DEFIENDE EL USO DEL MASCULINO GENÉRICO

La RAE arremete contra el 'lenguaje inclusivo' que exigen las feministas

A raíz de una noticia viral, la Academia ha querido dejar constancia de que la “insistencia” en el lenguaje no sexista puede traer “estas lamentables confusiones”

Foto: La RAE siempre ha defendido el uso del masculino genérico
La RAE siempre ha defendido el uso del masculino genérico

“Una empresa no paga a sus trabajadoras porque el convenio dice ‘trabajadores’”. Esta noticia, que recogía la Cadena Ser, recorría ayer las redes sociales con un halo de indignación. Según la empresa ‘Aceites y Energía Santa María’, sus tres trabajadoras no han cobrado por el género escrito en el convenio colectivo. Si bien a Comisiones Obreras les ha sorprendido “el argumento que la empresa ha dado para no pagar”, en Twitter lo ha hecho otra cosa: la posición de la RAE.

La actriz Alicia Murillo compartía en su red social la noticia, interpelando directamente a la Real Academia: “Como la RAE vuelva a decir que el lenguaje inclusivo no sirve para nada ponemos a sus miembros (y miembras) a trabajar en esta empresa”. La institución, que nunca ha aceptado “el desdoblamiento indiscriminado del sustantivo”, no tardó en responder: “Quizá la insistencia en afirmar que el masculino genérico invisibiliza a la mujer traiga consigo estas lamentables confusiones”. Su contestación le ha valido numerosas críticas por parte de los usuarios, quienes les han acusado de antifeminismo.

No solo en Twitter se defiende este uso del lenguaje. El feminismo ha puesto sobre la mesa la necesidad de utilizar un lenguaje inclusivo y no sexista, una demanda que va en aumento con la creación de guías para un discurso igualitario impulsadas sobre todo por las universidades y recogidas por el Instituto de la Mujer. En ellas apuntan diferentes consejos para conseguir evitar un lenguaje sexista y varios ejemplos concretos, como utilizar “el profesorado” en lugar de “todos los profesores”.

La cuestión también está presente en el ámbito político y los constantes debates que generan algunas dobleces gramaticales utilizadas por los partidos de izquierda, como el clásico “miembros y miembras”. Si la intervención de Irene Montero fue una de las más comentadas con su polémico “portavozas”, antes que ella la exparlamentaria socialista Carmen Romero acuñaba el “jóvenas” o Bibiana Aído hacía lo propio con el “miembras”, que en 2015 también utilizaría el ahora Presidente del Gobierno Pedro Sánchez. El verano pasado llamó la atención la decisión del personal sanitario de llamar “criaturas” a los niños para evitar incurrir en un lenguaje sexista.

"El lenguaje se utiliza para perpetuar el machismo en las sociedades", se defendió Montero tras su "portavozas". "Creo que aunque suene extraño y a veces se digan palabras que no están oficialmente reconocidas por una institución formada mayoritariamente por hombres, es importante que las mujeres hagamos un esfuerzo por desdoblar el lenguaje".

“Acabaremos llamando miembras a las piernas”

Aunque la utilización del lenguaje inclusivo va en aumento, la RAE siempre ha defendido firmemente la utilización de un masculino genérico en detrimento de estos “desdoblamientos artificiosos”. “Son innecesarios desde el punto de vista lingüístico. La mención explícita del femenino solo se justifica cuando la oposición de sexos es relevante en el contexto”, explican. “La actual tendencia al desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en su forma masculina y femenina va contra el principio de economía del lenguaje y se funda en razones extralingüísticas. Por tanto, deben evitarse estas repeticiones, que generan dificultades sintácticas y de concordancia y complican innecesariamente la redacción y la lectura de los textos”.

La Real Academia continúa explicando en su apartado de consultas que el uso genérico del masculino “se basa en su condición de término no marcado en oposición masculino/femenino”.

En una entrevista en Europapress, el director de la RAE, Darío Villanueva, calificó el uso de términos como "miembra" como algo “peligrosísimo”. “El lenguaje es un ecosistema y si lo alteramos repercute en todo el equilibrio general. Si se llama ‘miembro’ a los hombres y ‘miembras’ a las mujeres, habrá que empezar a llamar ‘miembros’ a los brazos y ‘miembras’ a las piernas”.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios