'la canción del bisonte'

Bisontes en Burgos para la nueva novela prehistórica de Pérez Henares

El escritor y periodista presenta en Burgos su nuevo libro, acompañado por Juan Luis Arsuaga y una nutrida comitiva de periodistas

Foto: Pérez Henares con Juan Luis Arsuaga (Efe)
Pérez Henares con Juan Luis Arsuaga (Efe)

El hombre del siglo XXI, ahíto de globalización y engreído por las nuevas tecnologías, "está un poco pasado de soberbia" y ajeno a su condición de vulnerabilidad, ha reflexionado hoy el escritor Antonio Pérez Henares, quien ha propuesto la prehistoria como antídoto contra la vanidad humana. "El éxito evolutivo ha sido espectacular, inmenso, pero un poco de humildad y de respeto a la tierra no nos vendría mal", ha añadido Pérez Henares (Bujalaro, Guadalajara, 1953) en una entrevista con la Agencia Efe antes de presentar esta mañana en el yacimiento de Atapuerca su nueva novela, "La canción del bisonte" (Ediciones B).

La tierra "es nuestra madre, no la podemos poseer, falta ese respeto y también la idea de nuestra fragilidad", a diferencia del hombre del Paleolítico que mostraba "una profunda veneración por todo lo que le rodeaba: la naturaleza y los animales", con una concepción "muy mística" de todo su entorno. El paisaje, los animales, incluso un árbol o una montaña, ha puesto como ejemplos, "tienen dignidad", una idea que "me atrae de un modo tremendo" y explica la pasión por la prehistoria de un narrador que ha ambientado en ese periodo de la humanidad la mitad de su producción literaria, incluida "La canción del bisonte".

Con el epicentro de la glaciación, hace unos 30.000 años, el autor emprende un viaje por el túnel del tiempo pero también por la geografía prehistórica de la península ibérica que inicia en la Cueva Mayor, situada en la Sierra de Atapuerca (Burgos), continúa por el complejo kárstico de Ojo Guareña, llega en Cantabria hasta Monte Castillo, transita por Pinilla del Valle (Madrid) y finaliza en la Cueva de los Casares, en Riba de Saelices (Guadalajara). La capacidad de supervivencia en condiciones extremas, el culto a la mujer como garantía de la especie, la conciencia de fragilidad, el respeto a la naturaleza y la percepción de que el hombre no era el eje del universo, son algunas de las conclusiones que proyecta Pérez Henares en esta novela, extrapolables a la sociedad actual.

Pérez Henares durante la presentación de su última novela
Pérez Henares durante la presentación de su última novela

La canción del bisonte

"Al mismo tiempo eran capaces de lo mejor: de la solidaridad, compasión y amparo, pero también de lo peor: del odio más atroz, de la mayor crueldad, y todo ello ocurrió hace un parpadeo" de tiempo, ha subrayado respecto a la pequeñez del hombre respecto a la historia de la tierra. Mamuts, rinocerontes lanudos, leones cavernarios, bisontes y uros recordaban al hombre que "no era el dominador absoluto, no estaba solo", y que debía convivir en condiciones extremas con la naturaleza, especialmente durante la glaciación que despobló el interior peninsular y desplazó a los bípedos hasta la costa, lo que ha dejado vestigios rupestres en el litoral astur, cántabro y vasco.

Ese es el escenario de "La canción del bisonte" en el momento en que desaparece el neandertal, de extracción paleolítica y vida cazadora, en favor del homo sapiens, neolítico y recolector, con la península ibérica como escenario de ese episodio histórico. De ello dan cuenta hallazgos como el de la Sierra de Atapuerca (Burgos), "que lo tiene absolutamente todo" con vestigios desde hace 1,600.000 años (homo antecessor, preneandertal, neandertal y cromagnon), y el de Pinilla del Valle (Madrid), en el Alto Lozoya, "con nuevas y recientes pruebas que demuestran los rasgos humanos de los neandertales", que habitaron entre hace 230.000 y 28.000 años, ha destacado.

El escritor incluye en la novela algunas de las últimas novedades de Pinilla del Valle gracias a la contribución del paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga, uno de los responsables de esas excavaciones y codirector de las de Atapuerca, quien esta mañana ha acompañado al escritor en la presentación del libro. Como periodista, Pérez Henares es dueño de una trayectoria de casi cincuenta años que inició en el diario Pueblo en 1971 y le ha llevado, entre otros destinos, a revistas como Tribuna de Actualidad y El Globo, y a cabeceras como Mundo Obrero y La Razón, hasta recalar actualmente en el grupo Promecal como director de Contenidos. Deudo de Miguel de la Cuadra Salcedo en historia, geografía, biología y "peritaje en selvas", de su entrañable Manu Leguineche salió doctorado en Humanidades y, con el magisterio de Raúl del Pozo, se licenció en el periodismo "honrado y canalla" al mismo tiempo que se diplomó en "vida y noche", ha reconocido.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios