Entrevista a elena anaya

"La directora consiguió que Wonder Woman no tuviera unos pechos desproporcionados"

La actriz palentina es la villana del gran taquillazo hollywoodiense del verano, dando vida a una científica maquiavélica en la Primera Guerra Mundial

Foto: Elena Anaya posa junto al logo de 'Wonder Woman' | EFE
Elena Anaya posa junto al logo de 'Wonder Woman' | EFE

Quizá el espectador no se dé cuenta a primera vista, pero en la película que aspira a convertirse en el taquillazo del verano hay una actriz española. Debajo de la máscara al estilo de 'El fantasma de la ópera' de la villana de 'Wonder Woman' se esconde el rostro de Elena Anaya. Una palentina enfrentándose a la superheroína de moda, que ha llegado este viernes a la cartelera de España y que en el resto del mundo ha recaudado ya, en apenas tres semanas en cartelera, más de 525 millones de euros. "Trabajar con Gal Gadot [Wonder Woman] fue un regalazo. En este caso íbamos a ser grandes enemigas. La fui a conocer y se levantó de la silla y de repente dije '¡Hostia! ¡Qué difícil ser tu enemiga! ¡Me sacas siete cabezas!'", cuenta Anaya divertida.

Pero ¿cómo acaba una chica de Palencia en un rodaje de 150 millones de dólares, frente a actores como Gadot o Chris Pine? Todo empezó con el sonido de un teléfono. "Me quedé sin poder tragar saliva. Me llamó Lucinda Syson, que es la directora de casting inglesa, y me dijo: 'Elena, Patty Jenkins quiere desayunar contigo mañana'", explica. Ni siquiera tuvo que hacer casting, porque la directora californiana ya había visto tres películas suyas —"es fan declarada de Almodóvar"— y "le gustaba cómo trabajaba". Anaya sería Doctor Poison, una científica en busca de una fórmula química para acabar con el Ejército aliado durante la Primera Guerra Mundial. "Habían decidido que el personaje llevaría parte de la cara cubierta porque, de hecho,en esa época cuando alguien tenía una desfiguración en la cara usaban estas placas cerámicas del color de la piel de cada persona y cubrían esa parte del rostro".

"Siempre intento crear un pasado a los personajes, para darle más empaque", prosigue. "Así que me inspiré en el pasado del primer científico que inventó el gas mostaza y cómo fue su vida y todas las cosas terribles que le pasaron". A lo que se refiere la actriz es a la vida de Fritz Haber, ganador del premio Nobel de Química en 1918, padre de la guerra química y desarrollador de gases venenosos que se utilizaron en los campos de batalla de la Primera Guerra Mundial. Su primera mujer, Clara Immerwahr, también química, se suicidó de un balazo en el corazón decepcionada porque su marido hubiese ideado y supervisado el uso con éxito del dicloro en la Segunda Batalla de Ypres. "Interpretar una villana te hace pensar en todos los villanos que desafortunadamente hay en la vida real. Solamente hay que hacer un pequeño esfuerzo para reconocerlos".

Elena Anaya en su papel de Doctora Veneno | Warner Bros.
Elena Anaya en su papel de Doctora Veneno | Warner Bros.

"Me siento muy privilegiada, porque para mí ha sido muy emocionante poder interpretar a la Doctora Veneno y haberme podido enfrentar al personaje femenino más fuerte jamás creado en DC Comics, que es Wonder Woman, y representar totalmente lo contrario con un personaje sádico, cruel y que disfruta con el sufrimiento ajeno", agradece. "Gal es extraordinaria y ha demostrado ser una profesional como la copa de un pino. Había gente que cuestionaba su profesionalidad y su preparación, pero creo que ha hecho un trabajo extraordinario y se ha portado como una auténtica heroína. Estos rodajes son de un desgaste físico y emocional horrible y ella, con el frío que hace en Inglaterra en invierno, vestida con esa faldita y esa armadura, montando a caballo o haciendo pesas entre toma y toma... La tía le ha echado un coraje increíble”.

Interpretar una villana te hace pensar en todos los villanos que desafortunadamente hay en la vida realA pesar de que su personaje requería menos esfuerzo físico que el de la protagonista, Anaya también hizo personalmente algunas escenas 'peligrosas'. "Los efectos especiales se ruedan en un hangar verde, con un suelo que habían fabricado blandito, y me enseñaron la imagen de la secuencia que querían rodar digitalizada. No sé qué pasó, pero mi especialista ese día no había ido. Yo vi que tenía que dar seis vueltas de campana, y dije: '¿Y eso, cómo lo vamos hacer?'. Y me dijeron: 'O lo hacemos digitalmente o lo haces tú'. No había ningún cable. Era una colchoneta. Y me dije: 'Venga, voy a intentarlo, y si me sale bien, pues bien. Y si me sale mal, pues ya lo hacéis digitalmente'. Y me salió fenomenal, así que me pasé dando volteretas todo el día. Al día siguiente no podía mover ni un músculo de mi cuerpo".

Elena Anaya en otro fotograma de la película | Warner Bros.
Elena Anaya en otro fotograma de la película | Warner Bros.

Precisamente, el hecho de que Wonder Woman sea la primera mujer protagonista de una película de superhéroes de gran presupuesto desde 'Elektra' (2005) y esté dirigida por una mujer ha hecho que el film trascienda su propio fenómeno y se haya convertido para muchos en un símbolo feminista. "Yo no creo que sea una película feminista" y "creo que ponerle una etiqueta no ayuda", defiende. "Desde mi punto de vista me parece que la revolución de esta película, de este personaje femenino, de esta superheroína, ya empezó en el año 41, cuando crearon este personaje. Entonces la revolución fue silenciosa porque ahora parece que enseguida a todo hay que ponerle una etiqueta, pero yo cuando leí el guión o cuando estaba haciéndola no tenía la sensación en absoluto de estar haciendo una película feminista". Eso sí, "Patty ha peleado por cada uno de los detalles", revela. "Creó muchísima polémica el tamaño de los pechos de Wonder Woman. Decían que tenía que tener mucho más. Pero Patty dijo que no le iba a poner un pecho descomunal porque su cuerpo sería desproporcionado. Se negaron en rotundo. Era la opinión de unos productores que ha perdido fuerza, porque una directora la ha peleado".

Creó muchísima polémica el tamaño de los pechos de Wonder Woman. Decían que tenía que tener mucho más pecho"Ya antes de ser estrenada y antes de que nadie la viese la gente dijo que es una película feminista. Es una película dirigida por una cineasta, que es Patty Jenkins, y que es mujer. Pero lo de ser mujer está en quinto lugar. Es una mujer muy culta, muy currante y con mucho talento. Y cuenta la historia de una superheroína. Y además hay una villana, ¡pues mira qué bien!". Por otro lado, "Patty Jenkins lo dijo el otro día en una entrevista y nos lo dijo a todos nosotros: 'yo soy cineasta, yo no soy mujer cineasta; a los hombres no se les dice 'un hombre director'. ¿O sea, si eres mujer tienes que llevar una etiqueta?". "Creo que la revolución ya está hecha y que la película está hecha y que cuenta tantas cosas por sí sola que, encima, tacharla de feminista creo que no ayuda. Creo que no abre caminos, sino que los cierra".

Elena Anaya posa junto al logo de 'Wonder Woman' | EFE Paco Campos
Elena Anaya posa junto al logo de 'Wonder Woman' | EFE Paco Campos

"Sinceramente es verdad que hay muchas menos mujeres directoras, es verdad que parece que hay menos oportunidades para las mujeres… a las mujeres se nos paga menos, bastante menos. ¿Por qué?", lamenta. "No me parece que tengan que cobrar unos más que otros y por lo que yo lucho es por la igualdad". "No me parece que las historias deban tener un mínimo de personajes protagonistas femeninos, no me atrevería a pedir eso". Pero "también estoy frita de leerme guiones en los que el personaje no aporta nada si lo sacas de la historia. O de pensar 'yo este personaje no lo puedo hacer porque no representa el tipo de mujer que yo quiero que los demás vean en mí'. Ahí tú haces tu propia batalla, rechazando proyectos y diciendo que no a muchas pelis". "También te digo que todos los meses tengo que pagar muchos gastos y no puedo pensar sólo en qué subyace o qué no subyace, porque viviría debajo de un puente".

Estoy frita de pensar 'yo este personaje no lo puedo hacer porque no representa el tipo de mujer que yo quiero que los demás vean en mí'Sin embargo, Anaya ha tenido la suerte de embarcarse en una posible saga como la de 'Wonder Woman', lo que supone un punto de inflexión en la carrera de cualquier actor. "Yo con la saga no he contado. Desde luego, cuando firmas un contrato de este tipo no lo firmas por una película, si ellos quieren contar contigo tú tienes que estar disponible. Pero yo siempre he sido un poco cauta: no tienes ni idea si va a haber más entregas, si no, si va a ser un éxito, si van a querer contar contigo. Yo en mi carrera me he tomado las cosas poco a poco, momento a momento y día por día. Luego ya se verá".

Elena Anaya en 'Van Helsing' (2004)
Elena Anaya en 'Van Helsing' (2004)

Cuando en 2004 apareció en 'Van Helsing', su primer gran 'blockbuster', Anaya ya empezó a escuchar cantos de sirena desde 'la ciudad de las estrellas'. "Me han pedido muchas veces y de manera muy directa que me fuese a vivir a Hollywood" pero "hasta ahora no he podido hacerlo: la vida no me lo ha permitido ni mi corazón tampoco". "Si a partir de ahora lo hago, pues no lo sé, pero mi casa está aquí y he tenido a mis seres queridos a mi lado hasta lo que los he podido tener y espero tenerlos todo lo que pueda y disfrutarlos mucho". Puedes trabajar en una película de 150 millones de dólares de presupuesto, pero luego "vuelves a tu casa y vuelves a la vida normal. Da igual que vengas de una playa en Almería [como en 'Lejos del mar'] o de Londres. Tengo 41 años ya. Si me hubiese pasado con 20 pues a lo mejor me hubiera quedado toda loca, pero ya no. Me encanta estar con gente muy normal, que es la gente de la que yo intento rodearme".

Me han pedido muchas veces y de manera muy directa que me fuese a vivir a Hollywood"El mensaje que lanza 'Wonder Woman' es positivo, lleno de esperanza. Ver una película protagonizada por un personaje que se mueve por compasión es un gran ejemplo para todos", reivindica. "Nuestro país no ha recibido prácticamente ningún refugiado, cuando en un momento crucial de nuestra historia, en la Guerra Civil, muchas personas se salvaron porque fueron acogidas en otros países, con derechos y con Seguridad Social y con tantas cosas que los protegían". "Nuestra sociedad está viviendo una época de individualismo absoluto, de crisis de valores, en la que nadie hace nada sin esperar algo a cambio. Y ahí Wonder Woman nos da una gran lección", defiende.

Elena Anaya con Chris Pine | Warner Bros.
Elena Anaya con Chris Pine | Warner Bros.

"Invitaría a todas las personas a que se metan en el programa de Acnur y que vean un cortito ['Refugiados' ('Welcome to my country', 2013)] que rodamos Fernando León y yo en campos de refugiados de Etiopía", invita la actriz. "Nos encontramos en la mayor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial, es de una seriedad extrema y de un egoísmo brutal. Y parece que ne nos ha hecho callo".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios