este viernes se estrena 'loving pablo'

Javier Bardem: "Yo cobro lo mismo que Penélope"

Este fin de semana se estrena 'Loving Pablo', el último biopic sobre Pablo Escobar que protagonizan Penélope Cruz y Javier Bardem bajo la dirección de Fernando León de Aranoa

Foto: Javier Bardem es Pablo Escobar en 'Loving Pablo'. (Filmax)
Javier Bardem es Pablo Escobar en 'Loving Pablo'. (Filmax)

Pablo Emilio Escobar Gaviria nació en Rionegro como un humilde campesino y murió en Medellín como uno de los hombres más poderosos de Colombia. Entre fardo y fardo de coca y millón y millón de dólares blanqueados, el cabecilla del Cartel de Medellín agarró al Gobierno colombiano por la entrepierna, se hizo un hueco en el Senado, hizo estallar en pleno vuelo un avión de Avianca —atentado en el que murieron 107 civiles— y amedrentó a la nación entera a base de bombas, asesinatos, secuestros y extorsión. Porque lo más fascinante de la historia de Pablo Escobar es la desproporción, la desmesura, lo demencial de unos sucesos acotados normalmente dentro de los códigos de la fábula, del cuento, de la leyenda.

Un cuarto de siglo después de la muerte del narco de narcos, la fascinación por su figura ha resurgido en forma de series, de libros, de películas y de campañas publicitarias que indagan —unos más críticos que otros— en las aristas de un personaje, cuanto menos, hiperbólico. Y bajo el influjo magnético de Escobar también han caído Javier Bardem, Penélope Cruz y Fernando León de Aranoa, que este fin de semana estrenan 'Loving Pablo', la película basada en el libro 'Amando a Pablo, odiando a Escobar', en el que la ex presentadora colombiana Virginia Vallejo desnuda a través de sus recuerdos la figura de su antiguo amante. Un retrato crudo y bastante menos amistoso que el de Wagner Moura en 'Narcos'.

Javier Bardem y Penélope Cruz en 'Loving Pablo'. (Filmax)
Javier Bardem y Penélope Cruz en 'Loving Pablo'. (Filmax)

"Se han hecho ficciones donde se 'glamuriza' el asunto de las drogas y eso es muy peligroso. Esta película va en el sentido contrario: aquí mostramos un señor que fue capaz de lo más horrible y que en nombre de la familia hizo las cosas tan horribles", apunta Bardem, ya despegado del todo de la piel del narco. "Escobar hizo un abuso de poder tremendo. Amenazó y mató a tanta gente porque se sabía capaz y protegido". "En 'Loving Pablo' nosotros queríamos crear esa distancia corta entre Pablo y Virginia, para que se descubriese un poco más a la persona y ver que no es tan fácil diferenciarse de alguien así. Es decir, que Pablo Escobar fue Pablo Escobar por cómo era él, pero también por cómo eran aquellos que lo auparon, lo permitieron, lo protegieron y lo crearon, entre ellos una sociedad y unos gobiernos corruptos que también se financiaron con el dinero del narcotráfico. Y una vez que construyeron ese monstruo —incluida Virgina Vallejo, quien le dio acceso a los medios— cuando lo quisieron destruir ya no pudieron".

Bardem: "Pablo Escobar fue lo que fue también también por cómo eran aquellos que lo auparon, lo permitieron y lo protegieron"

"La película te explica además qué había detrás de todas estas acciones tan benevolentes y tan generosas, como la campaña 'Medellín sin tugurios', y toda esta construcción de casas y polideportivos en los barrios pobres", prosigue Bardem. "Quería amasar poder popular para construir un entramado de protección de su negocio por todas esas comunidades. Y también para poder llegar a ellos y ofrecerles que por cuatro duros mataran a quien fuera. Y que fuesen a las urnas y lo votasen. El Robin Hood 'paisa'. Y entiendes por qué extractos de la sociedad que están completamente desahuciados y abandonados por los pasados y actuales gobiernos, sus generaciones, entonces futuras, ahora presentes, estén todavía agradecidas a Pablo Escobar porque les dio polideportivos y escuelas. Pero hay que reconocer qué objetivos había detrás de todo eso. Él entró en política para frenar, para destruir, no para construir. Para destruir leyes y posibilidades de que lo arrestaran y lo enjuiciaran en Estados Unidos".

Penélope Cruz y León de Aranoa en 'Loving Pablo'. (Filmax)
Penélope Cruz y León de Aranoa en 'Loving Pablo'. (Filmax)

La de 'Loving Pablo' es una historia en la que no hay héroes. Todos y cada uno de los personajes —de las personas— se ven arrastrados por sus ambiciones más oscuras, inclusive la narradora, Vallejo, que acompañó paralela a Escobar en su caída como precio a pagar por sus 'pecados'. "Yo me guié mucho por su libro, donde cuenta que no sabía muy bien dónde estaba entrando, porque Escobar ahí no era lo que fue, o lo que empezó a salir a la luz dos o tres años más tarde", explica Penélope Cruz, que para interpretar a Vallejo se ha documentado con horas y horas de entrevistas televisadas de la ex reportera colombiana.

Cruz: "Vallejo era muy respetada en su país como periodista, una tía muy culta, pero también muy imprevisible"

"Esta relación acabó arrasando con su vida: se llevó por delante su trabajo y durante muchos años no vivió nada segura, porque tenía muchas amenazas de muerte. Y ella sí que reconoce la atracción que sintió hacia el poder, pero no sé hasta qué punto sabía, no sabía o miró hacia otro lado. Era muy respetada en su país como periodista. Era una tía muy culta, pero también muy imprevisible. A veces te podía hablar de cuánto la quería él por lo que se gastaba en el avión privado para ir a verla los fines de semana, pero también la podías ver rodeada de políticos. Era como muchas mujeres en una. Para interpretarla he intentado no juzgarla —no me tiene que gustar, no me tiene que caer mal, no me tiene que caer bien— simplemente es comprender la cabeza del personaje que interpretas".

Bardem escucha instrucciones de León de Aranoa. (Filmax)
Bardem escucha instrucciones de León de Aranoa. (Filmax)

Mucho antes de los 'Narcos' (2015) de Netflix y de 'Escobar: paraíso perdido' (2014), Fernando León de Aranoa ya tenía en mente su película sobre el cabecilla del Cartel de Medellín, un proyecto que se fue retrasando hasta que en octubre de 2016 finalmente comenzó el rodaje. "Nosotros empezamos a hablar sobre la posibilidad de contar la historia de Pablo Escobar hace muchos años. Muchos son 12 ó 13 años, cuando después de hacer juntos 'Los lunes al sol' a Javier le empiezan a ofrecer películas en las que Escobar es un personaje importante", recuerda León de Aranoa. "Y ahí está el inicio de mi interés por el personaje, porque empiezo a leer los libros en los que se basan esas películas. Y es verdad que encuentro una historia que me parecía muy improbable, que había sucedido hacía poco tiempo, por su desmesura, por la escala totalmente desproporcionada de lo que pasó. Era como el lado tenebroso del realismo mágico, como 'El cólera en los tiempos del cólera'".

Antes de escribir el guión, el director madrileño se empapó de los libros publicados sobre Escobar, pero también de la prensa de la época y los informes desclasificados de la CIA, el FBI y la Embajada de Estados Unidos en Bogotá. "Lo que nos anima es encontrar en 'Amando a Pablo, odiando a Escobar' el punto de vista de Virginia Vallejo y la elección de ella como narradora, porque es el relato de una mujer, porque el narcotráfico es un relato muy masculino y, cuando hay mujeres, éstas suelen ser víctimas propiciatorias sin más".

Igualdad salarial

Además de interpretar el papel protagonista, Javier Bardem es también uno de los financiadores de la película. Y con el 8 de marzo marcado en rojo en su calendario, ha querido hablar también sobre feminismo y brecha salarial. "En esta película yo no sé lo que he cobrado, si es que he cobrado, pero eso sí, lo que haya cobrado yo lo ha cobrado igual Penélope, que para eso soy productor". El actor apoya la huelga de las mujeres y dejar atrás la 'guerra de sexos' que parecen alentar algunos de los sectores más conservadores. "Es importante que en generaciones futuras el mensaje no sea de enemistad, de hombres contra mujeres, sino de hombres y mujeres contra el abuso, ya sea salarial o de derechos".

Penélope Cruz y Javier Bardem presentan 'Loving Pablo'. (Efe)
Penélope Cruz y Javier Bardem presentan 'Loving Pablo'. (Efe)

"Yo, las cosas que tenía de trabajo las he cancelado y me parece importantísimo, más que simbólico", defiende por su parte Cruz. "Ahora yo realmente siento que estamos en el principio de un cambio a nivel global y cuando hablo de esto, siempre quiero dejar muy claro que gracias a mi profesión a mí me acercan un micrófono a la boca, pero lo que está pasando en nuestra industria, tanto a nivel de brecha salarial como con el tema de los acosos y de todo lo que ha salido, nosotras [las actrices] tenemos que ser el foco para iluminar a esas mujeres que no tienen esa voz, a las que no les ponen un micrófono cerca: a un ama de casa, a una doctora, a una maestra. Yo no puedo hablar de esto sin acordarme de la violencia doméstica y de todas esas mujeres que cada dos o tres días ves noticias nuevas en nuestro país sobre alguien que estuvo mucho tiempo en esa situación, cuando por fin se deciden hablar las ignoran y tres días más tarde, o semanas, ves que están muertas".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios