asamblea general

"La rueda da de comer a mucha gente". La SGAE se pone cínica e ignora el escándalo

"El cinismo reina", dice un socio de la sociedad general de autores al salir de la primera asamblea tras la operación policial

Foto: Foto de la operación policial en la SGAE (EFE)
Foto de la operación policial en la SGAE (EFE)
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

Los escándalos no parecen movilizar a los socios de la SGAE. A la Asamblea General ordinaria convocada para esta tarde con la explosión del escándalo de la rueda solo han acudido 219 socios. Pero no solo se demuestra el poco interés en la bajísima asistencia sino en el escaso debate interno generado a causa de la rueda. De hecho, la asamblea ha aprobado con total comodidad las cuentas y el balance de gestión de 2016.

La tarde comenzó con el presidente de la sociedad, José Miguel Fernández Sastrón, diciendo que la SGAE “no está directamente afectada como actuaria sino como espacio donde se han producido una serie de hechos que el juez nos comunica”. Balones fuera que apenas fueron cuestionados en las intervenciones de un par de editores pidiendo las cuentas pormenorizadas para aprobarlas o no teniendo en cuenta el escenario judicial que está salpicando a la entidad estos días, con la rueda acusada de un presunto fraude de más de 100 millones de euros. Aun así, el debate se quedó en nada.

La SGAE va a ser absolutamente rigurosa a la hora de colaborar con la justicia. Somos los primeros que queremos que esto se esclarezca cuanto antes”, añadió un Sastrón que minutos antes eludía a la prensa a su llegada a la asamblea en su coche con los cristales tintados. Es más, en su intervención afirmó que sabrán más por la prensa y que “cuando conozcamos el sumario, la Junta Directiva se reunirá y tomaremos las medidas que procedan”.

La realidad es que la asamblea parecía que iba a estar caldeada con la rueda ya que son los autores beneficiados por esta trama los que aglutinan más votos. Tanto que antes de su celebración los rumores apuntaban a que los socios de la rueda quería impugnar tanto la asamblea como a la presidencia de la sociedad, pero no inesperadamente fue así. Hay que recordar que la SGAE no funciona con un sistema de un socio, un voto, sino que cada socio tiene un número de votos distinto dependiendo de su recaudación. Por tanto a más recaudación, más votos y más poder en la toma de decisiones. De hecho, el juez Ismael Moreno lo subraya en los autos del caso al hablar no solo de beneficios económicos sino también “políticos”.

“Hay un beneficio político toda vez que la SGAE reparte el número de votos entre sus socios en atención a las cantidades percibidas por generación de derechos de autor, permitiendo así tener poder de decisión en la Junta y perpetuar el sistema de reparto que permite perpetuar el fraude”, asegura el magistrado.

A más recaudación, más votos y más poder: el juez Ismael Moreno lo subraya en los autos del caso al hablar no solo de beneficios económicos sino también “políticos"Sin embargo, varios socios confirmaron a este periódico que “el núcleo duro de la rueda” no estaba presente aunque sí se dejaron ver algunos de los que han tenido que declarar en la Audiencia Nacional. Eso sí, no era necesario porque había 610 socios con derecho a voto que aglutinan 11.592 sufragios y el voto puede ser presencial, telemático o delegado. Así las cosas, una calma chicha se impuso en medio de la tormenta y las cuentas de la entidad del año pasado se aprobaron con un 66% de los votos. Revelan que la entidad ingresó 239,68 millones de euros en 2016, un 2,9% menos que el año anterior. El balance de gestión también fue aprobado por un 57%.

Con la salida de muchos socios antes de que acabara la asamblea y pocas ganas de hablar de los que quedaban dentro porque, decía un socio a la salida, “el cinismo reina”, y otro más apuntaba a "miedo", han sido dos miembros de la Junta Directiva, los músicos Juan Carmona y Antonio Ipiña, Tontxu, los únicos que han hablado.

“La rueda da comer a mucha gente, y yo me reservo mi opinión”, aseguró Tontxu a la par que confirmaba que “por supuesto conocía” esta práctica, pero era una cosa puntual porque “el 99% no es ilícito. Otra cosa es que algunos hayan abusado” y serán los que tengan que responder ante el juez.

¿Todo vale?

Yo lo que estoy es a favor de la promoción de la música en castellano por encima de todo” independientemente de la franja horaria en la que se emita, justificaba. “La música que vemos por la noche es en castellano”, añadía.

De igual modo, señalaba que el presidente no debe dimitir ni nada por el estilo sino que lo que necesita la SGAE es “estabilidad”, y por eso es “una buenísima noticia” el resultado de la asamblea. “Hay que trabajar y dejarse de peleas, que es una lucha de poderes fácticos entre los editores”, agregó.

Los jueces tendrán que decir lo que ha pasado pero nosotros estamos en desacuerdo con todo lo que no sea normal y justo. Desde la junta se está luchando por eso y ya desde diciembre pasado se ha puesto un arbitraje para este tema”, añadió por su parte Carmona.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios