Forges, dibujado: José Mª Nieto, Julio Rey y Peridis recuerdan al maestro
  1. Cultura
testigo de una época

Forges, dibujado: José Mª Nieto, Julio Rey y Peridis recuerdan al maestro

El viñetista ha muerto en Madrid a los 76 años después de más de medio siglo de originalísima carrera en la que diseccionó con tanta agudeza como cariño los males de nuestro país

Foto: Antonio Fraguas, 'Forges'. (EFE)
Antonio Fraguas, 'Forges'. (EFE)

Aquella fue su viñeta más triste, también la más icónica. El reconocible perfil de Madrid con su Pirulí y sus Torres KIO inclinadas se desangraba en negros goterones acompañado de una leyenda parca y estremecedora: "Madrid, te quiero". Los atentados del 11 de marzo de 2004 en la capital acababan de segar la vida de casi 200 personas y la imagen de Forges en 'El País', rápidamente difundida en la red y estampada en pancartas y camisetas, se convirtió en todo un símbolo gráfico de aquellos días convulsos. El humorista que tan bien nos supo hacer reír era capaz también, si la realidad nos golpeaba fieramente, de convocar nuestro llanto.

placeholder Viñeta de Forges publicada en 'El País' el 12 de marzo de 2004.
Viñeta de Forges publicada en 'El País' el 12 de marzo de 2004.

Antonio Fraguas ha muerto hoy a los 76 años en Madrid, la misma ciudad en la que nació en 1942, a la que tantas viñetas dedicó a lo largo de una extraordinaria carrera de más de medio siglo como periodista y dibujante, pero también como prolífico autor de todo tipo de libros ilustrados, director de dos películas o comentarista enamorado de la radio, además de creador de un originalísimo lenguaje propio que hizo suyo el acervo popular. Sus dibujos jalonan la historia del periodismo español desde la Transición en medios como 'Pueblo', 'Informaciones', 'Diez Minutos', 'Hermano Lobo', 'El Jueves', 'Interviú', 'Diario 16', 'El Mundo' y, desde 1995, 'El País, donde publicó diariamente su viñeta hasta hoy mismo, el día de su fallecimiento.

Foto: Antonio Fraguas Forges presentando "Coloréitor" en 2014. (EFE)

Sus compañeros de profesión, los humoristas gráficos que cada día atrapan la realidad en esos deformados espejos del callejón del Gato que son sus ilustraciones, le recuerdan hoy con admiración y con cariño.

Foto: La última viñeta de Forges

Para Josá María Nieto, de 'ABC', "Forges fue para el humor gráfico en España el equivalente a Francisco Umbral para nuestro columnismo, aquel a quien todo el mundo copiaba. O dicho mejor de otra manera: existe un momento fundamental en la carrera de todo humorista gráfico en que debe plantearse dejar de copiar a Forges para buscar un camino propio". Según Nieto, la vis cómica del fallecido dibujante era extraordinaria, "ejercía como un auténtico creador del lenguaje que, además, era capaz fácilmente de hacerte reír a carcajadas".

"Fue para el humor gráfico en España el equivalente a Umbral para el columnismo" (José María Nieto, de 'ABC')

Julio Rey, del tándem Gallego & Rey que se ríe de la actualidad cada día desde las páginas de 'El Mundo', recuerda a Forges como "más que un dibujante, un grandísimo sociólogo de la realidad de España que supo contar a su manera". Rey ha explicado muy emocionado a este medio que el creador de los 'blasillos', de las viejas de pueblo o de esas mujeres que leen en el sillón mientras observan aburridas a los cazurros de sus maridos, "fue además un hombre generoso que me hizo su amigo. Antonio era poliédrico, mostraba muchas vertientes y podría decir que además de protagonizar un capítulo fundamental de nuestro viñetismo también lo fue de nuestra historia. Inventó una España en la que a todos nos gustaría vivir".

"Más que un dibujante, ejerció como un grandísimo sociólogo de la realidad de España" (Julio Rey, de Gallego & Rey, 'El Mundo')

Por su parte, José María Pérez, más conocido como 'Peridis' por sus viñetas en 'El País', ha rememorado esta mañana a Forges en el programa 'Más de Uno' de Onda Cero como un nombre "inmortal" del periodismo español. "No ha habido nunca en la historia de España un humorista tan popular como Forges", y ha añadido que el madrileño "es inmortal, pero no queríamos que se muriera, tenía derecho a estar con nosotros y alegrarnos la vida". Peridis ha asegurado que en los años en los que se forjaron los pinceles de Forges, "los humoristas fueron la aviación que bombardeó, con humor, todo aquel lenguaje hueco de aquella época. Fueron el bálsamo de la Transición".

"Es inmortal, pero no queríamos que se muriera, tenía derecho a estar con nosotros y alegrarnos la vida" (Peridis, de 'El País')

Forges... y Borges

A Forges le encantaba recordar en entrevistas esta anécdota que recogió por primera vez el escritor Carlos Cañeque.

Un Borges ya anciano andaba un buen día de visita por nuestro país cuando una urgencia dental le hizo acudir a un dentista de Sitges que, al terminar su tarea, le pidió emocionado que le firmara un libro suyo que tenía en la consulta. El escritor, completamente ciego desde hacía ya mucho años, firmó educado el libro ante el pasmo de sus acompañantes, que no se atrevieron a decirle que aquel volumen no era en realidad suyo.

Era un libro de Forges.

 

Periodismo
El redactor recomienda