el yacimiento opta a patrimonio mundial

Los 400 chalets de Medina Azahara: piscinas ilegales en patrimonio de la UNESCO

A finales de junio, la ciudad califal podría convertirse en la joya patrimonial número 47 reconocida en España. Los informes técnicos le ponen una única pega a la candidatura

Foto: Juan Carlos Montero, presidente de la Asociación de Vecinos Las Pitas
Juan Carlos Montero, presidente de la Asociación de Vecinos Las Pitas

El chalet, el huerto y la piscina de Josefa están dentro de Medina Azahara. Al menos dentro del área protegida como Bien de Interés Cultural (BIC) desde 2003. Josefa y su marido levantaron la casa de sus sueños en 1998, en una parcela rústica de 3.000 metros cuadrados que pagaron en efectivo y que, dicen, estaba en vía de legalización, a cientos de metros de los primeros restos excavados de la ciudad califal. La vivienda, junto a otras 400 en situación parecida, lleva años siendo objeto de polémica en Córdoba, un debate que se ha reavivado en las últimas semanas a raíz de un informe del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS), el organismo encargado de elaborar los informes sobre los que la UNESCO se basa para otorgar los codiciados títulos de patrimonio mundial.

España es el tercer país del mundo con más reconocimientos de la UNESCO, solo por detrás de China e Italia. La organización decidirá a finales de junio, en una reunión en Baréin, si Medina Azahara se convierte en el patrimonio mundial número 47 de nuestro país. Al ICOMOS, en principio favorable, le preocupan dos cosas: la conservación de la frágil piedra caliza de los restos arquitectónicos y la "contaminación visual" provocada por las viviendas ilegales situadas dentro del recinto califal. Por casas como la de Josefa. Ella se encoge de hombros y dice que no es nuevo, que llevan décadas arrastrando el mismo problema. "Pero nunca nos han notificado nada. Si nos quieren echar, que nos paguen lo que vale la casa. Aquí ya ves que lo tenemos todo bien arregladito y en la parcela no han aparecido ruinas, ni nada. Pagamos 700 euros de IBI y aun así no somos legales. Esto es una vergüenza", se queja.

Pagamos 700 euros de IBI y aun así no somos legales. Esto es una vergüenza

Los arqueólogos estiman que más de un 90 por ciento de lo que fue Medina Azahara continúa aún bajo tierra, en el piedemonte de Sierra Morena. Un inspector del ICOMOS, Attilio Petruccioli, pasó varios días recorriendo la zona el mes pasado, examinando con detalle los yacimientos y hablando con todo el mundo antes de redactar su informe. Se acercó también a ver las tres urbanizaciones de la discordia, las situadas a las faldas de la ladera, al final del recinto de la vieja ciudad califal. En la más grande, en Las Pitas, se entrevistó con Juan Carlos Montero, presidente de la asociación de vecinos.

"En realidad nuestras casas estaban fuera del BIC hasta que, en 2003, Carmen Calvo (por entonces consejera de Cultura de la Junta de Andalucía) decidió ampliar la zona", explica frente a su casa. "Antes el BIC llegaba al canal de riego en el que acaba la urbanización y luego se extendió hasta la carretera. Calvo nos metió dentro porque quería frenar un proyecto que había para hacer un parque temático, una cosa que querían llamar Al-Mansur, en el que estaba metido el comisario Villarejo. Después, en 2008, trataron de expropiar a algunos vecinos y perdieron en el Supremo, donde se les dijo que no se podía hacer", asegura.

El yacimiento de Medina Azahara desde la casa de Josefa.
El yacimiento de Medina Azahara desde la casa de Josefa.

Un camino sin asfaltar divide Las Pitas en dos mitades. A ambos lados se levantan casas, algunas auténticas mansiones con preciosos jardines arbolados, otras edificaciones mucho más modestas. De las más de 200 viviendas, en torno a la mitad no tienen todavía agua corriente, ni alcantarillado. "Muchos hemos tenido que pagar las multas millonarias y aun así no hay infraestructuras de ningún tipo. El alumbrado lo pusimos nosotros, como todo. En algunas casas se apañan con fosas sépticas y pozos negros. Y no son residencias de recreo como dice la gente. Aquí viven los hijos y los nietos de los que construyeron. Si vienes un fin de semana verías esto lleno de niños jugando", se queja Montero.

En su opinión, los asentamientos ilegales, fruto del 'boom' urbanístico, están ya controlados desde hace años y la contaminación paisajística de la que habla el informe del ICOMOS se puede solventar fácilmente con un panel vegetal, algo que las asociaciones de vecinos propusieron hace más de una década y que el propio Petruccioli sugiere en las conclusiones del estudio.

La entrada a Las Pitas.
La entrada a Las Pitas.

Se muestra de acuerdo Marcelino Sánchez, director general de Bienes Culturales y Museos de la Junta de Andalucía. En entrevista telefónica, subraya que las parcelas están a 300 metros de distancia de la ciudad califal. Es decir, a una distancia considerable del borde de la muralla. "Si no se hubiese limitado la urbanización en su día (ampliando el BIC y adoptando medidas coercitivas), tendríamos una presencia mucho más cercana y sí sería un problema serio que habría perjudicado el paisajismo de Medina Azahara. Es muy importante porque uno de los grandes valores de la ciudad es que estaba pensada para ver y ser vista desde la ladera".

Sánchez argumenta que los asentamientos ilegales se controlaron a tiempo porque se creó "una zona de amortiguamiento con la ampliación del BIC". "Y en las que ya están construidas, el propio ICOMOS propone que se intervenga en los bordes para que el encuentro visual entre las construcciones y el paisaje sea amortiguado con una pantalla vegetal. Esto es algo que nos hemos comprometido a hacer (con la UNESCO)".

Un turista en el yacimiento de Medina Azahara.
Un turista en el yacimiento de Medina Azahara.

Desde la loma, dentro del recinto ya excavado de Medina Azahara, las casas ilegales se ven muy lejos. Hace años, los vecinos de la urbanización de Josefa, 'Córdoba la Vieja', hicieron un sondeo informal entre los visitantes del yacimiento y su museo. "Les preguntamos por las casas, si las veían, y la mayoría ni se habían dado cuenta de que estaban ahí", recuerda Maite Polo, de la asociación de vecinos.

Debajo de nuestras parcelas no hubo nunca palacios, como mucho casas de adobe, de moritos con poco nivel adquisitivo

"La canallada para mí es que haya familias sin agua. Debajo de nuestras parcelas no hubo nunca palacios, como mucho casas de adobe, de moritos con poco nivel adquisitivo. A pesar de todo, llevamos 30 años con la espada de Damocles en la cabeza por haber construido las casas como lo ha hecho media Córdoba (en terrenos no urbanizables). Es inhumano que haya parcelas sin agua y que se estén infectando los acuíferos. Vamos a tener una plaga al final. De hecho, hay casos de urticaria entre los niños”, se queja.

El director de Medina Azhara, Alberto Javier Montejo, mostrando las vistas.
El director de Medina Azhara, Alberto Javier Montejo, mostrando las vistas.

En el año 1000, estas cosas no pasaban. Medina Azahara disponía de una envidiable infraestructura de canalizaciones para distribuir el agua, con tuberías de plomo y vías subterráneas para el desagüe. Alberto Javier Montejo, director del museo y el yacimiento, recuerda que en aquellos años Córdoba era la ciudad más poblada y próspera de Occidente. Abderramán III trasladó su corte para alejarse de la urbe y creó un conjunto palatino, una ciudad administrativa califal, solo comparable a los de Bagdad, Damasco o El Cairo. "La diferencia es que allí se siguió construyendo encima durante diez siglos y es imposible recuperarlo. Por eso Medina Azahara es algo único, llegó a tener entre 20.000 y 25.000 habitantes y solo duró 75 años. Después la sitiaron los pretendientes al Califato y aquello acabó como Yugoslavia en los años 90. Se desmoronó en unos meses, aparecieron las taifas y Medina Azahara fue abandonada", recuerda.

El yacimiento con los asentamientos ilegales al fondo.
El yacimiento con los asentamientos ilegales al fondo.

En el entorno de la ciudad, que algunos arqueólogos describen como la Pompeya del Al Andalus, no solo hay parcelas urbanizadas ilegalmente. El exministro Manuel Pimentel es dueño de un cortijo en el interior donde se exponen restos de la ciudad califal, protegidos con cristaleras. Juan Andrés de Gracia, presidente del Consejo Ciudadano de Córdoba, subraya que lo que más mancha las vistas no son las parcelas edificadas, sino unas naves de cerca de 40.000 metros cuadrados que construyó el constructor Rafael Gómez, alias Sandokan, hoy en prisión. "Levantó todo eso ilegalmente entre 2004 y 2005 para meter productos chinos y hay un proceso judicial para demoler una parte, pero de eso nunca se habla, solo se habla de las urbanizaciones. Incluso hay una cooperativa lechera en el recinto, CODECOR...", dice. Desde la altura también salta a la vista un desguace de coches semiabandonado, igualmente ilegal, gestionado durante años por un proyecto de reinserción de toxicómanos.

Aunque públicamente intentan no dejarse llevar por el optimismo, en las estancias culturales cordobesas se espera que la UNESCO conceda la distinción a Medina Azahara a finales de junio. "Siendo la reunión en Baréin, con varios países musulmanes en el tribunal y otros tantos latinoamericanos, tendría que haber un enfrentamiento diplomático serio o algo así para que no ganemos", dicen fuentes de la candidatura.

Piezas extraídas del yacimiento, ordenadas en el museo.
Piezas extraídas del yacimiento, ordenadas en el museo.

El yacimiento, ordenado alrededor de un elegante museo que en 2017 recibió 186.000 visitas, es único en el mundo a pesar de los sucesivos expolios. "Desde el mismo año 1009 en que quedó deshabitado se empezaron a vender capiteles, puertas.... El material de mayor calidad desapareció rápido y está por todo el mundo. En el monasterio de San Jerónimo, en casas de Córdoba, en todos lados", asegura el director Montejo. Hay piezas de Medina Azahara en todo el mundo, desde el Museo Diocesano de la Catedral de Tarragona hasta el Louvre, pasando por el Metropolitano de Nueva York o los palacios de Marrakech. La joya más cotizada del museo, un surtidor de bronce con forma de animal, tiene un doble en Doha por el que se llegaron a pagar cinco millones de euros.

Una turista en el yacimiento de Medina Azahara.
Una turista en el yacimiento de Medina Azahara.

Manuel Pedregosa y Pedro Caro son arquitectos y miembros de la Asociación de Amigos de Medina Azahara. Una decisión favorable de la UNESCO, opinan, daría vida a una joya que no solo ha quedado desplazada de los circuitos turísticos sino también del mapa cultural y emocional de los cordobeses. "Mucha gente de Córdoba no ha ido nunca a visitarlo. No es como la mezquita o la muralla, al estar apartada se queda fuera". Si todo sale bien en Baréin, dicen, "debería notarse en el número de visitas y más presupuesto e inversión para excavar, restaurar e investigar, algo que ha quedado muy tocado con la crisis". También solicitan mejorar los accesos, ya que la única manera de subir es por una carretera estrecha y mal asfaltada. "Un yacimiento", insisten, "es sobre todo una fuente de conocimiento y esperamos seguir aprendiendo de Medina Azahara, que es algo único en Occidente y solo hemos empezado a descubrir el 10 por ciento. Y que haya más relación con la ciudad".

Para Caro y Pedregosa, las parcelas ilegales solo son un problema desde el punto de vista paisajístico porque está "prácticamente descartado" que estén levantadas sobre espacios significativos de la vieja ciudad califal. "No sabemos los límites reales de la ciudad y en los alrededores han aparecido mezquitas, caminos, construcciones y almunias, pero en las fincas ilegales no creemos que haya nada de la antigua ciudad califal".

Las urbanizaciones vistas desde el yacimiento.
Las urbanizaciones vistas desde el yacimiento.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios