La antipoesía de Joan Brossa se cuela en el MACBA
  1. Cultura

La antipoesía de Joan Brossa se cuela en el MACBA

Acción, imágenes y objetos conforman la poesía (o la antipoesía) de Joan Brossa. Tensaba, unía y descontexualizaba para, a través de la manipulación, generar una nueva significación poética.

Acción, imágenes y objetos conforman la poesía (o la antipoesía) de Joan Brossa. Tensaba, unía y descontexualizaba para, a través de la manipulación, generar una nueva significación poética. El MACBA dedica una extensa exposición monográfica al poeta barcelonés con 800 obras y abundante documentación para recorrer y comprender su 'poesis' y la consolidación de ese particular lenguaje artístico que siempre fusionó disciplinas como la poesía, el teatro, el cine, la performance o las investigaciones plásticas.

[Las 15 exposiciones que tienes que ver antes de que acabe el año]

La muestra, que se podrá ver hasta el 25 de febrero, analiza la obra de Brossa a través de tres de sus cualidades: la oralidad, lo performativo y la antipoesía. Y lo hace desde sus primeros trabajos de los años cuarenta, en pleno franquismo, donde ya exploraba todos los límites para renovar estéticamente su arte hasta la confrontación que hace de su obra con la de Marcel Mariën, Nicanor Parra o Ian Hamilton Finlay. 

La crítica a la mercancía, el concepto poético del lenguaje, el transformismo y el compromiso político (por ejemplo con la huelga de tranvías de 1951) son rasgos comunes a su obra. No es, de todos modos, la única exposición sobre Brossa en la actualidad porque también se acaba de inaugurar una muestra en el Instituto Cervantes de Pekín, la primera que lleva el legado del artista catalán a China a través de 34 poemas visuales. 

"Brossa fue un personaje atípico y asumió ese rol. Siempre estuvo en contra del sistema social, desde el punto de vista del capitalismo", asegura Miguel Marcos, comisario de esta exposición que ha contado con el apoyo del Instituto Cervantes y la Embajada de España en Pekín.