Películas: Las 10 mejores películas de 2017: almas torturadas y niñas huérfanas. Noticias de Cultura
lista de los largometrasjes más destacados

Las 10 mejores películas de 2017: almas torturadas y niñas huérfanas

Cine europeo, español y algún que otro superhéroe americano: hete aquí la lista —personal e intransferibe— de las películas más destacadas del año

Foto: Ekaterina Samsonov en una imagen de 'En realidad nunca estuviste aquí'. (Caramel)
Ekaterina Samsonov en una imagen de 'En realidad nunca estuviste aquí'. (Caramel)
Cantaba Lesley Gore —y antes Helen Shapiro— aquello de "It's my party, and I'll cry if I want to", 'leitmotiv' máximo del crítico —de cine, de libros, de música o de lo que a uno le plazca—, sobre todo cuando a final de año llega la inevitable tarea de hacer balance a través de las listas, siempre restrictivas, casi siempre justas a ojos del que las hace, casi siempre injustas a ojos del que las lee. A falta del estreno en salas de películas como 'Columbus' (Kogonada), 'Llámame por tu nombre' (Guadagnino) o 'Lady Bird' (Gerwig), la siguiente selección recoge los diez títulos estrenados en los cines comerciales de España en los últimos 12 meses que, entre los cientos de películas vistas este año, han conseguido dejar poso en esta memoria volátil.

10. 'La La Land', de Damien Chazelle

Ryan Gosling y Emma Stone en 'La La Land'. (Universal)
Ryan Gosling y Emma Stone en 'La La Land'. (Universal)

Acabamos de empezar la lista y ya estamos haciendo trampas. 'La La Land' abre —o cierra, según se mire— este 'top ten' de películas de 2017 más por su repercusión extracinematográfica que por su calado y el poso dejado un año después de su estreno. Hace 365 días, 'La La Land' copaba el discurso de los medios especializados en los meses previos a la entrega de unos Oscar en los que al final triunfó-pero-no-del-todo.

'La La Land' sigue siendo una película disfrutable, un bello homenaje a los musicales del Hollywood clásico —Minelli, Fosse o Donen— muy bien rodado, pero el paso del tiempo ha adelgazado el peso de la película, que, a pesar de su innegable calidad técnica y artística, trasciende más como fenómeno cultural que por su propia naturaleza.

9. 'Logan', de James Mangold (Fox)

Patrick Stewart y Hugh Jackman en 'Logan'. (Fox)
Patrick Stewart y Hugh Jackman en 'Logan'. (Fox)

Desde que Marvel se hiciera con el monopolio —'Fast and Furious' aparte— de los taquillazos del año a nivel global, las películas de superhéroes, con ración mitad de acción mitad de cachondeo, se han hecho con la hegemonía en la producción de los grandes estudios, que destinan gran parte de sus recursos a financiar, rodar y publicitar hasta la indigestión la enésima parte de tal o cual personaje, secundario o figuración, si hiciera falta, de alguna saga de cómic todavía sin explotar del todo. Exprime que algo queda.

Sin embargo, James Mangold —el director de 'Noche y día', sí, pero también de 'En la cuerda floja'— se ha atrevido a ir contracorriente en 'Logan' y ha apostado por la sequedad, la violencia y la decadencia de un western crepuscular para ahondar en el lado menos heroico de los súper hombres de 'X-Men', a camino entre 'León el profesional' y 'Grupo salvaje'. Una sorpresa dentro de un género cada vez más uniforme.

8. 'Dunkerque', Christopher Nolan

Un fotograma de 'Dunkerque', de Christopher Nolan. (Warner)
Un fotograma de 'Dunkerque', de Christopher Nolan. (Warner)

Desde antes de su estreno, la última película de Christopher Nolan aparecía como una de las más firmes candidatas de cara a la temporada de premios. Es lo que tiene el cine en el siglo XXI: se escribe tanto sobre proyectos, rodajes, 'teasers', tráilers y demás que, a veces, el estreno de la película misma parece casi accesorio. Nolan, uno de los directores vivos más respetados, un autor cómodo en la industria de las súper producciones, dispuesto a contar uno de los momentos más emblemáticos de la Segunda Guerra Mundial: la evacuación de Dunkerque.

"La intención de Nolan [...] es ilustrar el horror y el peligro constantes y mantenernos inmersos en todo momento dentro de las barcas que cruzan el Canal y de las cabinas de los aviones de combate, y en la playa junto a esos jóvenes de uniforme obligados por un lado a afrontar con honor la derrota y por otro a intentar salvar la vida como sea, a lidiar con el miedo y el sentido del deber y sacrificarse en pos de la causa común", describe el crítico de 'El Confidencial' Alejandro Alegré. "Decir que lo logra es quedarse corto: por momentos, viendo la película, uno casi se olvida de respirar".

7. 'The Disaster Artist', de James Franco

James Franco protagoniza y dirige 'The Disaster Artist'. (Warner)
James Franco protagoniza y dirige 'The Disaster Artist'. (Warner)

'The Room', de Tommy Wisseau, considerada "la peor película de la historia" se ha convertido, posmodernidad mediante, en una obra de culto reverenciada por su —ya no mediocridad— desastrosa impericia. Y el actor y director estadounidense James Franco, en una vuelta de tuerca más, ha convertido una película sobre la peor película de ha historia en una de las mejores películas del año. De nuevo, un triple salto mortal posmoderno.

"La idea es retratar con precisión todo lo que ocurrió y hasta duplicar punto por punto buena parte del metraje original. Y esto, que sobre el papel puede resultar anodino, cuando no de una falta de imaginación preocupante, se convierte en todo un hallazgo", escribe sobre ella el crítico Luis Martínez. "En eso y en la mejor manera de acercarse a los ángulos e ironías de asuntos tales como la función del arte, el valor de la representación y, ya puestos, el sentido mismo de la realidad".

6. 'The Square', Ruben Östlund

El fotopgrama más icónico de 'The Square', de Ruben Östlund. (Avalon)
El fotopgrama más icónico de 'The Square', de Ruben Östlund. (Avalon)

Sus detractores la tachan de burguesa y moralista. Sus defensores admiran su capacidad crítica y la habilidad para señalar las miserias de una sociedad tan avanzada como la sueca, paradigma del civismo y la corrección. La especialidad de Ruben Östlund, que ya en 'Fuerza mayor' rascó bajo la superficie pulida y brillante de la clase pudiente occidental para encontrar, como bajo las uñas de cualquiera, una bien disimulada capa de roña.

"'The Square' está llena de ideas", escribe sobre ella el crítico Alejandro Alegré. Ideas en las que Östlund busca "escenificar la comedia humana en miniatura. Casi todas las escenas son presentadas a la manera de diáfanas viñetas que derrochan sentido del absurdo e hilarante humor negro". Una comedia-espejo punzante, incómoda y poco condescendiente con ese espectador capaz de acallar su conciencia a base de limosnas.

5. 'Crudo', de Julia Ducournau

Garance Marillier en 'Crudo', de Julie Ducournau. (Universal)
Garance Marillier en 'Crudo', de Julie Ducournau. (Universal)

Otra ópera prima. Otra película macarra y visceral. De esas que no admiten el término medio: o la amas o la odias. Con 'Crudo', la directora francesa Julia Ducorneau empezó a hacer ruido en el Festival de Toronto, donde un par de espectadores acabaron en ambulancia tras sufrir desmayos en medio de la proyección. Si el cine se trata de remover algo dentro, 'Crudo' lo hace, y de forma literal. Jamás una depilación a la cera fue tan gore. El film de Ducorneau discurre a caballo entre el cine de terror, la comedia adolescente y el drama sobre el paso de la juventud a la vida adulta, y lo hace de forma novedosa y terriblemente divertida, si uno tiene un sentido del humor retorcido.

Ya simplemente la premisa es brillante y gamberra: Justine (Garance Marillier) es una joven que se muda de casa de sus padres a una residencia universitaria en su primer año de carrera. De familia vegetariana estricta, jamás ha probado la carne. Pero los años de universidad están para experimentar, así que Justine prueba la carne por primera vez. Y ya no puede parar.

4. 'Toni Erdmann', de Maren Ade

Sandra Hüller y Peter Simonischek en 'Toni Erdmann'. (Golem)
Sandra Hüller y Peter Simonischek en 'Toni Erdmann'. (Golem)

'Toni Erdmann' es una película marcianísima. Tanto como la idea de su protagonista, Winfried Conradi (Peter Simonischek), de cómo un padre debe acercarse a su hija adicta al trabajo y emocionalmente disfuncional (Sandra Hüller). El film de la directora alemana Maren Ade no es una comedia al uso; te ríes, sí, pero con una risa incómoda y conmiserativa al ver a dos seres humanos incapaces de comunicarse lo que sienten.

Toni Erdmann' es una película que consigue plantear cuestiones de gran calado, nada banales, con una aparente ligereza. Además, lo hace sin una pretensión pontificadora, sino reflexiva. Es una comedia agridulce, en la que no se fuerza un final 'made in Hollywood' para todos los gustos ni una caída absoluta en brazos del pesimismo. Además, Maren Ade consigue que el humor absurdo de su película no sea exclusivamente fuente del 'gag', sino que también sea un vehículo para poner de relieve esos comportamientos y situaciones que la sociedad ha naturalizado a pesar de su esencia ilógica. Al final se quedó sin el Oscar a Mejor película extranjera, pero qué más da cuando quedas como una de las mejores ¿comedias? europeas de lo que va de década.

3. 'Manchester frente al mar', de Lonergan

Casey Affleck y Lucas Hedges en 'Manchester frente al mar'. (Universal)
Casey Affleck y Lucas Hedges en 'Manchester frente al mar'. (Universal)

'Manchester frente al mar' es una película tremendamente desapacible. De un azul frío y melancólico, como el paisaje de la ciudad costera, decaída y olvidada, del mismo nombre. Una reflexión sobre el duelo, la culpa, la muerte, sobre el dolor. Un dolor que el director Kenneth Lonergan trata con un sentido del humor, que si no hace el trago menos amargo, reconcilia en cierta manera con los dramas de la vida.

Lo más meritorio y especial de esta película es su tono. Complicado, complicadísimo en ese equilibrio entre la solemnidad y la risa nerviosa, en una historia retratada con sencillez y sin aspavientos, la de un conserje (Cassey Affleck), que expía sus 'pecados' —esos que conocemos en una escena que apuñala al espectador en la víscera— impidiéndose a sí mismo cualquier respiro que lo aleje de cumplir su penitencia.

2. 'Verano 1993', de Carla Simón

Laia Artigas en 'Verano 1993'. (Avalon)
Laia Artigas en 'Verano 1993'. (Avalon)

El pasado febrero acudí por primera vez a la Berlinale. Entre el montón de películas, la mayoría sin haber pasado por la gran pantalla, de la parrilla del festival había una ópera prima catalana, cuya sinopsis, en un primer momento, me echó bastante para atrás. Tras varios días postponiendo nuestro encuentro —siempre encontraba una película más apetecible— en un hueco en blanco de la maratón audiovisual que supone tamaño festival, decidí darle una oportunidad. Y ¡ay, los prejuicios! Me encontré con un drama intimista, sencillo, seco, nada tramposo, repleto de vida y de verdad. Emoción pura sin exhibicionismos.

'Verano 1993', que lamentablemente se ha quedado fuera de la carrera de los Oscar —lo que tampoco significa demasiado, para qué engañarnos—, ha sido la sorpresa más agradable del cine español de los últimos años. Carla Simón Pipó ha contado una historia personalísima —tanto que es su propia vida— en una primera película con la que ha conseguido ocho nominaciones a los Goya y, algo muy difícil estos días, conmover sin manipular.

1. 'En realidad nunca estuviste aquí', de Ramsay

Joaquin Phoenix protagoniza 'En realidad nunca estuviste aquí'. (Caramel)
Joaquin Phoenix protagoniza 'En realidad nunca estuviste aquí'. (Caramel)

Personalmente, besaría el suelo que pisa Lynne Ramsay. Es fascinante cómo Ramsay consigue sacar la poesía de la sordidez y la miseria más terrible de la existencia humana. Ya lo hizo en 2011 con la adaptación al cine de la magnífica novela de Lionel Shriver 'Tenemos que hablar de Kevin'. Y, después de una larga pausa en la que uno tras otro se le han ido cayendo los proyectos, este año ha vuelto con la película más envolvente, perturbadora y perversamente bella del año. Ramsay, con una voz propia tan oscura como evocadora, una maga de las metáforas visuales, de los cuadros cinemáticos, de las elipsis violentas, del detalle de humanidad en medio de la barbarie se ha unido en 'En realidad nunca estuviste aquí' con el actor torturado por antonomasia, un Joaquin Phoenix inmenso que casi no necesita abrir la boca para estremecer al espectador.

Ganadora en Cannes del Mejor guión y Mejor actor, 'En realidad nunca estuviste aquí' cuenta la historia de dos almas atormentadas que se encuentran y se salvan de las miserias de su vida: un veterano de guerra y ex agente del FBI perseguido por antiguos fantasmas y una niña secuestrada por una red de prostitución infantil. Una realidad demoledora que acaba con una frase tan esperanzadora como la de "Es un día hermoso".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios