último nombramiento: Ministro de cultura

Màxim Huerta, ministro de Cultura: un presentador de TV tras el ministerio perdido

Un ministro televisivo, escritor y muy mediático acaba por cerrar el puzle de carteras de Pedro Sánchez

Foto: El periodista Màxim Huerta. (GTRES)
El periodista Màxim Huerta. (GTRES)

Y Pedro Sánchez cumplió lo prometido. La cultura, escaparate predilecto de la izquierda y bestia negra endémica de la derecha, volverá a contar con un ministerio propio desgajado de Educación por primera vez desde 2011, con Zapatero, cuando la titular del mismo fue Ángeles González-Sinde. El nuevo ministro de Cultura y Deportes será el preriodista, presentador de televisión, ilustrador y escritor Màxim Huerta.

[Màxim Huerta, el ministro con más papeletas para ser odiado]

Se enfrentará a tres retos principales a los que el PSOE ya se ha referido en otras ocasiones: aprobar la mil veces anunciada Ley de Mecenazgo, llevar adelante el Estatuto del Artista y tumbar la Ley de Propiedad Intelectual. Este último es terreno pantanoso para unos socialistas que aún recuerdan la trifulca vivida bajo el ministerio de González-Sinde que provocó la dimisión de Álex de la Iglesia al frente de la Academia del Cine.

Tras una jornada frenética en la que se han barajado decenas de nombres, de Elvira Lindo a Antonio Banderas pasando por Isabel Coixet, y en la que Sánchez habría recibido más de una negativa, al final el nombre de Màxim Huerta (¿un segundo o tercer plato?) ha sorprendido a todos. Pero eso, en este Gobierno increíble de Sánchez, es una frase que ya se ha quedado vieja.

Màxim Huerta nació en Utiel (Valencia) en 1971, estudió Ciencias de la Información en el CEU y se fajó en las radios y las teles de su Valencia natal. En 1999, cuando trabajaba en Canal 9, lo fichó Telecinco para presentar el programa autonómico de la cadena. Su gran momento llegó en 2005, cuando se incorporó a la nómina de presentadores de 'El programa de Ana Rosa', donde trabajó 10 años. Además, ae ha labrado una carrera de novelista 'bestsellero' y de éxito popular con seis novelas a sus espaldas, una de las cuales, titulada 'La noche soñada', se llevó el sabroso premio Primavera de Novela que entrega Espasa/Planeta.

Màxim Huerta, ministro de Cultura: un presentador de TV tras el ministerio perdido

Miembro de la Academia de las Ciencias y las Artes de la Televisión, Huerta presentaba desde septiembre de 2016 el programa cinematográfico 'Destinos de película', en La 1 de RTVE. En su web personal, el nuevo ministro describe así sus aficiones culturales: "Voy al cine con amigos y también voy al cine solo. Compro entradas de conciertos y los bailo o los tarareo desde la butaca. Aplaudo en el teatro y me espero, a veces, a saludar a los actores en la puerta. Me dejo sorprender por exposiciones que no entiendo y repito con El Prado, donde revisito mis favoritos. Suelo colarme en casas museo y hasta en el espacio de los 'souvenirs' donde campan a sus anchas libretitas y pequeñas bobadas como tazas, lapiceros o caleidoscopios. Inciso: ahora mismo tengo junto a mi ordenador un juego de pinturas del Pompidou de París con el que coloreo las caras grises de las fotos del periódico. Tiendo a poner bigotes y sonrojar mejillas. No me preguntes a quién. Es algo que viene de lejos, de niño. En fin. Un poco de actitud y algo de entretenimiento".

Lector admirado de Ana María Matute, su primera declaración tras hacerse público su nombramiento ha sido un homenaje a la escritora, con una foto suya junto a ella y la frase: "La cultura nos hace más libres. Y más felices". En su perfil de la red social ha fijado esta cita de Matute: "La palabra es lo más bello que se ha creado, es lo más importante de todo lo que tenemos los seres humanos. La palabra es lo que nos salva".

No está muy claro cómo caerá el nombre de Huerta en las industrias culturales del país. No es precisamente un Pedro Duque de la materia y en la cosa deportiva se le presume cierto despiste, como demuestra el tuit que recogemos a continuación. Muchos pensaban que la recuperación de la cartera de Cultura vendría necesariamente acompañada de una figura de peso, con responsabilidades certificadas de gestión. No parece el caso. Y sin embargo, Huerta entronca gracias a su atractivo mediático con un sector muy importante del electorado que quiere devorar el nuevo presidente del Gobierno.

Tuit de Màxim Huerta.
Tuit de Màxim Huerta.

Mariano Rajoy, sin grandes —ni pequeñas— inquietudes culturales, ha mantenido la cultura durante sus gobiernos en la posición vicaria de la secretaría de Estado, dirigida primero por José María Lasalle y después por Fernando Benzo, con presupuesto reducido y estable y sin tocar gran cosa, más allá de la mil veces reclamada bajada del IVA cultural del 21 al 10% que figura en las próximas cuentas del Estado, pero que aún dista de materializarse. Lo cierto es que, con unos Presupuestos prácticamente aprobados que contarán con 838 millones de euros para Cultura (un paupérrimo 4,4% más que los anteriores), el margen del flamante ministerio será muy limitado. Pero el Gobierno Sánchez no pretende una gestión imposible, lo que busca es el mejor diseño de cartel para ganar las próximas elecciones generales.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios