, junto a Mayssa Tasaky y el resto de integrantes de Polimetría 21. (Down Madrid)
En primer término Pepe Fradejas y Mar Vázquez, junto a Mayssa Tasaky y el resto de integrantes de Polimetría 21. (Down Madrid)

Miércoles, cinco de la tarde. Pepe Fradejas, Mar Vázquez, Ana Beceiro, Guillermo López, Mónica Ruíz y Mayssa Tasaky llegan al salón de actos del edificio del número quince de la madrileña calle Caídos de la División Azul. Por delante tienen dos horas de ensayo, en las que seguirán trabajando en su último montaje 'Calle de la Peseta 21'. Mientras unos dejan sus mochilas y se saludan cariñosamente, otros van en busca de una enorme maleta, que después dejan abierta sobre el pequeño escenario. Mar coge un babi de rayas azules, mientras que Ana se queda con una falda granate y una chaqueta gris de punto. Aunque suelen ensayar con su ropa de calle, se van a cambiar para dar los últimos retoques al vestuario y realizar las fotografías para el cartel promocional de su próximo estreno.

El 20 y el 27 de julio la sala El Montacargas acogerá a las 20.00 el segundo montaje de Polimetría 21, la compañía de teatro inclusivo de la fundación Down Madrid. Una entidad que presta apoyo a las familias y personas con síndrome de Down y fomenta su integración escolar, laboral y social a través de diferentes servicios. Y que desde 2014 cuenta con su propia compañía de teatro inclusivo, compuesta por intérpretes con y sin discapacidad. Una apuesta por las artes escénicas que llegó después de varios años de trabajo con grupos de jóvenes aficionados al teatro.

"Vimos que algunos chicos tenían más capacidad expresiva, que sobresalían dentro del grupo amateur. Y nos propusimos trabajar con ellos en grupos más pequeños" explica la coordinadora de Cultura y Arte Down de la fundación, Belén Padilla, desde el patio de butacas. "La compañía", añade, "surgió de los primeros tres o cuatro chicos, a los que se sumaron personas sin discapacidad, y probamos a ver cómo funcionaba. Empezamos a ensayar y vimos que se iban creando escenas, que el proceso creativo era muy rico, y llegaron a montar una obra". Sin dejar nunca de lado los grupos de teatro amateur, tres en la actualidad, en los que cuentan con casi cuarenta participantes. Entre ellos se encuentra Gloria Ramos, una de las estrellas de la exitosa película de Javier Fesser, 'Campeones', en la que interpreta a Collantes.

El 25 de junio de 2015 Polimetría 21 debutó en la Sala Gayarre del Teatro Real, con el montaje 'Mira hacia arriba'. "Una manera de hacernos pensar en cómo la comunicación se ha alterado últimamente con el móvil, mirando hacia abajo", explica Padilla. La coordinadora aclara que la obra no era una crítica, "sino situaciones normales llevadas al terreno cómico que te hacen pensar". La obra de teatro los llevó a actuar como invitados en el Festival Ñ del Círculo de Bellas Artes. Y a debutar a nivel internacional en un evento corporativo de Google en 2017, invitados por la propia empresa a sus oficinas de Dublín.

Los integrantes de Polimetría 21 posando en las instalaciones de la sede de Down Madrid. (Down Madrid)
Los integrantes de Polimetría 21 posando en las instalaciones de la sede de Down Madrid. (Down Madrid)

"Forma de expresión maravillosa"

Pepe Fradejas, uno de los más veteranos de la compañía, junto a Mar Vázquez y Guillermo López, recuerda con cariño su viaje a Irlanda. "Fue una experiencia muy bonita", comenta él tras confesar que se encuentra "tranquilo ante el estreno". Tiene 27 años, pero su afición por el teatro comenzó en el colegio. Y aunque lleva seis años trabajando en Intrum reconoce que le "gustaría hacer cine". De momento, disfruta ensayando 'Calle de la Peseta 21', un montaje que refleja situaciones cotidianas de una familia un tanto peculiar. Y antes de que comience el ensayo aconseja a Guille, su padre en la obra, sobre cómo debe caminar con el bastón, con el brazo derecho a la espalda. Atenta a su conversación está Sofía Novoa, una actriz de 33 años que debuta en la dirección con este montaje.

"Hay mucha responsabilidad, pero es un ambiente en el que me encuentro muy cómoda", comenta antes de señalar que también ha impartido clases de música en la fundación. Para Sofía, que tiene un hermano con Síndrome de Down, "la experiencia es impresionante" porque, al contrario que en su vida profesional, en Polimetría 21 "cada uno tiene un proceso, hay que traducir muchas cosas, adaptarlas o buscar la manera de conseguir lo que queremos". Una labor que, por lo que se puede ver en los ensayos, ella ejecuta con nota, consiguiendo que actores y actrices afronten su papel a partir de sentimientos o recuerdos comunes y familiares.

"Muchas salas ni te contestan cuando dices que eres una compañía de personas con discapacidad. Otras nos ofrecen horarios de infantil"

"Sofía es una gran profesional, nos ayuda mucho y estamos trabajando fenomenal con ella", explica Mar Vázquez tras el ensayo, del que sale contenta aunque "un poquito nerviosa" por la próxima cita en El Montacargas. Tiene 31 años y lleva desde los dos en las artes escénicas, aunque empezó como bailarina en la fundación Maite León. Ahora compagina su trabajo de auxiliar administrativo con el teatro, al que llegó porque "me gustó el proyecto de Belén". "Me llena mucho, me gusta venir y relacionarme", añade sonriendo.

"El teatro es una forma de expresión maravillosa para ellos", apunta Sofía. "Creo que les encanta porque se sienten importantes, escuchados, protagonistas. Y es un momento de autoestima muy grande", añade la actriz que reconoce que también viven momentos “de bajón, en los que a lo mejor han llorado, no porque no se sientan capaces, sino porque algo puede ser para ellos muy emotivo o muy cercano".

Polimetría 21 en un momento del ensayo. (Down Madrid)
Polimetría 21 en un momento del ensayo. (Down Madrid)

"Nos cierran las puertas"

Para Belén Padilla, "cuando no llegan las palabras, a lo mejor un pincel, un movimiento, un gesto, pueden expresarlo. Es un lenguaje alternativo que les viene muy bien". Según la coordinadora, actividades como el baile o la expresión corporal "son terapéuticas" porque les permiten "ser ellos mismos y soltarse". "Desde que tienen un mes ya están en estimulación, en fisioterapia, son personas muy trabajadas" por lo que este tipo de actividades, además de enriquecerles, les ayudan a trabajar en equipo, "a aumentar su autoestima y a liberar estrés".

Belén también acompaña a la compañía durante la sesión fotográfica. Lleva trece años trabajando en Down Madrid, donde comenzó "de voluntaria por apoyar la causa que tenía en casa", su hijo con Síndrome de Down. Entre sus muchas tareas, se encarga de encontrar el espacio en el que Pepe, Mar y el resto de sus compañeros representarán su obra. Algo mucho más complicado de lo que podría pensarse. "Hay muchas salas que ni te contestan cuando dices que eres una compañía de personas con discapacidad. Otras nos ofrecen horarios de infantil", explica. A pesar de que otras salas "nos reciben con los brazos abiertos, todavía hay muchas que nos cierran las puertas y es una pena", apunta reclamando "más oportunidades" para el colectivo.

Si quieren dedicarse a la interpretación no tienen manera de entrar porque no tienen exámenes adaptados

En mayo tuvo lugar en Madrid la décima edición de las Jornadas para la Inclusión Social y la Educación en las Artes Escénicas, un encuentro anual que cuenta entre sus retos con "la conquista de una sociedad más igualitaria a través de las artes". Para Belén, el teatro, la música o la danza pueden contribuir a la inclusión porque "en el momento en el que te subes a un escenario, da igual el dinero que tienes en el banco, la clase social o tu formación. Cuando te subes al escenario a interpretar a un personaje, eres el personaje".

Entre las ponencias y debates que se llevaron a cabo durante las jornadas, los participantes intercambiaron opiniones y experiencias acerca de la profesionalización de las personas con discapacidad. Algo que, además de ser una salida laboral para algunos, podría contribuir a aumentar la representatividad del colectivo. Sin embargo, Belén cree que "es muy difícil llegar a ser verdaderamente profesionales". "En la RESAD", explica "si quieren dedicarse a la interpretación no tienen manera de entrar porque no tienen exámenes adaptados. Si se les cierran las puertas a una formación, es difícil alcanzar una profesionalidad".

De izquierda a derecha Mayssa Tasaky, Sofía Novoa, Mónica Ruíz, Pepe Fradejas, Mar Vázquez, Ana Beceiro y Guillermo López. (Down Madrid)
De izquierda a derecha Mayssa Tasaky, Sofía Novoa, Mónica Ruíz, Pepe Fradejas, Mar Vázquez, Ana Beceiro y Guillermo López. (Down Madrid)

'Campeones' cercanos

Tanto Belén como Sofía han visto, en dos ocasiones cada una, 'Campeones', la película de Javier Fesser sobre un equipo de baloncesto compuesto por jugadores con discapacidad intelectual. "Cuando vi el tráiler", reconoce la coordinadora, "no me gustó, porque me parecía que mostraba la imagen de hace mucho tiempo, que volvíamos al todo vale con estas personas. Un estereotipo que los profesionales de hoy en día intentamos eliminar de la persona con discapacidad, sucia, abandonada, que lo mismo da que lleve un calcetín de un color que de otro. Pero luego en la película lo contextualizas y me parece que está muy bien retratado", afirma con una sonrisa.

Imagen del cartel de la obra de Polimetría 21. (Down Madrid)
Imagen del cartel de la obra de Polimetría 21. (Down Madrid)

Sofía, por su parte, además de "no parar de reírme" en los dos visionados, encontró un referente en el trabajo del director, gracias a los vídeos en los que explica cómo fue el desarrollo de la producción. "Me he visto todas las charlas que hay en Youtube de Javier Fesser. Dice que tenían de grabación no sé cuántas horas y la película hubo que ir haciéndola en montaje porque no había un guion, ellos proponían cosas, a veces no sabía por dónde iban a salir… Es un poco cercano a lo nuestro", reconoce.

Mar Vázquez también ha disfrutado del que muchos denominan ya "el evento cinematográfico del año". "Me encantó 'Campeones', es una película con discapacidad", opina la joven a la que, como su compañero Pepe, también le gustaría dedicarse a la interpretación. "Creo que se deben hacer películas así, con personas con discapacidad", añade antes de reconocer que se emocionó viéndola. Sobre el mensaje del largometraje, Mar cree que "si uno puede formar un equipo ya son campeones. Si no ganan no pasa nada, no todo es ganar en la vida".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios