deja los escenarios

'Sweet Caroline' y otras historias de Neil Diamond, que deja los escenarios

El cantante y compositor ha anunciado su retirada de los escenarios tras ser diagnosticado de cáncer, aunque seguirá componiendo e inmerso en otros proyectos

Foto: Concierto de Neil Diamond en Zúrich en 2011 | Foto: EFE
Concierto de Neil Diamond en Zúrich en 2011 | Foto: EFE

"Hands, touching hands. Reaching out, touching me, touching you... Sweet Caroline! Good times never seemed so good...". ¿Quién no ha cantado los coros de una de las más míticas canciones de la historia musical cada vez que sonaba el 'Sweet Caroline' de Neil Diamond en la radio? Ese momento que se repite una y otra vez desde hace medio siglo ha vuelto a ocurrir, casi con toda probabilidad, durante la mañana de la víspera de su 77.º cumpleaños, el momento en el que Neil Diamond anunciaba su salida de los escenarios, que no de la música, después de haber sido diagnosticado de párkinson.

Grabada originalmente en 1969, 'Sweet Caroline' fue uno de sus grandes éxitos, y versionada multitud de veces, entre ellas por Elvis Presley o Frank Sinatra. Durante muchos años, casi durante cuatro décadas fue un auténtico secreto la historia que residía detrás de las letras de su 'Dulce Carolina': se llegó a decir que se trataba de una oda a la pequeña Caroline Kennedy, única hija que queda con vida del expresidente estadounidense John F. Kennedy y su esposa, Jacqueline B. Kennedy.

John Kennedy y su hija Caroline
John Kennedy y su hija Caroline

Sin embargo, en 2007 en un programa de la televisión estadounidense el cantante, que tiene a sus espaldas medio siglo de carrera musical, contó la historia que había detrás de su tema y matizó que lo que se había contado hasta ese momento era real solo en parte. "Estaba escribiendo una canción en Memphis (Tennessee) para una sesión. Y necesitaba un nombre de tres sílabas", explicó el cantante y compositor. "En realidad, la canción iba sobre la que era mi esposa en ese momento pero no pude conseguir una rima con Marcia".

Hasta entonces, el cuento era diferente: la pequeña Caroline Kennedy había sido su musa. "Estoy feliz de sacarlo a la luz. Creí que podría sentirse avergonzada, pero parece que le ha hecho muy feliz", dijo, hace ahora una década, cuando sonó su canción en el 50.º cumpleaños de la hija del expresidente. Al parecer, el origen de su inspiración venía de una fotografía de la pequeña de los Kennedy cuando ésta tenía solo nueve años. "Era una foto de una niña vestida para montar, junto a su pony. Era una imagen tan inocente, tan maravillosa, que inmediatamente sentí que había una canción". Después señaló que la inspiración de la hija de los Kennedy solo se plasmó en el nombre de la canción. 'Sweet Marcia' habría quedado peor.

  • La canción de los Red Sox de Boston

A pesar de que el cantante nació en Nueva York, su 'Sweet Caroline' se convirtió en todo un himno en Fenway Park, justo antes de la octava entrada, momento en el que todos los aficionados de los Red Sox entonan la letra de Neil Diamond. Si bien no existe una versión oficial del origen del tema en el estadio de béisbol, el diario 'Boston Globe' le otorgó la idea a una mujer llamada Amy Tobey, responsable a finales de los noventa de escoger la música que sonaba en el campo. Tobey, que sabía que 'Sweet Caroline' sonaba en otros aeventos deportivos decidió que era un buen tema para los partidos, y la superstición hizo el resto.

Vista general de Fenway Park, el estadio de los Red Sox de Boston | Foto: Reuters
Vista general de Fenway Park, el estadio de los Red Sox de Boston | Foto: Reuters

Neil Diamond y Barbra Streisand grabaron juntos en 1978 este tema, un año después de incluirlo en su álbum 'I'm glad you're here with me tonight'. Escrito por el propio Diamond, el efecto que tuvo la canción en solitario no llegó ni de lejos a lo que consiguió con Streisand: se colocó en el número uno durante dos semanas en diciembre, y la actuación de ambos durante la entrega de los Premios Grammy en 1980 fue uno de los momentos más aplaudidos.

Sin embargo, la relación entre ambos viene de mucho antes: los dos fueron alumnos del instituto Erasmus Hall de Brooklyn, lugar que escogió el propio Diamond en 2014 para dar un concierto en su ciudad natal.

  • ¿Odia componer?

A pesar de no poder seguir subiendo a escenarios de todo el mundo como ha venido haciendo durante los últimos 50 años, Neil Diamond va a seguir componiendo. "Es la parte difícil" de su trabajo, dice. Tanto es así que le cuesta mucho, porque tampoco le gusta. O al menos eso dijo durante una entrevista en el diario británico 'The Telegraph', a propósito de la presentación de su 'Melody Road'. "No soy muy listo. Si fuera inteligente, me había metido a estudiar Medicina, habría sido biólogo y habría descubierto la cura contra el cáncer", dijo entonces.

"Soy mejor sintiendo cosas que comprendiéndolas. La sabiduría solo llega después de muchos años de reflexión, y si tengo algo de sabiduría, la plasmo en una canción", aseguró entonces. En esta misma entrevista recordó que cada canción es un mundo y que la experiencia, en este caso, no ayuda. "Es un trabajo duro", explicaba. "¿Pero lo disfrutas?", preguntó el entrevistador. Su respuesta fue rotunda: "No, lo odio. Lo odio. Pero bueno, nadie me dijo que sería fácil".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios